Internacional 18/01/2021

Investigan si una asaltante al Capitolio intentó vender en Rusia el ordenador de Pelosi

Noves imágenes del asalto al Capitolio desde dentro muestran a los asaltantes buscando documentos

Sònia Sánchez
2 min
Imatge facilitada per l'FBI de Riley June Williams, una de les assaltants al Capitoli que hauria robat un ordinador de Pelosi.

BarcelonaLa justicia norteamericana investiga si una mujer que participó en el asalto al Capitolio robó un ordenador portátil de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, e intentó venderlo después a los servicios secretos rusos.

Según aparece en uno de los atestados policiales publicados el domingo sobre la investigación contra Riley June Williams -una mujer de Pensilvania que tomó parte en el asalto al Capitolio-, un agente del FBI dice que recibió el aviso de alguien, que decía ser un antigua pareja de Williams, que le explicó que la mujer ”intentó vender el ordenador a un amigo ruso, que a su vez planificaba venderlo a los servicios de inteligencia del país”.

Aún así, según esta misma fuente, la transacción no se habría llevado a cabo por motivos desconocidos “y Williams todavía tiene el ordenador en su poder o lo ha destruido”. La investigación sigue abierta y el FBI admite que no ha podido localizar todavía a la mujer, que habría huido de la casa de cerca de Harrisburg, en Pensilvania, donde vivía con su madre, además de desactivar todas sus cuentas en las redes sociales y apagar el teléfono móvil.

El fiscal federal Michael Sherwin ya había advertido de que algunos de los robos perpetrados durante el asalto al Capitolio podrían poner en peligro material de seguridad nacional.

Nuevas imágenes del asalto

El nuevo caso salía a la luz al mismo tiempo que, el domingo, el New Yorker hacía públicas también unas imágenes hasta ahora inéditas del asalto al Capitolio desde dentro, en las que se ve a algunos de los asaltantes removiendo papeles que encuentran en los cajones y sobre la mesa de los legisladores dentro del hemiciclo del Senado. También se ve cómo algunos de los asaltantes intentan convencer a sus compañeros que no sienten en la presidencia del Senado y sean “respetuosos” con los “lugares sagrados”.

Con todo, el asaltante conocido como Q-Shaman, reconocible por llevar la cara pintada y un sombrero con cuernos, lidera desde esa mesa una “oración”: “Gracias, padre, por darnos esta oportunidad para levantarnos por nuestro país. [...] Para dar la inspiración necesaria a estos policías para que nos permitan entrar en este edificio y nos permitan enviar el mensaje a los comunistas y globalistas de que este es nuestro país y no el de ellos”. Sobre la mesa de Mike Pence dejan un mensaje: “Solo es cuestión de tiempo, la justicia llegará”.

stats