La bolsa o la vida
Opinión 11/12/2020

Merkel, te echaremos de menos / Johnson, la cuenta atrás

La retirada de la Unión Europea ha sido por fases y, cada una de ellas, a contrarreloj

Xavier Bosch
3 min

Merkel, te echaremos de menos

Angela Merkel lleva quince años seguidos como cancillera, está cerca de agotar su cuarto y último mandato, ha sido la persona más influyente en Europa en la última década y, de golpe, recibe alabanzas, semáforos verdes y portadas porque dicen que se emocionó en un discurso en el Bundestag. Lo pronunció para defender los presupuestos del 2021 y le tembló el labio a la hora de pedir, a los alemanes, que cada cual se quede en su casa esta Navidad con el virus desbocado. Las lágrimas, francamente, no las veo por ninguna parte. Da igual. La empatía está en la sinceridad de las palabras de alguien que gobierna sin miedo al qué dirán y que se dirige a su pueblo en una situación de extrema gravedad. “Sé cuánto amor hay detrás de la gente para abrir los puestos de Navidad en la calle, de vino caliente y gofres, pero no es compatible con el acuerdo al que hemos llegado, que solo permite llevarse la comida a casa. Me sabe mal, desde el fondo del corazón, pero si el precio que tenemos que pagar son 590 muertos al día, es inaceptable desde mi punto de vista”.

Un líder es alguien que comunica bien, que transmite confianza, que dice las cosas por su nombre, que trata a su pueblo como gente adulta y que no recurre a subterfugios. Alguien que no busca ser popular, ni populista, ni piensa siempre en ganar las próximas elecciones. Si lo hace bien, ya la volverán a votar. Y, precisamente por eso, acumula legislaturas. Pasará a la historia como cancillera alemana; en realidad ha sido la presidenta de Europa. A Rajoy le exigió reformas como deberes en la crisis de 2011, a Trump le ha parado los pies durante cuatro años, a Putin le ha hecho frente cuando ha hecho falta y al neofascismo de su país no le ha dejado pasar ni una. El odio de la extrema derecha lo combate de cara y no con la boca pequeña, a la española. Con este historial inmaculado, Angela Merkel solo se encoge ante los perros. Les tiene pánico.

Johnson, la cuenta atrás

Antes del domingo, Ursula von der Leyen y Boris Johnson tienen que llegar a un acuerdo para salvar las relaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido. Antes de las campanadas de Nochevieja, las reglas de juego del futuro tienen que estar aclaradas al cien por cien. En los últimos años da la sensación de que el Reino Unido vive en una cuenta atrás permanente. La retirada de la Unión Europea ha sido por fases y, cada una de ellas, a contrarreloj. Especialmente desde el referéndum por el Brexit del 23 de junio de 2016. Ese día un 52% de los británicos votaron a favor de irse. El día después ya pasaron dos cosas: los promotores del romperlo todo admitieron que los números que habían presentado eran deliberadamente falsos. Una campaña fake, a conciencia, buscando que el se impusiera en las urnas. La voluntad popular, con engaños o sin ellos, ya resultó imparable y empezó la negociación para pactar los términos de la salida. Si el referéndum se cargó a un primer ministro (el conservador David Cameron), los acuerdos de salida le costaron el cargo a su sucesora (la conservadora Theresa May). Ahora los flequillos definitivos pueden acabar de despeinar a otro primer ministro como Boris Johnson, el más conservador e imprevisible de todos los inquilinos de Downing Street en este siglo. Si a corto plazo el Brexit ya tenía consecuencias graves para la economía británica, la pandemia ha hundido la economía. En medio de esta niebla tan espesa, Johnson y su ego decidieron desafiar a la Unión Europea y, ya de entrada, saltarse algunos acuerdos que él mismo había firmado y celebrado. Pensaba que lo conseguiría. Pero el farol no le ha salido bien y, por una vez, Europa no se ha rendido. Si el primer ministro no sale victorioso de este duelo, tendrá que ir al Parlamento de Westminster a dar explicaciones. Ese mismo momento será el principio de su final.

stats