Artes escénicas
Cultura  /  Teatro 11/07/2022

Marta Angelat: "Me considero una actriz desaprovechada"

Actriz, estrena 'Vides de gos'

5 min

BarcelonaHija de un actor y de una guionista de radio, Marta Angelat (Barcelona, 1953) lleva el oficio en la sangre. Debutó como actriz a los 7 años con Siega verde de Rafael Gil y no ha parado nunca de trabajar. Ahora, al borde de los 70, debutará como dramaturga con Vides de gos, del 7 al 17 de julio en La Gleva Teatre, un monólogo que habla de la vida a través de los animales que le han hecho compañía. No la veíamos en escena desde el 2019 y ha pasado la pandemia bastante recluida, por eso todavía se mueve con mascarilla.

Angelat es una de las actrices más solventes del teatro catalán y una cara conocida gracias a la televisión. De su larga carrera destaca papeles como Les tres germanes, dirigida por Pierre Romans (1990), A la glorieta, dirigida por Simone Benmussa (1992), Vilafranca, de Jordi Casanovas (2015) o Davant la jubilació, bajo la dirección de Kristian Lupa (2017). "Aunque fue duro, porque tiene un temperamento especial, aprendí mucho, con él, me quitó el miedo absoluto encima de un escenario", afirma. En la dirección, rescata Unes veus (2007) y Escenes d'un matrimoni (2010). Sin falsa modestia, Angelat también reconoce que le han quedado historias pendientes y la asignatura entera de cine. Las ganas y la curiosidad no se le han apagado.

¿Por qué se estrena ahora en la autoría?

— Figura que todo se tiene que hacer de joven, pero cada cual tiene sus ciclos. Yo escribo desde siempre, pero a nivel privado, tengo libretas desde los 20 años. Había un respeto, quizás excesivo, y lo he ido perdiendo. En un momento en el que tenía poco trabajo y estaba mucho en casa empecé a escribir con la idea de hacer un relato. En 2016 se lo pasé a Anna Güell y ella me animó a hacerlo como lectura. Hicimos algunos bolos y, cuando quedaban dos, se me murió la perra y pensé en hacerlo de memoria para dedicárselo. Ahora me he atrevido a hacerlo de verdad. A pesar de que dentro mío tengo un saboteador que me dice "no eres capaz, no lo harás", he acallado este monstruo.

¿Cómo se hace una obra hablando de la vida de sus perros?

— Es una mujer que se asemeja a mí, he ficcionado lo que ha convenido, pero está basado en mi historia y mis animales. Tuve el primer perro de niña y hubo una separación brusca, inesperada, que creo que fue un trauma y de aquí mi pasión por los perros. Desde que me fui de casa de mis padres siempre he tenido perro, y siempre perros acogidos, porque hay muchos. Lo peor que le puede pasar a un perro es que lo abandones.

Ahora hay mucha fiebre por los perros. ¿Tiene que ver con la soledad?

— Quizás hay un poco de moda. Yo la fiebre la he tenido siempre. La relación con un perro te llena. Captan las emociones y los estados de ánimo, y te entienden. En los últimos cinco años, que estuve sola con la perra, realmente me sentía muy acompañada. Lo he notado mucho, que no haya nadie. Sin embargo, siempre los he tratado como perros, no les he llamado nunca "los niños" y no entro en la parafernalia de vestirlos.

Sobre el debut tardío en la autoría, ¿hay mucho edadismo en el teatro?

— Total. Hablan del tapón generacional, pero el tapón de la edad también es muy fuerte. A partir de los 60 años, desapareces del todo. Es verdad que te vuelves invisible. Todo tienen que ser nuevas voces y jóvenes creadores. Yo me he presentado a una beca Barcelona Crea para hacer un proyecto literario, un libro basado en mis padres, y me la han dado. Estoy contenta de hacer a los 70 años una cosa que no he hecho nunca. Hacerse mayor no tiene muchas gracias, pero una de las cosas que se tiene que aprovechar es la experiencia y la mirada panorámica. Lo mejor es pasar tanto como puedas de la edad y tener proyectos de futuro. Yo siempre he tenido un motor. Incluso en situaciones malas, pienso: ya pasará. Las cosas siempre cambian.

¿Y piensa levantar sus propias producciones?

— Esto decidí no hacerlo más, ya me he arruinado bastante. La producción es de Q-Ars y yo he invertido mi trabajo. Para producir teatro tienes que tener una almohada que no tengo ni he tenido nunca. Para ganar dinero, el teatro te tiene que ir muy bien y girar mucho. Tengo muchas ganas de dirigir teatro, pero me está costando, no me ha llamado nadie desde la última obra. Aquí funciona un poco por familias, y si vas por libre cuesta más. Pagas un precio por tu manera de ser. Va como va. Como actriz siempre he ido enlazando trabajos, pero ahora tengo más ganas de dirigir y escribir que de hacer de actriz en el teatro. Últimamente he hecho papeles de los que se consideran buenos, pero son mujeres monstruosas y estropeadas, he hecho paralíticas, cojas, ciegas. ¡Ahora me encanta hacer una persona normal! Por mi físico, que es duro, siempre se me ha encasillado. Quizás ha sido más en los últimos años y estoy un poco resentida.

A veces ha dicho que hacer teatro es como ir al diván.

— Lo descubrí cuando empecé a dirigir. Un actor en el escenario es transparente, te lo enseña todo: el miedo, la vulnerabilidad, qué problemas tiene. Yo ayer todavía le decía a Anna Güell: ¿por qué hacemos teatro? Realmente es un estrés muy fuerte, estás muy al límite, pero también te da mucha satisfacción.

Empezó de muy joven.

— No he trabajado nunca de nada que no sea de actriz.

A los 9 años ya hacía doblaje y ha hecho siempre. ¿Qué piensa hoy de él?

— Yo no lo he defendido nunca el doblaje. No me lo habría inventado nunca. Como actriz, considero que la voz forma parte de la actuación y miro las películas en versión original. Pero una vez inventado, se puede hacer bien o mal. El problema es que no se dedican suficientes recursos a él y no hay control de calidad.

Ha sido una presencia frecuentada en televisión, desde Estació d'enllaç (1994) a Com si fos ahir (2022). ¿Qué le ha dado?

— He hecho pocas cosas, pero han sido bonitas y reconocidas. Me encanta hacer televisión porque te tienes que dejar llevar por la intuición. Con Estació d'enllaç noté la popularidad por la calle, pero del mismo modo que sube, baja al cabo de pocos meses. Los dos primeros años de Com si fos ahir todo el mundo me paraba, en cambio, cuando mi personaje se separó del marido y se juntó con una mujer, ya no me decían tantas cosas, te lo juro. Algo pasaba, todavía es un tema tabú.

¿El cine se le ha resistido?

— Cuando tenía 30 años lo que más quería hacer era cine. Cuando era el momento, sin embargo, no tuve representante y durante unos años prioricé la vida personal antes que el trabajo. Le oí a Julia Gutiérrez Caba una frase que me gustó mucho: "El cine no me ha necesitado". Pues a mí tampoco, a mi pesar. Todavía me gustaría mucho hacer un buen papel, no una abuela que no-sé-qué.

¿Se considera una actriz afortunada?

— Me considero una actriz desaprovechada. Creo que podría haber hecho muchas más cosas que no me han dado. Se ha tenido poca imaginación. Pero, ¿quién tiene la culpa? No se sabe. No me arrepiento de nada, no me interesa mirar atrás.

stats