Política 25/11/2021

Los cinco equipos de coordinación no frenan las crisis en el Govern

Las cúpulas de Esquerra y Junts todavía no se han encontrado después de la crisis por los presupuestos

5 min
El presidente Pere Aragonès y el vicepresidente Jordi Puigneró conversan, acompañados del resto de miembros del Gobierno , en el acto institucional para conmemorar el cuarto aniversario del 1-O

BarcelonaUna de las novedades del acuerdo de legislatura entre el president, Pere Aragonès, y el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, era la creación de hasta cinco órganos de coordinación de la coalición para evitar las sacudidas de la presidencia de Quim Torra, marcada por las pugnas dentro del Govern. Pero, medio año después, la realidad constata que estos mecanismos –recomendados en los gobiernos de más de un color– no han servido para apaciguar la tensión entre Esquerra y Junts ni para evitar la crisis por la ampliación del aeropuerto del Prat, la de la mesa de diálogo y ahora la de los presupuestos de 2022. De hecho, aún no se ha fijado fecha para el encuentro entre socios del ejecutivo que Sànchez pidió a Aragonès después de la topada por las cuentas.

La tramitación de los presupuestos ha evidenciado la escasa efectividad de estos espacios de coordinación. El día en el que la CUP anunció que presentaría enmienda a la totalidad a las cuentas se convocó una cumbre en el Palau de la Generalitat al más alto nivel: estaba el president Aragonés; la presidenta del Parlament, Laura Borràs; el vicepresident, Jordi Puigneró; el conseller de Economía, Jaume Giró; la secretaria general de Presidencia, Núria Cuenca; el director de la Oficina del Presidente, Sergi Sabrià; los diputados de Esquerra Josep M. Jové y Marta Vilalta, y los miembros de Junts Jordi Sànchez –secretario general– y Albert Batet –presidente del grupo parlamentario–. En teoría tenía que servir para fijar una estrategia común para la negociación de los presupuestos que no duró ni 24 horas: Aragonés activó la vía de pactar con los comuns y Junts le dijo que eso no estaba acordado

La delegación de ERC en las reuniones de coordinación con Junts

¿De qué hablaron entonces en el encuentro? Fuentes conocedoras de las conversacioness aseguran que se trataron unos cuantos escenarios. El primero, mantener a la CUP como únicos socios incluso previendo –una opción sin apoyos– la prórroga presupuestaria. El segundo, verbalizado por Aragonés, activar la vía de los comuns para salvar los presupuestos –se descartó el PSC– después del no de la CUP. El acuerdo fue insistir en la izquierda anticapitalista, a pesar de que el president explorara un escenario alternativo con En Comú Podem. Por lo tanto, Junts sabía que abriría esta vía –manifestó el desacuerdo, pero aceptaba el liderazgo de Aragonés–. Ahora bien, desconocía que el jefe del ejecutivo lo anunciaría en el pleno. La oferta pública del president a Jéssica Albiach generó malestar en los socios y provocó otra reunión con más o menos el mismo formato el miércoles al mediodía en la Casa de los Canónigos, donde se acordó que sería Aragonés a solas quien se reuniría con los comuns esa misma tarde. A pesar de este segundo encuentro, el fin de semana los dos socios volvían a topar y Junts descartaba a última hora asistir a la reunión clave con los comuns del domingo por la tarde. Por lo tanto, las dos reuniones al más alto nivel de la semana pasada no sirvieron para consensuar una única estrategia de negociación dentro del ejecutivo. 

La delegación de Junts que participa en las reuniones habituales de coordinación

Encontradas de comunicación 

Estas dos cumbres responden al equipo de seguimiento del acuerdo (ESA), previsto en el pacto de legislatura entre Esquerra y Junts. Según el acuerdo, se tienen que reunir de manera quincenal y debe haber como mínimo una persona del Govern, una del partido y otra del grupo parlamentario de ambos partidos. Hasta ahora no se ha cumplido la periodicidad y los miembros varían. Normalmente de Junts están el secretario general de Vicepresidencia, Ricard Font, o el vicepresident Puigneró, dependiendo de la importancia, y Batet y Sànchez. Por parte de ERC, Sabrià, Vilalta y Jové. Si el tema es más importante se incorpora Aragonés. Y, si está el president, también participa Borràs. Estos equipos son los encargados de hacer un “seguimiento político” del cumplimiento de los pactos así como la “resolución de los conflictos internos” de la coalición. Hoy por hoy, no se salen.

Pero este no es el único equipo en marcha. El miércoles en el Parlament también se reunió otra comisión, el equipo de coordinación de comunicación que tiene la misión de definir un “único relato comunicativo” del ejecutivo y que hasta ahora tampoco ha garantizado un discurso unitario de los socios de coalición: uno de sus integrantes reflexiona que, si no hay acuerdo a escala política, es muy complicado arreglarlo comunicativamente. En la encontrada el miércoles en la cámara –paralelamente a la negociación de presupuestos–, se abordaron incidentes anteriores y la manera de evitarlos. En una mesa en forma de U que presidían el director general de comunicación, Carles Foguet (ERC), y la portavoz, Patrícia Plaja, estaban en una lado por los republicanos Sabrià, Oriol Duran (secretario de medios de comunicación); Jordi Vera (jefe de la oficina de comunicación del Govern) y Marçal Sarrats, jefe de prensa del president, y en el otro por parte de Junts el jefe de comunicación del partido, Pere Martí; la jefa de comunicación de Puigneró, Vanessa Hernández; Javi Lara (jefe de gabinete de Albert Batet) y el secretario de difusión, Jofre Llombart. A pesar de que el pacto de legislatura indica que este encuentro se tiene que hacer como mínimo cada tres meses, era la primera vez que se reunía en esta legislatura. No se trataron los presupuestos –tampoco había pacto político para hacerlo–, pero sí que salió la crisis del aeropuerto: ERC reprochó a Junts que reaccionara a la cancelación de la inversión del gobierno español desde un atril del partido en Bruselas (en lugar de un espacio institucional) y JxCat reprochó a Esquerra que Plaja dijera que no descartaba que algunos consellers participaran en la movilización contra la ampliación del Prat. Un par de problemas que quedan lejos ahora a raíz de la crisis de las cuentas. 

Sergi Sabrià, jefe de la Oficina del Presidente, y el presidente del grupo parlamentario de Junts, Albert Batet

Coordinación en el Govern

Lo que funciona de manera más fluida, reconocen varias fuentes, son las reuniones a escala gubernamental. Aragonès y Puigneró se reúnen cada martes antes del consejo ejecutivo y también todos los directores de comunicación de los departamentos el lunes a las tres y media para coordinar el mensaje. También tienen conversaciones de manera periódica los grupos parlamentarios para acordar iniciativas en la cámara.

Lo que no se prevé de momento es que los consellers vuelvan a las colonias: el ejecutivo hizo unas jornadas en el Valle d'en Bas en pleno debate sobre el aeropuerto del Prat que tampoco evitó la crisis sobre la ampliación de la tercera pista.

Desde el mismo ejecutivo reconocen que hay un evidente margen de mejora.

stats