Barça
Deportes 08/09/2021

El Barça prácticamente descarta la renovación con Rakuten

El club azulgrana pide volver a las cifras prepandemia y la multinacional japonesa se niega

Sergi Escudero
3 min
Memphis Depay con la publicidad de Rakuten a la equipación , durante un partido de esta temporada

BarcelonaEl tiempo se agota y el Barça todavía no ha firmado ningún contrato con ninguna empresa para que se convierta en el patrocinador principal de la camiseta a partir del 1 de julio del 2022. Nike, con el objetivo de tener tiempo suficiente para confeccionar las decenas de miles de camisetas azulgranas que se tendrán que poner a la venta el próximo verano, marcó como plazo octubre del 2021 para saber qué patrocinador aparecería en el frontal de la indumentaria azulgrana una vez se haya agotado el contrato con Rakuten. La alternativa es que el Barça tenga que hacer efectiva una penalización económica a la empresa de Oregón, un hecho que desde el club se querría evitar teniendo en cuenta la grave situación económica que vive.

Este curso que acaba de empezar, Rakuten pagará al Barça solo 30 millones de euros más variables, con el argumento de la pandemia como justificante principal, a cambio de perder algunos activos y visibilidad. En cambio, desde la temporada 2017-2018 (el inicio del patrocinio) hasta la 2020-2021 el acuerdo había tenido un valor de 55 millones anuales más variables. La junta directiva de Joan Laporta, como manifestó el mismo presidente públicamente, estaba predispuesta a intentar renovar el contrato con Rakuten porque se consideraba que este tipo de negociaciones siempre son más sencillas entre dos partes que ya se conocen. Sin embargo, también era consciente que la empresa dirigida por Hiroshi Mikitani estaba muy descontenta con la manera en la que habían ido las cosas con la junta de Josep Maria Bartomeu. En algunos momentos, incluso, Rakuten consideró que se le había faltado al respeto por falta de atención hacia sus necesidades, y ni mucho menos cree que se hayan cumplido los objetivos marcados con el club cuando se firmó el primer contrato. Además, cuando firmó con el Barça en 2016 (a pesar de que el patrocinio no empezó hasta 2017) en el primer equipo estaban Leo Messi, Neymar y Luis Suárez. 

Operarios borrando el pasado martes la imagen de Messi de la fachada del Camp Nou.

De todas formas, este verano los ejecutivos de Laporta y los representantes de Rakuten se han reunido con el objetivo de enderezar la situación. No obstante, a estas alturas, desde el club prácticamente se descarta dar con una solución porque la multinacional japonesa no está dispuesta a volver a las cifras del primer contrato, el principal objetivo del Barça, necesitado de ingresos de manera urgente. Tampoco ayuda el hecho de que la filial española de Rakuten ahora mismo esté siendo investigada por la misma empresa debido a posibles irregularidades contables. El problema es que, entre las ofertas que ha recibido el club catalán hasta ahora, las más suculentas desde el punto de vista económico provienen de empresas de crypto exchanges (puntos de compraventa de criptomonedas), un sector que no se ve con buenos ojos desde la cúpula azulgrana porque es especulativo, de riesgo, muy variable y poco ético. Pero estas no son las únicas ofertas que el Barça tiene sobre la mesa y habría otra que se estaría teniendo especialmente en cuenta porque encajaría en los parámetros que busca la junta de Laporta.

El club rechaza la oferta de Cupra

Rakuten finaliza su contrato como patrocinador principal de la camiseta del Barça el 30 de junio del 2022, y el de Beko para la manga izquierda de la indumentaria ya acabó este verano. La marca turca de electrodomésticos solo quiso renovar por un año más su patrocinio de la ropa de entrenamiento y, así, su aportación económica bajará este curso de los 19 a los 10 millones de euros anuales. El Barça, sin embargo, tuvo la opción de empezar la nueva temporada con un nuevo patrocinador en la manga de la camiseta. Entre otras propuestas hubo una de Cupra, que actualmente ya es un global partner del club y un patrocinador secundario del Barça femenino de fútbol, a cambio de 4 millones de euros anuales. La oferta de la filial de SEAT fue de 10 millones para seguir teniendo los activos actuales más la manga izquierda de la camiseta. Es decir, que por el segundo concepto ofreció 6, 3 menos de los que pagaba Beko hasta el curso pasado. Según fuentes del Barça, la entidad azulgrana consideró la oferta insuficiente y prefirió esperar que llegara una mejor más adelante antes de que hipotecarse durante unos cuantos años con unas cifras de mercado de pandemia. Todo ello tiene lugar en un contexto en el que el Barça ha incluido 26 millones de pérdidas de deterioro comercial en los 481 millones negativos con los que se cerró el curso 2020-2021 y sobre el cual hay estudios, como el de la consultora Brand Finance, que sentencian que con el adiós de Messi el Barça dejará de ganar 77 millones en concepto de ingresos comerciales.

stats