Cultura 01/01/2021

El director del Concierto de Año Nuevo pide a los gobernantes "que consideren la cultura un elemento fundamental"

Riccardo Muti ha dirigido el Concierto de Año Nuevo sin público en la sala

Ara
3 min
Riccardo Muti dirigeix la Filharmònica de Viena durant el concert de Cap d'Any

BarcelonaCon la Sala Dorada del Musikverein vacía y aplausos telemáticos, pero con la misma energía que cada año. La Filarmónica de Viena, dirigida por el italiano Riccardo Muti, ha ofrecido como cada año (y ya son 79) el tradicional Concierto de Año Nuevo. El director, de hecho, antes de la Marcha Radetzky, la pieza que siempre cierra el concierto, ha dirigido unas palabras a todo el mundo: "Es extraño para nosotros interpretar en una sala vacía. Pero estamos aquí, con el poder de la música", ha dicho Muti. "Los músicos tienen en sus armas flores, no instrumentos de muerte. La música es importante no porque sea un entretenimiento, la música no es solo una profesión, es una misión, es por eso que hacemos este trabajo. Lo hacemos para que la sociedad sea algo mejor", ha dicho el director, que ha añadido: "La salud es lo más importante, pero también lo es la salud de la mente". También ha mandado un mensaje a los dirigentes de los países de todo el mundo: "Mi mensaje para los gobernantes del mundo es que consideren la cultura como uno de los elementos fundamentales para conseguir un mundo mejor".

Una música enérgica en una sobrecogedora sala sin público

Como recoge la crónica de la agencia Efe, las imágenes de la platea vacía han sido "sobrecogedoras" y como no había reacciones al final de cada pieza los músicos han hecho transiciones muy rápidas entre ellas, cosa que ha alterado la duración tradicional del concierto. A pesar de todo, los aplausos telemáticos de 7.000 personas después de cada bloque han dado un poco de rescoldo al acto, aunque la imagen de los miembros de la orquesta de pie y solos dentro de la sala también tenía un aire de extrañeza. El director napolitano ha aprobado con nota y, a pesar de todo, ha ofrecido un "gran espectáculo musical".

Con su sexto Concierto de Año Nuevo, Riccardo Muti, que ha llevado la batuta con su característico estilo contenido, se ha convertido en el director que se ha puesto al frente del recital en más ocasiones. Y a lo largo de medio siglo ha dirigido la Filarmónica de Viena en más de 500 ocasiones. También hizo historia el ex director de la Compañía Nacional de Danza española, José Carlos Martínez, porque es el primer coreógrafo que repitió dos años seguidos. Se han estrenado siete piezas, entre las cuales están las que han dado un inicio enérgico al concierto, la marcha de la opereta Fatinitza, de Franz von Suppé, y el vals Olas sonoras, de Johann Strauss hijo. Y entre las piezas más destacadas está la interpretación del Vals del emperador, por la gran volada que han logrado el director y la orquesta.

Coincidiendo con el Concierto de Año Nuevo de este año, la Filarmónica de Viena ha anunciado que el director de la próxima edición será el argentino-israeliano Daniel Barenboim, por tercera vez después de las ediciones del 2009 y el 2014.

stats