Violencia machista
Sociedad 12/03/2022

El jurado declara culpable al hombre que grabó a su pareja mientras moría de un ataque diabético

Las acusaciones piden una condena de prisión permanente revisable

ARA
3 min
L'home acusado de dejar morir la mujer y grabarla mientras agonizaba, durante el juicio a la Audiencia  de Barcelona

BarcelonaLa dejó sufrir durante horas hasta que murió y grabó su agonía en vídeo. El jurado ha declarado culpable al hombre acusado de dejar morir a su pareja mientras sufría un ataque diabético. Los hechos pasaron en Viladecans en junio de 2019. La víctima pidió ayuda al acusado, que, a pesar de estar allí mismo y ser diabético como ella, no solo no la ayudó ni llamó a emergencias, sino que estuvo grabándola durante horas con el móvil.

La Fiscalía y la acusación particular piden para el hombre, a quien han juzgado estos días en la Audiencia de Barcelona, la prisión permanente revisable, la condena más alta prevista por el Código Penal español. También quieren que la condena tenga en cuenta los maltratos anteriores a su mujer y que el juez le imponga 11 años más de prisión por este hecho y la libertad vigilada durante diez años más. Asimismo, piden una indemnización de 710.000 euros para los familiares de la víctima.

Ahora el juez tendrá que redactar la sentencia a partir de un veredicto que no ha sido unánime, pero que sí que es contundente a la hora de señalar al hombre como responsable de la muerte de la mujer. Los nueve miembros del jurado no tienen ninguna duda de que el hombre había maltratado a la víctima con anterioridad ni tampoco de que la ninguneaba en público y en privado "para conseguir que se sintiera inferior como mujer". También coinciden en que la noche de los hechos dejó morir a la mujer, que era "especialmente vulnerable" debido a la diabetes que sufría, pero que no habría muerto si el acusado lo hubiera ayudado.

Víctima y acusado eran pareja desde hacía algunos meses. Él la controlaba y la maltrataba, y ella le tenía miedo. Tanto que unas semanas antes pidió a su expareja que se llevara a vivir con él al hijo que tenían en común, menor de edad. Durante aquellos días las agresiones se volvieron más frecuentes y ella se encerró en casa por miedo y por vergüenza a que su entorno lo descubriera.

Por eso, la noche de los hechos, cuando vio que sufría una subida de azúcar, pidió ayuda al acusado. El hombre se presentó en su casa, pero en lugar de ayudarla contempló "impasible" cómo se deterioraba y, a pesar de que ella suplicaba, no hizo nada para intentar que se salvara.

Intencionadamente

A pesar de que el jurado ha mantenido discrepancias a la hora de establecer si el acusado dejó morir a la víctima intencionadamente, finalmente siete de los nueve miembros han establecido que el hombre era perfectamente "consciente" del desenlace que se produciría debido al ataque diabético.

Durante el juicio, el procesado alegó que se pensaba que la mujer "estaba colocada y que se pondría bien", y aseguró que había grabado su agonía para enseñarle los vídeos al día siguiente y demostrarle qué riesgos corría cuando se drogaba. Siete de los nueve miembros del jurado descartan esta tesis y consideran que el hombre no solo dejó morir a la mujer expresamente, sino que también provocó un gran sufrimiento a la víctima "a conciencia".

La grabó mientras se apagaba, desnuda y desfallecida, intentando pedir ayuda sin que él hiciera ni el gesto de medirle el nivel de glucosa o de llamar a emergencias. De hecho, se puso a dormir y al día siguiente por la mañana, antes de ir a la policía a explicar los hechos, pasó por un taller de coches.

Asesinato con alevosía

Por otro lado, un juez ha condenado a dieciocho años de prisión a otro hombre por matar a hachazos a su pareja en Terrassa en 2018. El jurado lo declaró culpable de asesinato con alevosía, pero descartó el ensañamiento. La sentencia lo obliga a indemnizar a la familia de la víctima con 95.000 euros y establece que, cuando salga de la prisión, el condenado esté cinco años más en libertad vigilada.

stats