Tribuna Abierta
Misc 03/12/2020

Regalos

¿Cuál puede ser el mejor regalo para los niños con autismo?

Gemma Vilanova
2 min
Les pinces de roba van resultar ser una joguina fantàstica

El bombardeo despiadado de ofertas con motivo del llamado Black Friday me ha llevado a pensar en la planificación de regalos navideños. Me angustia, a pesar de que no tanto como hace unos años, cuando además de tratar de cumplir las expectativas e ilusiones de todo el mundo, me obsesionaba encontrar el regalo perfecto para Josep, mi hijo con un trastorno autista.

El regalo que le teníamos que hacer sus padres y también el de todos los que querían hacerle uno. Frases tan aparentemente inocentes como "¿Qué le podría gustar a Josep? Ya me darás alguna idea..." me empapaban de ansiedad. Y yo, voluntariosa, escudriñaba catálogos de juguetes, buscaba webs especializadas en autismo y confiaba ciegamente en las propuestas de grandes entendidos que no conocían a mi hijo. Todo para encontrar ese regalo que le llamara la atención, aunque solo fuera durante el instante posterior a desenvolverlo. Una tarea titánica, por muy increíble que os pueda parecer.

Los intereses de Josep son muy restringidos, tanto, que casi parecen inexistentes. Con el paso de los años, y a base de decepciones, acabé más preocupada por los sentimientos heridos de la persona que hacía el regalo que por la aparente indiferencia de Josep ante el presente. Me preguntaba si realmente había que continuar regalándole cosas. Pero una vocecita dentro de mí me decía que sí. Y de repente, un día, hice el clic. Me di cuenta de que si Josep no era un niño convencional, sus regalos tampoco tenían que serlo.

¿Qué era lo que atraía a Josep? ¿Lo que hacía que se le iluminara la cara? ¿Esos pequeños objetos que le provocaban gusto y disfrute? Los tenía ante mis ojos y no me daba cuenta: pinzas de tender la ropa, pinceles de repostería, tapones de plástico de colores... objetos aburridamente cotidianos para nosotros pero que a ojos de Josep adquirían propiedades extraordinarias. Los observaba, los lamía, los desmontaba, los lanzaba, los recogía, los hacía desaparecer, y nunca, nunca se cansaba. Ese año su regalo sería una selección de estos objetos tan preciados para él, todos metidos dentro de una gran caja de cartón, envuelta con papel de colores muy brillantes.

El gran día llegó y el regalo lo esperaba encima la mesa. Se acercó con apatía, por obligación, nada nuevo. Pero de repente todo cambió. Tendríais que haber visto su cara de sorpresa, su sonrisa contenida al destapar el regalo, mi emoción al darme cuenta de que esta vez, después de muchos intentos fallidos, habíamos acertado.

Hoy, con el correo todavía colapsado de promociones del Black Friday, he vuelto a pensar en los regalos, en su significado, y se me ha ocurrido buscar la definición de esta palabra en el diccionario. "Regalo: Gusto o complacencia que se recibe". He sonreído por dentro y por fuera. Pienso que esta acepción que no puede ser más acertada. ¿Por qué no lo había buscado antes? Me habría abierto un mundo de posibilidades cuando más perdida estaba.

Gemma Vilanova es autora del libro '1 fill inesperat i 1 sofà. La vida amb en #josepvalent' (Símbol Editors)

stats