Internacional 09/12/2020

Guaidó pide al mundo que no reconozca al Parlamento venezolano

El líder opositor asegura que la alta abstención del domingo muestra que el régimen se está "agrietando"

Albert Castellví Roca
3 min
Juan Guaidó, durant un acte aquest dilluns

SabadellEl autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, considera "ilegítimas, ilegales y fraudulentas" las elecciones parlamentarias celebradas el domingo en el país sudamericano y pide a la comunidad internacional que no reconozca la Asamblea Nacional surgida de estos comicios, que se constituirá el 5 de enero, sino la actual, que él preside. En la rueda de prensa virtual que ha ofrecido este miércoles después de reunirse con el grupo Renovar Europa del Parlamento Europeo, Guaidó ha asegurado que las elecciones del domingo "no tienen ningún efecto político práctico". A pesar de que no lo ha explicitado, esto implicaría que su derecho a reivindicarse como presidente legítimo del país se mantiene intacto.

Guaidó se autoproclamó presidente de Venezuela en enero de 2019, argumentando que las elecciones presidenciales ganadas por Nicolás Maduro habían sido fraudulentas y que, en ausencia de un presidente escogido democráticamente, le correspondía a él, como presidente de la Asamblea Nacional, ocupar el cargo de jefe de estado. Después de estas elecciones, sin embargo, Guaidó dejará de ser diputado y, por lo tanto, perderá legitimidad para continuar presentándose como presidente. Los comicios, sin embargo, no han sido reconocidos por la oposición (que renunció a presentarse a ellos) ni por la comunidad internacional. En este sentido, los Estados Unidos dejaron claro que mantenían el reconocimiento a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, mientras que la Unión Europea no ha definido todavía su postura oficial sobre la cuestión.

"No hubo elecciones. Esto lo ha reconocido Europa, los Estados Unidos y los aliados de esta lucha por la democracia", ha dicho Guaidó, pero ha advertido que "el rechazo al fraude es insuficiente" y ha reclamado a la comunidad internacional que "presione al régimen" de Maduro para conseguir "unas elecciones presidenciales y parlamentarias justas, libres y verificables".

Ante las dudas sobre qué hará una vez pierda la inmunidad que le otorga el cargo de diputado (se ha especulado con la posibilidad de que huya del país por miedo a represalias), Guaidó ha dejado claro que el 5 de enero estará en Caracas, la capital del país, trabajando para "restablecer el estado de derecho en Venezuela".

Con todo, Guaidó cree que los comicios del domingo sí han servido para algo. El alto porcentaje de abstención (llegó al 69%) demuestra, según él, que "el pueblo de Venezuela no ha aceptado el chantaje" del régimen de Maduro y que "los mecanismos de control social y de chantaje de la dictadura se empiezan a agrietar". Por eso, piensa que es "el momento de seguir adelante" en su estrategia de confrontación del régimen chavista. "Estamos orientados a encontrar una solución, que es lo que todos queremos en este momento", ha dicho. Esta solución tendría que pasar, ha insistido, por unas "elecciones justas, libres y verificables". En cambio, no ha dado credibilidad a la oferta de diálogo que planteó este martes Maduro, puesto que, según él, el presidente "verbalmente siempre intentará engañar".

Unidad de la oposición

Preguntado sobre la división de las fuerces opositoras, Guaidó ha asegurado que "nunca ha habido tanta unidad en Venezuela como en esta etapa". En referencia a Henrique Capriles, que hace unos meses se desmarcó de su estrategia de confrontación para intentar pactar con el gobierno unas elecciones libres, ha afirmado que "pertenece a un partido que comparte al 100%" sus palabras. Precisamente este mismo miércoles, sin embargo, Capriles señala en una entrevista a la BBC que "hoy la oposición [venezolana] no tiene un líder, no hay un liderazgo, nadie que sea el jefe". "Esto fue un capital político que se acumuló y se tiró a la basura", lamenta. Y añade: "No tengo nada contra Guaidó, pero esto ya se ha acabado".

stats