Política 07/05/2021

Salvador Illa: “El resultado de las elecciones en Madrid ni aleja ni acerca los indultos”

4 min

BarcelonaEl líder del PSC en el Parlament y exministro de Sanidad, Salvador Illa (La Roca del Vallès, 1966), atiende al ARA en plenas negociaciones por la investidura en Catalunya y después de las elecciones del 4-M en Madrid.

¿En Madrid ha ganado la libertad?

— No, en Madrid ha ganado el PP con una orientación política que yo no comparto. Pero en fin, tenemos que respetar, como siempre en democracia, la decisión de los votantes.

Ayuso construyó su liderazgo oponiéndose al gobierno español y a usted. ¿Se siente derrotado?

— No, en absoluto. Yo en las elecciones de Catalunya tuve un resultado que, si hubiera generado animadversión como ministro, se habría reflejado de una manera diferente.

¿Pedro Sánchez se puede considerar derrotado?

— Ellos han querido dar esta lectura, pero aquí se decidía un gobierno en la Comunidad de Madrid. Madrid es España, pero España es afortunadamente mucho más que Madrid.

¿La economía ha ganado al imperativo sanitario?

— No, porque no hay contradicción entre economía y salud. Es una dicotomía interesada y falsa. La principal arma de política económica hoy es la vacunación.

¿El 4-M refuerza la mayoría de la investidura o a Sánchez le temblarán las piernas para que no sea dicho que pacta con EH Bildu y los independentistas e intentará pactos de estado con el PP?

— La mayoría de la investidura ha sido siempre respetada. Se han dado todos los acuerdos que la permitieron y el presidente siempre ha sido claro.

¿El resultado de Madrid aleja o acerca la concesión de los indultos?

— Ni la aleja ni la acerca. El gobierno tiene una obligación de tramitar la petición de indultos. Lo está haciendo.

¿Si fuera ministro firmaría a favor?

— Cuando acabe todo el periodo y estén a disposición todos los informes daré a conocer mi opinión.

¿El gobierno español puede conceder el indulto si el tribunal se opone?

— Sí. No significa que lo haga pero puede.

Cuando el New York Times sitúa en portada el caso de Jordi Cuixart, ¿para el gobierno español esto es como si oyera llover o le provoca algún daño?

— Esto no le hace bien a nadie, pero estamos aquí porque nuestra sociedad está organizada con un estado de derecho. Hay una separación de poderes, y el poder judicial en este caso ha adjudicado unos hechos de acuerdo con el Código Penal que está vigente en nuestro país. La gran lección es que vulnerar el estado de derecho no nos lleva a nada de positivo.

¿El reencuentro que defiende podría hacer que usted fuera a ver a Junqueras y a Sànchez en la prisión?

— No he ido porque entiendo que esto es un gesto político y no lo quiero hacer. Yo no rompí el estado de derecho. El reencuentro no es solo ir a ver a alguien a la prisión, el reencuentro es escucharnos, respetarnos.

¿Es sentarse a la mesa de diálogo?

— El presidente del gobierno se comprometió a una mesa de diálogo, fue un compromiso de investidura. Habrá mesa de diálogo, claro que sí.

¿Qué cree que podrían acordar?

— Yo voy con mi objetivo político, que es que haya una normalización institucional y una agenda de reencuentro y que se busque un consenso. No pido a nadie que deje de defender su proyecto político.

Usted ganó las elecciones pero es improbable que pueda gobernar.

— De momento no. Pero fíjese que Aragonès ha perdido dos votaciones, y a mí no me han dejado ir a ninguna sesión de investidura todavía. ¿Y si hago un ofrecimiento que sorprende en mi intervención? Creo que no es menor que quien ha ganado las elecciones pueda intentarlo.

¿Usted está negociando con alguien?

— Me llama mucho la atención que dos partidos que llevan cinco años gobernando juntos y ocho apoyándose en el Govern no tengan claro qué quieren hacer, y que se vayan dando ultimátums en público e incumpliéndolos en un momento de pandemia. Hay otro camino, pasa por una mayoría de izquierdas.

ERC no lo quiere hacer president.

— Es mi obligación política poner de manifiesto que estoy dispuesto a ello y decir: “Ciudadanos de Catalunya, sean ustedes conscientes de que hay un camino diferente y de que hay una formación que se llama ERC que al menos hasta hoy no lo quiere hacer”.

¿El PSC aceptaría facilitar un gobierno de ERC en solitario?

— No. Catalunya necesita un gobierno sólido. Yo he tenido más votos que Pere Aragonès.

¿Por qué pone el foco en TV3?

— Se nos han dirigido tanto JxCat como ERC para hablar de TV3. Por eso decidimos marcar posición: escuche, de acuerdo, pero refundémosla.

¿Y cómo sería esta TV3 refundada? ¿Lucharía por el liderazgo de audiencia?

— Sí, pero le hablo del servicio público, de lo que dice la ley. TV3 tiene que respetar el pluralismo de la sociedad catalana, tiene que trabajar por el fortalecimiento de la convivencia en Catalunya, tiene que ser una televisión que pueda ver todo el mundo. Cualquier persona que con objetividad mire TV3 verá que hay un sesgo claramente a favor de unas posiciones políticas.

Cuando usted habla en castellano en el Parlament, ¿qué efecto busca?

— No busco ningún efecto, busco que todo el mundo se sienta suyas las instituciones catalanas. Yo soy catalanohablante, pero últimamente ha habido gente que ha querido identificar el catalán con una determinada manera de pensar. Ha habido mucha gente castellanoparlante que ha hecho esfuerzos muy importantes para aprender el catalán y para integrarse en Catalunya a través de su lengua que se han sentido descolgados de esto, y yo quiero que el Parlament de Catalunya todo el mundo lo sienta suyo.

¿Lo está haciendo bien la Generalitat con esto de las vacunas?

— Lo estamos haciendo todos bien. Estamos ya a una velocidad de crucero que nos llevará a un verano con un 70% de personas vacunadas. Ni el día 9 de mayo, que se acaba el estado de alarma, ni cuando tengamos un 70% de vacunación se acabará la pandemia, pero es verdad que son dos hitos que permiten pasar a estadios diferentes.

stats