Política 13/02/2021

ERC busca movilizar "cada voto" para conseguir el impulso definitivo para una victoria el 14-F

Los republicanos apelan a los indecisos y a los abstencionistas en el mitin final de la campaña

3 min
El candidato de ERC, Pere Aragonès, y el presidente del partido, Oriol Junqueras, este viernes.

BarcelonaSi ERC fuera un equipo de fútbol, domingo tendría una gran final. De aquellas en las que tienes el derecho a sentirte el favorito, pero también a las que vas con la presión añadida de querer cerrar las heridas históricas de viejas derrotas. Los republicanos quieren ganar unas elecciones a la Generalitat por primera vez en 80 años y olvidar los comicios de 2017, en que la victoria se le escapó en la prórroga. Para conseguirlo esta vez, ha cerrado la campaña apelando al apoyo "de indecisos y abstencionistas" porque calcula que son la bolsa de votos que le pueden dar el impulso definitivo para, ahora sí, conseguir el triunfo. El candidato, Pere Aragonès, ha hecho un llamamiento a la movilización y a defender "cada voto" para que el partido no deje escapar el triunfo. "Que ningún voto independentista se quede en casa", ha reclamado desde las Cotxeres de Sants de Barcelona.

Más gráfica ha sido la secretaria general de los republicanos, Marta Rovira, que ha calculado que si el partido consigue una movilización extra domingo, más difícil que nunca en tiempo de pandemia, esto se convertirá en un empujón decisivo: "Id a votar, que no nos tengamos que lamentar el día siguiente de esta pereza". Y el presidente del partido, Oriol Junqueras, ha buscado la dosis de épica que necesita todo acto de final de campaña recordando su condición de preso político. "Si no nos hemos rendido en las cárceles, vosotros no os podéis rendir ante una urna", ha concluido. Sin embargo, Junqueras este viernes también ha hecho de entrenador que quiere rebajar la tensión antes del partido. Para él, sea cual sea el desenlace del 14-F, lo que vendrá después es una "campaña permanente" hasta conseguir, algún día, la independencia.

De izquierdas e independentista

Para conseguir el apoyo de los catalanes, Esquerra ha usado la campaña para intentar presentarse como un partido con unas credenciales dobles. Por un lado, la garantía de recoger la reconstrucción pospandemia con unas "políticas progresistas" que no entiendan de recortes. Un "gobierno independentista y de izquierdas", ha insistido Aragonès. Por el otro, la propuesta de una vía independentista pragmática, que prioriza buscar el diálogo con el Estado por un referéndum acordado, antes de antiguas recetas unilateralistas –"atajos temerarios", llegó a decir Rovira–. Esta hoja de ruta es el resultado de un proceso de reflexión interna que el partido ha hecho en los últimos tres años, y que ahora afronta el primer gran examen por parte de los ciudadanos. Esta propuesta requiere de un esfuerzo recurrente para ser explicada porque combina un veto absoluto al PSC para llegar a pactos en Catalunya, pero a la vez la demanda de una mesa de diálogo para negociar un referéndum con el Estado y, por lo tanto, con el PSOE. Aragonès ha insistido este jueves que nadie podrá "torcer" esta apuesta por la vía dialogada.

Contra el PSC

ERC ha hecho una campaña buscando el cuerpo en cuerpo con el PSC e intentando presentar la batalla como una cuestión de dos partidos: o el partido de Macià y Companys o el de la "dictadura del 155". Aragonès ha vuelto a hilar un discurso lleno de reproches contra el candidato socialista, Salvador Illa, a quien ha acusado de ser también el candidato "de Cs, el PP, Vox, la Fiscalía , la Moncloa" e incluso de la monarquía española. Pero Esquerra no se ha podido librar de la sombra de JxCat, que, según las encuestas, también aspira a la victoria. Y, como finalmente la disputa es a tres, los republicanos también se han acabado manchando con reproches cruzados con sus actuales socios de Govern, y con quien están condenados a volverse a entender después de los comicios. Pero esta vez se quieren entender desde una posición diferente. No quieren volver a optar a la vicepresidencia, quieren tener la presidencia. La final, domingo.

stats