Política 08/06/2021

La Moncloa advierte de los "límites" de la mesa de diálogo

Montero descarta la autodeterminación y asegura que el independentismo es consciente de ello

3 min
La portavoz del gobierno español, María Jesús Montero, en rueda de prensa posterior al consejo de ministros

MadridEl camino del diálogo es "extraordinariamente difícil", en palabras de la portavoz de la Moncloa, María Jesús Montero, y lo evidencia el hecho de que el ejecutivo enseguida haya cerrado la puerta al referéndum de autodeterminación. "El gobierno español ha puesto muy claros los límites sobre los acuerdos que se pueden producir, y es consciente de que cada uno puede expresar de manera libre lo que considere que es mejor para el futuro, pero todos los españoles saben cuáles son los límites en los que se mueve el gobierno español. La autodeterminación es uno de ellos y los interlocutores lo saben", ha afirmado este martes en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros, el día después de que el líder de ERC, Oriol Junqueras, apostara por la vía del diálogo y el indulto en una carta que el ejecutivo ha calificado de "muy importante".

Para Pedro Sánchez es importante que se restablezca el "clima de diálogo y entendimiento", a pesar de que en la concreción de propuestas las posiciones estén alejadas. "Que tú puedas defender la autodeterminación y yo decir que no", resumen fuentes de la Moncloa, que limitan la oferta a una profundización del autogobierno. Esta posición reduce el margen del independentismo y conlleva que Junts y la CUP desconfíen de la actitud de Esquerra, y es por eso que el ejecutivo valora el gesto de Junqueras. "Tiene un coste para él", afirman en la Moncloa, y dan credibilidad a la intención de dejar la unilateralidad en un cajón. Aunque el independentismo acabe apostando por ello, Montero ha asegurado que "con este gobierno en el Estado no volverá a haber una DUI".

En una llamada, Sánchez y el president de la Generalitat, Pere Aragonès, acordaron reunirse presencialmente este mes de junio y fuentes de la Moncloa dan por hecho que se producirá o a finales de la semana próxima o la siguiente. El jueves está prevista una reunión entre el presidente español y el andaluz, Juanma Moreno Bonilla, y a Aragonès lo recibiría después. Montero ha señalado que, a posteriori, se reuniría "de inmediato" la mesa de diálogo, pero no ha querido fijar el calendario. Tampoco se quiere avanzar el momento de la concesión de los indultos a los presos políticos, pero algunas fuentes apuntan hacia finales de mes.

Lo que parece que se alargará más es la propuesta de reforma del delito de sedición, a pesar de que el diario El País publicó la semana pasada que el gobierno español se planteaba acelerarla para reforzar la argumentación de los indultos. Fuentes de la Moncloa advierten de que no están aseguradas las mayorías parlamentarias y de que, como necesita una ley orgánica para reformar el Código Penal, hace falta la mayoría absoluta del Congreso para sacarla adelante. Uno de los obstáculos que percibe el ejecutivo es la posición de Junts, que se ha mostrado escéptico respecto a esta modificación. La secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, hace unas semanas también manifestó que habría que ver cuál era la reforma para poder opinar sobre el sentido de voto de su partido.

Tarea de pedagogía

Dejando de lado el calendario, Montero ha querido poner énfasis en su comparecencia en el regreso del diálogo. Se ha desahogado a la hora de poner contexto y ha pedido "confianza" a las personas que vivieron con "dolor" los hechos de octubre de 2017 y que ven con recelo la distensión. "Comprendemos que haya personas que tengan reservas para perdonar después de la conmoción que se vivió. Quiero dirigirme a ellas: lo que está haciendo el gobierno [español] es lo mejor para el conjunto de catalanes y españoles".

"Con humildad pedimos confianza a todos porque todas las manos son útiles, y esperamos que el reencuentro dé frutos", ha continuado la portavoz del ejecutivo. La triple derecha ha abanderado esta oposición a los indultos y al diálogo con el independentismo, hasta el punto de que este martes la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha acusado a Sánchez de "seguir el guion que marca ERC, asumiendo la amnistía y el referéndum". Son dos cuestiones que, precisamente, forman parte de los límites de los que ha hablado Montero y que dice que su gobierno no traspasará.

stats