Barça
Deportes 07/06/2021

Grau y Gómez Ponti señalan a Bartomeu en su declaración por el caso Barçagate

Los dos antiguos ejecutivos del Barça dicen que la monitorización de las redes era una idea del presidente que ejecutaba Jaume Masferrer

2 min
Roman Gómez Ponti

BarcelonaHa empezado el juicio por el caso del Barçagate con las vistas orales de dos de los acusados principales. El antiguo CEO de la entidad azulgrana, Òscar Grau, y el exjefe de los servicios jurídicos del club, Román Gómez Ponti, han sido los dos primeros investigados en declarar. El papel clave de Josep Maria Bartomeu como ideólogo, y el de Jaume Masferrer como ejecutor, han quedado reforzados a través de los testimonios de los dos acusados. El presidente y su mano derecha darán su versión en sede judicial más adelante. De momento la única fecha que tienen fijada es para declarar en la causa abierta con el administrador único de Mediapro, Jaume Roures.

Una hora y media ha necesitado cada encausado para responder a las preguntas de sus abogados, de los representantes de la acusación y de la Fiscalía. Tanto Grau como Gómez Ponti han coincidido en señalar a Bartomeu como el ideólogo de la contratación de la empresa I3 Venturas para la monitorización y la creación de estados de opinión a favor de la directiva y en contra de futbolistas y personalidades relacionadas con el club. Según fuentes presentes en la declaración, Grau habría señalado durante la vista que "si la orden venía de presidencia no se discutía".

Felipe Izquierdo, abogado de Cor Blaugrana (acusación popular), ha explicado a la salida de la sala que los dos acusados han defendido que era "Bartomeu quien decidió, a escondidas de la directiva, que se tenía que contratar a un grupo de empresas para hacer un servicio". Los dos acusados han negado cualquier tipo de responsabilidad en cuanto a la consolidación o ejecución de estos contratos. Carles Monguilot, abogado del Barça y presente como parte damnificada, ha reconocido que esta ha sido la tónica de las dos declaraciones.

El 1 de Octubre, el desencadenante

Grau y Gómez Ponti han apuntado también hacia Jaume Masferrer, hombre de la máxima confianza de Bartomeu, y Carlos Ibáñez, propietario de la empresa I3 Venturas. Izquierdo ha explicado que durante la vista los dos implicados han reiterado que era Masferrer quien ejecutaba las instrucciones de Bartomeu. "En dos visitas ya se cerró el acuerdo y el precio de los servicios", ha explicado el letrado, conocido en el entorno azulgrana por haber defendido a Jordi Casas, una demanda del cual acabó destapando el fraude fiscal del Barça en el fichaje, en 2013, del delantero brasileño Neymar.

Otro elemento que han puesto los encausados sobre la mesa es el desencadenante de la trama, el motivo por el que Bartomeu se interesó por crear estados de opinión en las redes. Los dos antiguos ejecutivos azulgranas han coincidido en señalar el 1 de Octubre como el punto de inflexión que llevó al expresidente a contratar los servicios de I3 Venturas. Bartomeu fue muy criticado por haber permitido que ese día, coincidiendo con el referéndum y las palizas policiales a los votantes, se jugara un Barça - Las Palmas en un Camp Nou a puerta cerrada.

Por otro lado, preguntado por uno de los abogados, Gómez Ponti ha desvelado que la auditoría externa del caso que el Barça contrató en PriceWaterHouseCoopers (PwC) le costó 600.000 euros a la entidad azulgrana.

stats