Internacional 22/01/2021

Johnson alerta de que la variante británica del covid-19 podría ser más mortal, pero la OMS no lo confirma

Por cada 1.000 infectados habría 13 o 14 muertos, mientras que en el virus original son 10

Quim Aranda
3 min
Boris Johnson, aquesta tarda a Downing Street

LondresUna de cal y otra de arena. El primer ministro británico, Boris Johnson, ha afirmado este viernes por la tarde que había "algunas evidencias de que la nueva variante, identificada primeramente en Londres y al sudeste [de Inglaterra], podría ir asociada a un grado de mortalidad más alto" de covid-19. Más o menos el 30%. El premier, además, ha atribuido al impacto de esta variante que la NHS, el servicio de sanidad público, esté "bajo una intensa presión". La mala noticia de Johnson ha ido acompañada de una de positiva. Y es que también ha asegurado que "todas las evidencias muestran que las dos vacunas que actualmente se utilizan [las de Pfizer-BioNTech y Oxford-AstraZeneca] continúan siendo efectivas contra la variante vieja y la nueva".

Las alarmistas palabras iniciales de Johnson han sido matizadas posteriormente por el asesor científico del gobierno, Patrick Vallance, que ha afirmado que en los hospitales el registro de mortalidad es, poco más o menos, el mismo en términos generales entre aquellos pacientes que se han infectado con la variante original y la nueva. Con todo, otros datos sugerirían más mortalidad pero ha subrayado que eran "todavía inciertos". Las primeras evidencias más preocupantes indican que "la media de riesgo es que, por 1.000 personas que se han infectado con la vieja variante, aproximadamente unas 10 desgraciadamente morirán; con la nueva variante, por 1.000 personas infectadas, aproximadamente 13 o 14 se puede esperar que mueran". El aumento se daría en los infectados de más de 60 años.

Vallance ha asegurado que sí que se puede afirmar que la nueva variante es más contagiosa, entre el 30% y el 70%, a lo cual ya se había apuntado cuando se detectó a mediados de diciembre.

Si bien se ha mostrado contundente en cuanto a la efectividad de las dos vacunas que ahora ya se utilizan en el Reino Unido para la variante antigua y la nueva, más cauto ha sido con las variantes detectadas en Brasil y Suráfrica: "Tienen algunas características que quizás hacen que sean menos aceptables para las vacunas". Vallance ha dicho que estaban recibiendo mucha información de diferentes laboratorios: "Es muy difícil compararlo todo y necesitamos más datos más para ver cómo pueden impactar" las nuevas vacunas. "Pero, en efecto, hay más preocupación".

Casi al mismo tiempo que Johnson aseguraba que el gobierno había recibido la información de la posible mortalidad más elevada de la variante británica, este mismo viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS) decía que todavía no había visto datos que apoyen el anuncio del Reino Unido según el cual la variante B.1.1.7 es "más letal", además de más transmisible.

Diferencia entre mortalidad y letalidad

La afirmación ha tenido lugar en una conferencia de prensa virtual en la que ha participado Mike Ryan, jefe del programa de emergencia de la OMS, que ha instado a la opinión pública a "mantener la calma alrededor de los problemas de estas variantes".

"Hay una gran diferencia entre la letalidad de un virus, la media de personas que un virus mata, y la mortalidad del virus. Si tengo un millón de personas infectadas y la letalidad es del 1% no es lo mismo que si tengo dos millones con la misma letalidad, porque el doble de personas morirán. Lo que estamos viendo es que un aumento de la incidencia conduce a un aumento de la mortalidad. Si los casos se descontrolan, las muertes se escapan de las manos porque el sistema de salud queda desbordado", dijo Ryan. Por su parte, la doctora Maria van Kerkhove, que encabeza la respuesta de la OMS al covid-19, ha reiterado que todavía no ha visto datos del Reino Unido que sugieran que la variante B.1.1.7 es más transmisible.

La teoría que defiende la OMS, pues, es que el gran número de casos que se han producido en el Reino Unido desde mediados de diciembre, atribuibles en este caso a la variante británica, ha comportado el aumento de la mortalidad. De hecho, en las últimas 24 horas el Reino Unido ha registrado 1.401 defunciones. Desde el 11 de enero el país ha registrado 12.620 muertos, una media de más de mil diarios.

stats