Misc 24/11/2020

Los presidentes del Parlament apoyan a la ley de amnistía

Torrent, Forcadell, Benach y Rigol firman una iniciativa para llevar esta norma al Congreso

Quim Bertomeu
3 min
Rigol, Torrent, Forcadell i Benach aquest dimarts al Parlament.

BarcelonaLa ley de amnistía que busca exonerar todos los represaliados por causas judiciales derivadas del Procés ha entrado este martes por primera vez al Parlament. No lo ha hecho por los canales habituales, es decir, a través del registro de la cámara ubicado en la última planta del edificio. Lo ha hecho a través del despacho de audiencias y de la mano del presidente de la institución, Roger Torrent, y los expresidentes Carme Forcadell, Ernest Benach y Joan Rigol. Los cuatro han firmado a favor de una campaña que promueve la plataforma ciudadana Amnistia i Libertad (ALL), que busca dar a conocer esta ley entre los catalanes para después elevarla al Congreso.

En un breve discurso, Torrent ha defendido que esta ley es "la única manera de avanzar hacia la resolución democrática del conflicto político entre Catalunya y el Estado" y ha asegurado que tiene el aval de una "mayoría" de catalanes. ¿Qué plantea la norma? Dejar sin efecto todas las causas judiciales abiertas y cerradas desde el 1 de enero del 2013 y que han supuesto la condena de políticos, activistas y ciudadanos por actos vinculados al Procés -como el 9-N y el 1-O-. El texto propone que incluso se amnistíe a los policías que han sido encausados, en este caso, por acciones contra el Procés como las cargas policiales de la jornada del referéndum del 2017.

La ley tiene el apoyo de todos los partidos independentistas pero, de momento, quien la vehicula es esta plataforma ciudadana, Amnistia i Libertad. Su objetivo es recoger tantas firmas de apoyo como sea posible para después llevarla al Congreso a través del derecho de petición. Que este sea el procedimiento final para elevar la ley a la cámara baja española, sin embargo, no está muy claro. El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, pidió hace unas semanas a través de una entrevista en el ARA que no se llevase la norma directamente al Congreso. Él plantea que, para más solemnidad, primero se debata en el Parlamento y sea la cámara catalana quien, con su votos, apruebe trasladarla en Madrid. "Así se visualizaría cuál es la propuesta de consenso catalana", argumentó Cuixart.

Todos los partidos independentistas aceptaron el reto, pero todavía no han dado ningún paso. No ayuda el hecho que el Parlament esté a menos de un mes de disolverse por la convocatoria de las elecciones. Todos los caminos llevan, por lo tanto, a posponer este paso al menos hasta la legislatura que se abrirá después de los comicios del 14 de febrero.

El obstáculo del PSOE

Mientras JxCat, ERC y la CUP -también los comunes se abren a esta amnistía- toman una decisión, Amnistia i Libertad continúa intentando promocionar la norma, y es por este motivo que hoy se ha celebrado el acto en el Parlament. Quieren que las firmas de Torrent, Forcadell, Benach y Rigol sirvan para dar publicidad a la ley. El acto también ha contado con el apoyo de la expresidenta Núria de Gispert, que no ha podido ir a la cámara por un problema "leve" de salud. "Por más represión que haya, por más voluntad de venganza, no resolveremos así el conflicto político", ha advertido Torrent, que ha confiado que la iniciativa, algún día, se abrirá paso. Todavía quedan muchas etapas por quemar, pero el día que llegue al Congreso sólo podrá prosperar con el voto del PSOE, que, hasta ahora, siempre la ha rechazado.

stats