Internacional 25/11/2020

Biden ficha figuras con sello de Obama

Sònia Sánchez
4 min
Blinken

BarcelonaCon experiencia acumulada en los dos mandatos de Obama, algunos altos cargos del gobierno de Joe Biden tendrán que esforzarse para deshacer el legado de Trump.

Antony Blinken, un exasesor de Obama que volverá a tender puentes con los aliados internacionales

El ala oeste de la Casa Blanca volverá a ver muchas caras conocidas el 20 de enero. El nuevo gobierno de Joe Biden está lleno de antiguos cargos de la administración Obama y colaboradores de máxima confianza de quien entonces era el vicepresidente. Es el caso de Antony Blinken, a quien Biden ha ofrecido el preciado cargo de secretario de Estado y con quien lleva trabajando desde 2002 en el Senado, donde Blinken era jefe demócrata de la comisión de Exteriores. Ya en la vicepresidencia, Blinken fue su consejero de seguridad nacional y asesor adjunto del presidente Obama, para ser nombrado después subsecretario de Estado. Como número dos de John Kerry, Blinken tomó parte en la negociación del acuerdo nuclear con Irán, del cual Trump se retiró en 2018, una decisión que el propio Blinken ha calificado de “gran error”. Como máximo responsable de la política exterior, Blinken llega a la Casa Blanca dispuesto a rehacer alianzas internacionales rotas por la América primero de Trump y a recuperar la apuesta de los Estados Unidos por el multilateralismo. El regreso a la OMS y al Acuerdo de París, por ejemplo, están marcados claramente en su agenda. Nacido en Nueva York en el seno de una familia judía, Blinken pasó parte de su niñez en París, pero volvió a su país para estudiar en Harvard. Este diplomático de 58 años es un firme defensor de las alianzas internacionales como herramienta fundamental para “competir”, dice él, con potencias rivales como China.

Janet Yellen, la primera da secretaria del Tesoro para salvar al país de la crisis

Yellen

La primera mujer secretaria del Tesoro tendrá que salvar a los EE.UU. de una crisis económica que afecta desproporcionadamente a las mujeres. No es por eso por lo que ha sido escogida, sino por sus sólidas credenciales de economista, pero la tarea principal de Janet Yellen a partir del 20 de enero será combatir lo que algunos comentaristas han bautizado como shecession (juego de palabras con she, que significa ella, y recesión), puesto que el paro generado por el cierre del covid-19 ha golpeado sectores económicos mayoritariamente femeninos. Yellen, que ya hizo historia como primera mujer presidenta de la Reserva Federal entre 2014 y 2018, con Barack Obama, será la encargada de sacar al país del agujero y de aplicar el plan de estímulo de la administración Biden. Su nombramiento ha sido aplaudido ya en Wall Street, por su talante partidario de consensos y porque su paso por la Reserva Federal le permitirá trabajar codo con codo con esta institución, que justo pasa por un mal momento en la relación con el secretario del Tesoro de Trump. Doctorada en Yale, profesora en Harvard, la London School of Economics y Berkeley -y casada con el Nobel de economía George Akerlof-, Yellen, de 74 años, es una figura respetada en Washington, que ya fue calificada por Forbes como la segunda mujer más poderosa del mundo en 2014, detrás de Angela Merkel.

John Kerry, de artífice del Acuerdo de París a 'zar del clima' en la era post-Trump

kerry

Con su nieta Isabelle en el regazo, que entonces tenía solo dos años, John Kerry fue quién firmó la adhesión de los Estados Unidos al Acuerdo de París, el pacto de 195 países contra la emergencia climática que él mismo ayudó a forjar como secretario de Estado de la administración Obama. Es probable que dentro de unas semanas tenga que volver a firmarlo, porque la retirada oficial de los EE.UU. de ese pacto internacional se hizo efectiva justo el 4 de noviembre, el día después de elecciones y un año después de que lo aprobara Donald Trump. Kerry será el zar del clima de la administración Biden, dedicado “a tiempo completo” a la lucha contra la crisis climática como enviado especial de la presidencia. Él mismo tuiteaba ayer la fotografía de abril de 2016 con su nieta para dejar claro su compromiso con lo que definía como “el mayor reto de esta generación y de las generaciones que vendrán”. La elección de Kerry -un peso pesado del Partido Demócrata, que fue candidato a la presidencia de los Estados Unidos en 2004, cuando perdió contra George W. Bush- y la inclusión de su cargo dentro del Consejo de Seguridad Nacional dejan bien clara la gran importancia que el gobierno Biden dará a su tarea. La dificultad más grande para Kerry será restablecer la confianza internacional en los Estados Unidos como luchadores climáticos, después de cuatro años de negacionismo en la Casa Blanca.

stats