Economia 14/01/2021

Seis de cada diez trabajadores LGTBI no se atreven a decirlo en el trabajo

La red empresarial Redi defiende la diversidad sexual y de género dentro de las grandes corporaciones

P.s.a.
2 min
El col·lectiu LGTBI pot denunciar les agressions verbals a través  de la llei contra l’homofòbia, la bifòbia i la transfòbia.

BarcelonaPara seis de cada diez personas LGTBI su identidad sexual y de género desaparece una vez llegan al trabajo. Solo un 38% de los trabajadores del colectivo se atreven a salir del armario también en el entorno laboral, según datos recogidos por la red empresarial Redi para la diversidad y la inclusión LGTBI. Así lo ha explicado su codirector general Óscar Muñoz en un acto celebrado este jueves en la Casa Seat para presentar el desembarco de la organización en Catalunya. En el caso de las mujeres lesbianas, apunta la entidad sin ánimo de lucro, este efecto todavía es más grave y solo el 28% hablan libremente en su puesto de trabajo.

Miran Garay es directiva desde hace 16 años en la filial española de la multinacional francesa de servicios de alimentación Sodexo y también lesbiana. "Hace tiempo que decidí serlo en todos los ámbitos de mi vida", ha explicado. Ella fue quien dio el primer paso en su empresa y propuso a la consejera delegada en España, Carina Cabezas, formar parte de la red Redi. "La principal barrera es el desconocimiento. Hay que empezar a hablar y sensibilizar a la cúpula directiva", ha asegurado Muñoz.

A pesar de que las formas más evidentes de discriminación hacia el colectivo son cada vez menos habituales en el ámbito profesional, muchos trabajadores LGTBI todavía sufren otras que perpetúan prejuicios y estereotipos. Por ejemplo, el 86% han tenido que oír alguna vez en su puesto de trabajo chistes y comentarios homófobos, tránsfobos o rumores sobre su orientación sexual o la de alguien más. De hecho, un 31% aseguran que los aguantan de manera frecuente.

Otras formas de discriminación

Por otro lado, Muñoz también ha destacado que los trabajadores LGTBI a menudo tienen menos oportunidades de crecimiento profesional dentro de las corporaciones y que esto se debe muchas veces a los sesgos inconscientes de los directivos a la hora de promocionar al personal. "Arriba de todo hay básicamente hombres blancos heterosexuales, que a pesar de que quizás no discriminan abiertamente contratan a personas que ligan con su propia identidad", ha explicado.

Redi nació en 2015 de la iniciativa de un grupo de profesionales LGTBI que echaban de menos formación y políticas en sus empresas que tuvieran en cuenta la diversidad sexual y de género. Ahora la organización cuenta con 90 empresas asociadas, de las cuales más de 50 son grandes multinacionales como Seat, Allianz, Inditex o Santander. "Nos preguntan mucho si hay empresas que entran para hacer pink washing [políticas de marketing dirigidas a la comunidad LGTBI que se usan para lavar la imagen de la empresa]. Hay de todo, pero lo que nos importa es que una vez están dentro podemos arrancar la conversación", insiste Muñoz.

stats