Básquet
Deportes 05/09/2021

Ricky Rubio: "Ahora llevo con normalidad que no soy un robot, que puedo perder"

6 min
Ricky Rubio en el Campus que trae su nombre en Sant Ferriol

Sant Ferriol (la Garrotxa)Durante décadas, en el santuario de Santa Maria del Collell se oían las oraciones de los futuros curas. Después, durante la Guerra Civil, resonaron las balas, tal y como explica Javier Cercas en Soldados de Salamina, y posteriormente las conversaciones de los estudiantes. Ahora se puede oír aquel ruido tan típico de las pistas de baloncesto cuando las zapatillas de los jugadores se mueven por la pista. Decenas de niños y niñas pasan por el campus que organiza Ricky Rubio (Masnou, 1990). Los jóvenes le miran con respeto. Y mientras él habla con el ARA, analiza de fondo los movimientos de algún jugador que apunta maneras. Es el cuarto verano seguido que el maresmense cambia de ciudad en los Estados Unidos. Ahora le toca volver a empezar en Cleveland, tras un año donde casi no ha podido disfrutar jugando.

¿Qué te aporta pasar estos días en el campus rodeado de jóvenes?

— Ver la ilusión que tienen. Viven el momento. Anotan una canasta y ya son felices. Cuando te haces mayor ya no sabes vivir el momento, te pasas la vida pensando tanto en el futuro, que no aprovechas el presente. Cuando vengo aquí recuerdo por qué razón me gusta el baloncesto. Yo era como ellos.

Afirmaste que habías llegado a dejar de disfrutar jugando. ¿Has recuperado la ilusión? En los Juegos de Tokio lo pareció. A pesar de no poder ganar medalla, ofreciste un recital de juego.

— Sí, lo he recuperado. Cuando eres profesional pierdes un poco al niño que solías ser, es normal. Ahora, cuando mejor juego es cuando disfruto, cuando no pienso en el resultado. En Tokio jugaba rodeado de amigos y me lo pasaba bien. Fue bonito, todo un poco nostálgico porque era la despedida de muchos de nosotros. Hay que valorar que cuesta llegar a los cuartos de final, donde encontrarse con los Estados Unidos lo complica todo. Pero acabé con sensaciones individuales muy buenas.

Fue el final de una temporada muy dura. La pandemia, cambios de equipo... De hecho, llegaste a decir que no irías a los Juegos Olímpicos.

— Ha sido una temporada muy dura a escala emocional. Primero oía que necesitaba desconectar de todo. Pero al final decidí ir a los Juegos. Y una vez das el paso, hay que ir a por todas. Fue clave el papel de mi familia. Mi mujer me hizo ver que era la última oportunidad para jugar con un grupo de amigos, con esta generación que lo ha dado todo por la selección. Teníamos el sueño de poder despedirnos juntos arriba del podio pero no pudo ser. Ahora, una vez se acabó todo, hablando con calma, nos dimos cuenta que lo que más valoramos es la amistad. Las vivencias que hemos vivido juntos. Es bien cierto que, de caras hacia fuera, ganar medallas es muy bonito. Para nosotros también, sí. Pero poder tener esta segunda familia, haber creado este grado de complicidad... Es lo que quedará para siempre jamás. Las conversaciones, los recuerdos... Ahora estamos en un momento de la vida en que muchos tenemos hijos, tenemos una visión diferente que nos permite hacer una valoración positiva más allá de las medallas.

Ricky Rubio en el Campus que lleva su nombre en Sant Ferriol con el periodista del ARA Toni Padilla

¿Te habrías arrepentido de no hacer el viaje, entonces?

— Seguramente. Cuando se acabó la temporada, lo que quería era estar con mi familia. Tengo un hijo de un año y medio. Y después de tantos viajes, tantas burbujas, una parte de mí no se quería separar más. No quería pasar tres semanas en la otra punta del mundo lejos de él. Mi mujer ha estado seis o siete meses en los Estados Unidos sola, sin poder recibir visitas, sin recibir apoyo por culpa del covid. Yo lo que quería era recuperar una vida normal de pareja, de familia. Pero ella me hizo ver que había que ir a los Juegos. Es cierto que era un sacrificio estar encerrados primero en la burbuja de Las Vegas, haciendo la preparación, y después en Tokio, pero era una última aventura para disfrutar. 

Una de las lecciones de los Juegos de Tokio la ha dado Simone Biles, que ha priorizado la salud mental a los éxitos deportivos.

— Estamos muy obsesionados con el resultado final: la medalla, el título. Pero con el tiempo aprendes a valorar la importancia del camino. Y durante este camino, a veces hay que pararse. El cuerpo y la mente te envían señales, como cuando a un coche le falta gasolina. Hay que saber escucharlo y saber pararse. Si no lo haces, no eres feliz. Es cierto que puedes continuar ganando partidos, puedes continuar haciendo jugadas, pero no te llena. En algunos momentos no eres feliz jugando, y no tendría que ser así. Quiero disfrutar del camino y superar todos los obstáculos. De hecho, si sabes superar los obstáculos entonces puedes disfrutar más de los éxitos.

Los Cavaliers son tu cuarto equipo en las últimas cuatro temporadas. ¿Cómo se lleva recibir una llamada y descubrir, en un minuto, que hay que cambiar de casa?

— Es difícil. Cuando eres joven y no tienes una familia cuesta menos. Cuando eres joven todo depende de ti y todo parece una aventura. Puedes recoger mejor los cambios. Pero cuando tienes una criatura, cuando tienes amigos y raíces en una ciudad, cuesta. Ahora, este mundo funciona así y yo ya lo sabía. Hay que adaptarse y aprender. Tengo muy claro que es una época de mi vida, pero cuando se acabe volveré aquí, a casa. Con mi familia. Lo tengo muy claro. 

¿Tienes la sensación de vivir días de cambios desde dentro del deporte norteamericano? La NBA enviando mensajes contra el racismo, el debate abierto sobre la salud mental...

— Sí. Cuando llegué, hace diez años, cada jugador era una marca, pero ahora se ha producido una reflexión para ir más allá, para entender que eres un portavoz. Tienes una plataforma que puedes usar para enviar mensajes positivos. Ahora, por ejemplo, volveré a jugar en los Cleveland Cavaliers con Kevin Love, que se sinceró con una carta donde hablaba de los problemas psicológicos que había sufrido. Esto ayudó a mucha gente, que le agradeció la sinceridad. Hay quien piensa que una vez tienes éxitos los problemas desaparecen. No es así. Puedes triunfar en el deporte, pero el cáncer se te puede llevar a un familiar. Puedes tener problemas en casa. Y esto te afecta cuando sales a la pista. Tengo la sensación que el deporte se encamina hacia aquí, hacia poder hablar con normalidad de estos problemas y permitir a los deportistas que nos abramos más. Es una evolución positiva.

Es la era en la que parece que hay que opinar deprisa, al segundo. En que la prensa o las redes sociales usan la palabra fracaso con mucha facilidad, sin esperarse a saber qué le pasa al protagonista...

— La palabra es más poderosa de lo que nos pensamos. Está claro que tenemos derecho a decir la nuestra, pero cuando se habla hay que recordar que detrás hay historias que quizás no conocemos del todo. Por ejemplo, un jugador que lo está pasando mal en casa sale a jugar y no tiene el mejor día. Y lee que dicen que ha fracasado. Pues hace daño, te queda grabado. Y si pasa dos, tres o cuatro veces, te puede afectar y se puede convertir en una mochila muy pesada en aquel momento complicado de tu vida. Hay que tener cuidado con las palabras. Ganar está bien, pero la derrota no siempre es mala si sabemos sacar las conclusiones correctas. Es curioso como a veces te afectan más las opiniones negativas de gente que no conoces, como un periodista, aficionados o el vecino, y no te quedas con las opiniones que son importantes, como las de quienes tienes cerca.

Llegaste en 2011 a los Estados Unidos para jugar con los Minnesota Timberwolves. ¿Cuántos años más te imaginas en la NBA?

— ¡Ahora mismo uno! Cuando se acabe este año ya lo decidiré. Nunca he sido partidario de hacer planes a largo plazo, y ahora menos. Con mi familia hemos decidido quedarnos este año en Cleveland y ya se decidirá hacia dónde vamos después, dependiendo de las sensaciones.

Ricky Rubio en el Campus que lleva su nombre en Sant Ferriol

¿Cómo afrontas la temporada después de un nuevo cambio de equipo? 

— Tantos cambios cansan un poco. Cambio de casa, de costumbres... Pero ahora que se acerca la temporada, quiero disfrutarla. Todavía no puedo saber qué rol tendré en el nuevo equipo. He jugado mucho contra ellos, pero no conozco la casa por dentro. Además, después de diez años compitiendo en la Conferencia Oeste, toca cambiar al Este. Todo el mundo dice que es más fácil, ya lo veremos [sonríe]. Tengo muchas ganas de empezar.

Cuando empezaste a entrenarte con el primer equipo de la Penya, Aitor García Reneses te dijo que no tenías que dejar los estudios. ¿Qué le dirías a aquel Ricky que iba a entrenarse en metro?

— Más que decirle cosas, le escucharía. Pero sí que le diría que tenga paciencia y que disfrute de cada día. He tenido una gran carrera, he disfrutado mucho. Pero no solo por llegar a la NBA. La lección que me ha dado el baloncesto me ha servido en la vida, me ha hecho fuerte cuando he perdido a mi madre, cuando me he sentido triste. El Ricky deportista ha ayudado mucho al Ricky persona. Me ha permitido llevar con normalidad que no soy un robot, que puedo fallar, que puedo perder.

stats