Opinión 12/01/2021

El análisis de Antoni Bassas: 'Cuando la acusación era una mentira'

Ir revestido con la toga y gritando “¡a por ellos!” acaba mal, porque se ve de tres horas lejos que eso no es justicia

3 min

Adrià Carrasco ya está en Catalunya, después de que la justicia haya archivado la causa contra él.

Carrasco fue acusado primero de terrorismo por la Audiencia Nacional, pero después el tribunal se inhibió y trasladó el caso a un juzgado de Granollers, que ha decidido cerrar la instrucción.

Miembro de los CDR, hace dos años y ocho meses se exilió a Bélgica a raíz del operativo policial que acabó con la detención de Tamara Carrasco. Ahora, el juzgado de Granollers ha dictaminado que no hay pruebas que acrediten ningún delito.

Carrasco solo estaba acusado de desórdenes públicos por haber participado en los cortes de carretera y en la apertura de peajes durante la Semana Santa del 2018 a raíz de la detención del ex president Carles Puigdemont en Alemania.

El archivamiento de la causa contra Adrià Carrasco llega tres meses después de que Tamara Carrasco también fuera absuelta de los delitos de terrorismo y desórdenes públicos que recaían sobre ella. Tamara Carrasco estuvo acusada durante más de un año por este delito en la Audiencia Nacional, que la confinó en su municipio. Finalmente, la juez acabó desestimando los argumentos de la Fiscalía y la consideró inocente. Y recordemos que la juez criticó la investigación de la Guardia Civil y la postura de la Fiscalía. Dijo que la Guardia Civil había basado toda su causa por un delito tan “grave” como el de terrorismo en un mensaje de WhatsApp.

La justicia belga denegó el pasado jueves la extradición del conseller Lluís Puig. El juez cree que “hay un riesgo grave de violación de la presunción de inocencia”. Lo han oído bien: un juez belga cree que en España hay riesgo de que no se respete la presunción de inocencia.

Además, dice el Tribunal Supremo español que no era competente para pedir la euroorden y, por eso, Bélgica rechazó la extradición. La Fiscalía de Bélgica no recurrió la sentencia, de forma que el caso queda definitivamente cerrado, cosa que supone otro revés para la justicia española y, en concreto, para el juez Pablo Llarena.

Como dice hoy David Fernàndez en su artículo: “Lo más salvaje, lo más bestia, es que antes, durante y después, ya se sabía que todo era mentira. Hoy son sus propios tribunales ordinarios los que lo han acreditado en verdad judicial: han absuelto categóricamente a Tamara y han archivado la causa de Adri".

Fíjense: Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí son eurodiputados y se han podido mover por Europa, hasta venir a la Catalunya del Nord, excepto en España.

El mayor Trapero fue absuelto y vuelve a ser el jefe de los Mossos, y con energías renovadas.

Ya ven que ni a los jueces que han acusado de terrorismo ni a los jefes de la Guardia Civil que escribieron el guion de las miradas de odio y quisieron acabar con la cúpula de los Mossos no les ha pasado nada. Bueno, no les ha pasado nada malo: a algunos los han ascendido y promovido.

Pero no por eso hay que dejar de decir que ir revestido con la toga y gritando “¡a por ellos!” acaba mal, porque se ve de tres horas lejos que eso no es justicia.

Nuestro reconocimiento para los que trabajan en primera línea, un recuerdo para los que sufren, para los presos políticos, para los exiliados, y que tengamos un buen día.

stats