Fútbol
Deportes 09/07/2021

El Barça ruega a los auditores hacer la vista gorda con Pjanic

El club quiere ahorrarse la amortización pendiente de 45 millones por el bosnio, que no seguirá de azulgrana

3 min
Miralem Pjanic en el partido de Copa del Rey al campo del Cornellà, en qué falló un penalti antes de ir a la prórroga.

BarcelonaLa alegría y el optimismo de Joan Laporta y su junta en relación a la continuidad de Leo Messi y la planificación de la plantilla se ha fundido en los últimos días ante la gran dificultad para vaciar el vestuario de grandes salarios. De la mano del director de fútbol, Mateu Alemany, el Barça ha intentado que la Liga suavice el límite del juego limpio financiero para poder anunciar la renovación de su jugador franquicia mientras trabaja en el ahorro de las fichas más sobredimensionadas. Pero el presidente de la patronal, Javier Tebas, se mantiene firme con la norma vigente y con la receta que hay que seguir en el Camp Nou para llegar al inicio de la competición tanto con el 10 como con los nuevos fichajes a punto para debutar. “No sé si Messi empezará la Liga con el Barça, pero si no hay salidas será imposible”, expresó el abogado aragonés en declaraciones a La Sexta. Es decir, no habrá, de momento, ninguna medida de gracia para ayudar a retener al principal activo de la Liga.

Que Messi sea agente libre ha dejado de ser noticia. Y la ilusión de pensar en nuevas llegadas (además de las de Agüero, Eric Garcia, Memphis Depay y Emerson Royal) ha quedado en segundo plano. Ahora la prioridad absoluta es liberar masa salarial, ya sea con una rebaja de condiciones como las que el club plantea a Piqué, Busquets o Sergi Roberto, con cesiones o traspasos como los de Trincao, Junior o Todibo o con rescisiones unilaterales que acabarán en los tribunales como la de Matheus Fernandes. También ha habido ofrecimiento de carta de libertad a Samuel Umtiti y Miralem Pjanic, dos jugadores con un sueldo elevado y contrato en vigor que no entran en los planes de Ronald Koeman. El Barça está con el agua al cuello y no se los puede permitir de ninguna forma, pero ve cómo su solución expeditiva de momento no fructifica. 

Tanto el central francés como el medio centro bosnio han rechazado la medida porque saben que ningún otro equipo les dará unas condiciones tan ventajosas como las que en su día pactaron con el expresidente Bartomeu. Puestos a salir, prefieren marcharse cedidos y que el Barça complete la parte del salario que sus clubes de destino no puedan abonar. Conscientes de esta complicación, en los despachos del Camp Nou abogan por la carta de libertad, un método que, en el caso de Pjanic y con los números en la mano, significaría asumir 45 millones de pérdidas en concepto de amortización. El verano pasado, en virtud de una operación de maquillaje económico con el Juventus que acabó con Arthur Melo en Turín, el Barça pagó 60 millones por el jugador balcánico.

Una cifra que ahora, según ha podido confirmado el ARA, los nuevos gestores culés buscan reducir a la hora de contabilizar la amortización. Sin que los auditores hagan la vista gorda, puesto que saben perfectamente que la maniobra de canje se hizo falseando el valor de mercado de los dos futbolistas implicados, no habría margen para poder ofrecerle la carta de libertad a Pjanic, una medida que ahora mismo está descartada para un activo deportivo caro y también devaluado como Philippe Coutinho. Con el brasileño, que tiene contrato hasta 2023, la realidad es terca y no se puede hacer la vista gorda.

Aleñá, a un paso del Getafe

Más fácil de resolver es la carpeta de Carles Aleñá, un fruto de La Masia que está a punto de poner punto final a su vinculación con el Barça. Tenía propuestas del Valencia y del Osasuna, pero finalmente se marchará al Getafe, el club en el que jugó cedido la segunda parte de la temporada pasada. El conjunto madrileño, en el que también juega su amigo y exblaugrana Marc Cucurella, pagará un traspaso de entre cuatro y cinco millones de euros y el Barça se reservará un porcentaje de una futura venta, cosa que ya ha hecho en los recientes traspasos de Junior al Leeds y de Konrad al Marsella. Aleñá, que no entraba en los planes de Koeman, dejará un agujero modesto en la masa salarial. Su sueldo es de los más bajos del equipo.

stats