Viróloga galardonada con el Premio Europeo Barcelona Ciencia Hipatia
Sociedad 01/06/2021

Ilaria Capua: "Ningún plan para pandemias había considerado el negacionismo de los líderes de las democracias más avanzadas"

5 min
La Doctora Ilaria Capua retratada en Barcelona

BarcelonaIlaria Capua (Roma, 1966) es la científica que se dio cuenta en 2006 de que para combatir una pandemia había que compartir los datos científicos en streaming. Esta experta en enfermedades infecciosas y salud global fue diputada en el Parlamento italiano y ahora dirige el One Health Center of Excellence de la Universidad de Florida. Ha visitado Barcelona para recoger el premio Hipatia, que le ha concedido el Ayuntamiento de Barcelona en colaboración con la Academia Europea, por su liderazgo en la promoción del acceso abierto a la información genética de virus emergentes y el impacto social y político de su invesigación en salud.

Los científicos hacía muchos años que advertían de que una pandemia era probable, pero no se les hizo mucho caso. No sé si habremos aprendido algo de la situación actual...

— Lo decíamos los científicos y lo decía Bill Gates, a quien tampoco nadie creyó. Yo tengo dos certezas: las pandemias continuarán pasando, pero la próxima no la tenemos que gestionar como esta. Recuerdo dar conferencias en las que decía que la epidemia de SARS de 2002, que era similar al principio de la pandemia actual, costó 54.000 millones de dólares. Esta es la paradoja de las pandemias: la gente no se da cuenta lo suficiente de que no tenerlas es realmente bueno. Evitar una pandemia no es malgastar el dinero. Con el ejemplo del coste del SARS, todo el mundo reconocía que había que hacer algo, pero los planes de preparación perdieron prioridad.

¿Por qué?

— La gripe aviar de 2006 no llegó a ser una pandemia porque el virus se quedó en los animales. Causaba una mortalidad del 50%, o sea que podría haber sido una catástrofe, pero se gestionó bien y se evitó. La gripe porcina de 2009 venía de los animales y era un virus nuevo, pero resultó que era parecido a otro virus que había circulado a finales de los años 40, de forma que la gente mayor estaba protegida y no se pusieron enfermos. Aún así, mató a un número relevante de gente [18.000 personas, según la OMS, y más de 150.000, según estimaciones del CDC de los Estados Unidos]. Todo esto hizo pensar a los responsables políticos que podían gestionar una pandemia y no se pusieron suficientes esfuerzos en los planes de preparación.

Una vez empezó la pandemia, ¿qué hicimos mal?

— Se cometió un error enorme: negarla. En Italia hubo dos turistas chinos que fueron hospitalizados y tratados en la UCI, y los italianos estuvieron orgullosos de curar una enfermedad desconocida, pero en ese momento nadie pensaba que el virus ya estaba en Italia. Cuando se extendió por el país, los alemanes pensaron que los italianos no lo habían gestionado bien. Después afectó a Alemania y los británicos pensaron que los alemanes no lo hacían bien. Ningún plan de preparación para pandemias había considerado el negacionismo de los líderes de las democracias más avanzadas del mundo. No nos tenemos que sorprender del desastre que ha habido.

En febrero de 2020 se secuenció el genoma del virus y se compartió en internet. Esta información ha permitido hacer vacunas y trabajar de manera colaborativa. Usted fue pionera en compartir la información de los virus en 2006, con el tronco H5N1 de la gripe aviar.

— Tuve la intuición de que teníamos que compartir las secuencias de los virus. Entonces, mucha gente decía que no tenía ningún sentido y que, además, era imposible. Pero en las bases de datos actuales hay más de un millón de secuencias. Esto muestra que hoy nos tenemos que fijar en lo que necesitaremos dentro de 15 años.

¿Y qué necesitaremos?

— Esta pandemia es el acontecimiento más medido de la historia. Tenemos que utilizar las grandes cantidades de datos que estamos generando para buscar maneras de no repetir los mismos errores.

En el mundo hay más de tres pollos por persona. También hay muchos cerdos y vacas. Los criamos para comérnoslos, pero muchos de ellos viven en espacios muy pequeños y en condiciones que son un caldo de cultivo perfecto para que emerjan nuevos virus y bacterias.

— Hace falta una gran transformación. Tenemos que revisar algunas de las prácticas ganaderas, pero también la movilidad. Tenemos que ir hacia un escenario de pospandemia que sea diferente del que teníamos antes, en el cual el consumo de carne se tiene que reducir y la sostenibilidad se tiene que colocar en el centro de cualquier actividad.

También estamos cada vez más en contacto con animales salvajes, porque necesitamos más tierra para cultivar, para construir, etc. Y esto facilita el salto de patógenos de animales a humanos. ¿Cómo se puede parar esta dinámica?

— Lo tenemos que hacer todo de una manera más sostenible. Justo después de la emergencia del covid, el gobierno chino dijo que reduciría el número de mercados con animales vivos con el objetivo de preservar la biodiversidad. Se tienen que hacer cosas como esta.

Para poner en marcha medidas como esta, hace falta voluntad política. Usted fue diputada y sabe que estos cambios son difíciles porque, entre otras cosas, hay muchos intereses económicos en juego.

— Sí, pero en el escenario de pospandemia mucha gente entiende que se tienen que aplicar ciertas medidas. Y pienso que el mundo político nos escucha ahora más que nunca. Espero que haya más movimientos sociales y partidos verdes que logren el poder. Y si mi generación no está del todo convencida, dejémoslo todo preparado para cuando llegue la generación Z. Ellos lo quieren hacer y encontrarán la manera de hacerlo.

¿No llegaremos tarde, si esperamos este relevo?

— Vamos tarde, sí, pero la pandemia ha acelerado las cosas y, de alguna manera, nos ha comprado tiempo. Las pandemias son acontecimientos transformadores. 

Ahora se habla mucho la idea de una salud global que involucra a personas, animales y medio natural, pero usted ya hablaba de salud circular antes de la pandemia.

— En el corazón de la idea de salud circular está la implicación ciudadana. Los ciudadanos necesitan ser actores y protagonistas de su salud. Y lo pueden hacer mejorando sus ciudades, gestionando los residuos, plantando árboles. Pueden hacer cosas no solo por su salud sino por la salud del entorno. Con las redes sociales y esta capacidad de participación en aumento, el futuro irá hacia aquí.

En los países con porcentajes altos de vacunación la pandemia se empieza a controlar. ¿Qué se tiene que hacer para controlarla del todo?

— En los países desarrollados, si la gente se vacuna no será un problema. El problema lo tenemos en el resto del mundo, que es la mayoría. Si queremos controlar la pandemia, tenemos que invertir en vacunas que se mantengan a temperatura ambiente y no necesiten una cadena de frío para ser distribuidas. Esto será un adelanto transformador. Si hemos enviado naves a Marte, ¿no podemos encontrar vacunas que se puedan mantener a temperatura ambiente?

stats