Sociedad 01/12/2020

La ex pareja de uno de los acusados del 17-A dice que no era religioso: "Se pasaba el día fumando"

Los conocidos de Driss Oukabir niegan que practicara el islam

Maria Garcia
5 min
Mohammed Houli, Driss Oukabir i Said ben Iazza, acusats al judici pels atemptats del 17-A

Girona¿Driss Oukabir –uno de los acusados de los atentados de Barcelona y Cambrils– era creyente y practicante del islam? Esta es una de las preguntas que más se han repetido este martes en la jornada del juicio de los atentados del 17-A, que ha empezado con la declaración de su ex pareja , Sara. A pesar de que había mucha expectativa con su testigo, la chica no ha aportado muchos detalles que no se supieran hasta ahora y casi toda su declaración ha girado alrededor de las creencias y el estilo de vida del que fue el primer detenido por los atentados, por haber alquilado la furgoneta que se utilizó en la Rambla.

El abogado de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Antonio García, y el letrado de Javier Martínez –el padre del niño que murió en la Rambla–, Agustí Carles, han centrado sus preguntas en intentar esgrimir cuáles eran las creencias del arrestado y en su relación con su hermano Moussa, que participó en el atentado de Cambrils, donde murió abatido.

"La noche del 16 al 17 de agosto vino a casa Moussa, no recuerdo la hora, pero era muy tarde por la noche", ha relatado la ex pareja, que no sabe de qué hablaron los dos hermanos porque en esa época tenía una relación "muy difícil" con Driss: después de una denuncia por malos tratos, hacían vida por separado, uno en el comedor y el otro en la habitación del piso que compartían en Ripoll.

En cuanto a Moussa Oukabir, Sara ha indicado que sí notó cambios en su manera de vestir –"en pleno verano iba muy tapado"– y que los días previos al 17 de agosto había notado que estaba "extraño": "pero me decían que era la edad, que tenía 18 años y que estaba haciendo el cambio". Además, le han preguntado sobre el viaje que hizo Driss Oukabir a Marruecos entre finales de julio y principios de agosto. La chica ha señalado que le dijo que iba para hacer un tipo de ritual o ceremonia "porque creía que le habían hecho algo", como "un mal de ojo", porque no encontraba trabajo.

Según su ex pareja, el detenido no era la primera vez que iba a Marruecos a hacer una "purificación", pero no sabe ni en qué hotel estuvo ni qué hizo durante los días que pasó ahí. "No fue con su familia. Fue a Tánger, donde dijo que vivía un tío suyo", ha dicho Sara, que no recordaba el contenido de la mayoría de las declaraciones que hizo a la policía los días posteriores a los atentados: "No lo recuerdo, han pasado tres años".

Uno de los puntos que más preguntas han despertado es un mensaje que la chica envió a Driss a principios de agosto, en el que aparecía con el velo islámico en la cabeza. "Él nunca me obligó a ponérmelo", ha insistido, antes de argumentar por qué se lo puso: "Quería que mi pareja me respetara de una vez por todas, para gustar a mi pareja". Así mismo, Sara ha esgrimido que él le decía que ella "tenía que estar en casa, hacerle la comida y mantenerlo", y que nunca le daba detalles de dónde iba ni qué hacía: "No le gustaba que lo agobiara".

Fumador y bebedor, según sus conocidos

Las preguntas del abogado de Driss Oukabir se han centrado en intentar demostrar que el acusado no era practicante del islam ni tenía relación con los terroristas. "No hacía el Ramadán, decía en su casa que sí lo hacía, pero se pasaba el día fumando", ha explicado su ex pareja, que ha reconocido que el chico salía de fiesta "de jueves a jueves" y que bebía cerveza "y más cosas".

Sara también ha señalado que no lo había visto nunca rezar ni ir a la mezquita y que creía que el arrestado no conocía al imán Abbdelbaki es-Satty, el supuesto cerebro de los atentados. Así mismo, ha negado que Driss soliese salir con los integrantes de la célula terrorista: "Nunca vi que se relacionara con estos niños, si eran menores", ha subrayado.

También el resto de testigos de la defensa de Driss Oukabir han corroborado las palabras de Sara respecto a la religiosidad del acusado: "Nunca lo había visto en la mezquita", "no lo había visto nunca rezar", "salía mucho de fiesta" y "consumía alcohol" son algunas de las declaraciones que han hecho, a respuestas del abogado defensor, que también ha insistido mucho en preguntar sobre el perro que tenían Sara y Driss en su casa: el hecho de que el chico conviviera con un animal y que lo sacara a pasear –tal como han asegurado los diferentes testigos– sería una prueba de que el detenido no era practicante, porque, según el letrado, el islam radical no permite tener animales de compañía.

Para acabar, el primo de Driss, Saber Oukabir, ha recalcado que sí notó que Youssef Aallaa –murió en Alcanar– y Younes Abouyaaqoub –conducía la furgoneta de la Rambla– cambiaron su manera de ser antes del 17 de agosto: "Youssef solía salir de fiesta y de golpe dejó de hacerlo". Además, el chico, que era amigo de la mayoría de los terroristas, ha expuesto que los autores de los atentados decían que tenían "una casa en la costa" y que iban "a trabajar". "Unos días antes de los atentados Youssef y Younes me pidieron mi furgoneta", ha recordado.

stats