Medios de comunicación
Economía 21/04/2022

Netflix pierde suscriptores y se hunde en la bolsa

El multimillonario Bill Ackman, uno de los principales accionistas, anuncia que se vende su participación en la empresa

3 min
Netflix supera las expectativas  y se dispara a bolsa

BarcelonaLa plataforma de streaming Netflix perdió este miércoles un 36,1% de su valor en la bolsa después de anunciar que había perdido suscriptores por primera vez en una década. De este modo, el valor de la compañía cayó unos 55.000 millones de dólares en solo una jornada. Además, el multimillonario norteamericano Bill Ackman anunció que se vende su participación, valorada en unos 400 millones de dólares.

Netflix presentó el miércoles los resultados del primer trimestre de este año, que fueron decepcionantes para los inversores. La dirección pronosticaba que se ampliaría en unos 2,5 millones de nuevos usuarios la base de suscriptores, pero finalmente la empresa perdió 200.000 en solo tres meses. Se trata de la primera vez que el grupo con sede en California pierde abonados en los últimos diez años, a pesar de que se mantiene como líder del sector a nivel mundial, con más de 223 millones de suscriptores.

Ante este hecho, la compañía no presentó ningún plan para parar la pérdida de suscriptores. Al contrario, rehizo sus previsiones y anunció que en el segundo trimestre perderá dos millones más. Esto explica la fuerte bajada del precio de las acciones en los parqués.

Según los directivos, estas malas cifras de suscriptores tienen varios orígenes. El primero es la feroz competencia en un sector donde cada vez hay más operadores. Netflix ha pasado en pocos años de ser prácticamente la única plataforma audiovisual de pago en muchos países a tener que enfrentarse con gigantes del entretenimiento y de internet como Amazon, Disney o Time Warner (matriz de HBO), además de plataformas más pequeñas o locales, como sería el caso de Filmin en España.

En segundo lugar, está el hecho de que los suscriptores suelen compartir sus cuentas con familiares y amigos, lo que supone que un mismo abono sirve para dar servicio a varios hogares. La compañía estudia como "monetizar" este hecho e incluso la introducción de publicidad a cambio de rebajar el precio, lo cual sería un cambio radical en la política de la empresa, basada justamente en el hecho de que los contenidos no tienen ningún anuncio.

Para acabar, la guerra en Ucrania y la inflación han impactado en los resultados del grupo y han obligado a parar algunos rodajes. Además, la suspensión del servicio en Rusia en cumplimiento con las sanciones ha hecho perder a la empresa a 700.000 abonados, lo que significa que sin el mercado ruso la empresa cerró el total de suscriptores con un crecimiento neto de medio millón, pero muy inferior a las proyecciones iniciales.

Malos resultados desde el año pasado

Desde el 1 de enero, Netflix ha perdido un 60% de su valor en el mercado, puesto que a principios de año presentó los resultados de todo 2021, año en el que la cifra de nuevos suscriptores fue de 18 millones, muy por debajo de los 37 millones de nuevos usuarios registrados en 2020, en plena pandemia. La empresa vale ahora menos de 100.000 millones de dólares.

De hecho, la empresa, fundada en 1997 por Reed Hastings y Marc Randolph, también atribuye la caída de los abonos a una normalización de los números una vez pasados los confinamientos más duros por la pandemia, cuando se disparó el número de usuarios de las plataformas de streaming. De hecho, la mayoría de las compañías del sector también cerraron el miércoles con caídas a pesar de que mucho más pequeñas: Paramount cayó un 6,6%; Warner Bros Discovery, un 6%; Disney, un 4,01%, y Roku un 3,55%.

En este contexto, Pershing Square, la compañía de inversión del multimillonario norteamericano Bill Ackman, anunció el miércoles que se desprendía de los 400 millones de dólares de su participación en Netflix. El inversor había llegado a acumular acciones por valor de más de 1.100 millones de dólares, pero las ha ido reduciendo los últimos meses. En una carta a los inversores de su fondo, Ackman justificó la venta por el hecho de que ha "perdido confianza en la capacidad de predecir las perspectivas de futuro de la compañía con un grado de certeza suficiente".

stats