Entrevista al entrenador del Girona
Deportes 31/10/2021

Míchel Sánchez: “Nosotros jugábamos en la calle y éramos anónimos, los jóvenes de ahora están demasiado expuestos”

Jordi Bofill
6 min
Miguel Ángel Sánchez Muñoz "Míchel" entrenador del Girona FC

Caldes de MalavellaSe acerca lentamente, concentrado en su teléfono móvil. En la pantalla, el traductor al catalán. "Busco una palabra que no conozco, para entender un artículo que estoy leyendo", confiesa Míchel Sánchez (Madrid, 1975). "Podemos hacer la entrevista en catalán, me irá bien para practicarlo", dice el entrenador de un Girona que visita al Fuenlabrada (14 horas, Movistar LaLiga) dispuesto a enmendar cuanto antes mejor un inicio complicado que lo ha situado en la zona de descenso.

Se ha hecho muy viral en las redes sociales el hecho que estés utilizando el catalán.

— Hago caso de los consejos de mi madre, que siempre me ha dicho que me esfuerce para adaptarme ahí donde vaya. No es nada especial, sinceramente. Es una cuestión de empatía, de descifrar algo mejor este club y su ciudad. Porque no solo soy el entrenador del Girona, aquí vivo, ahora es mi ciudad, soy un ciudadano más. Y si se habla el catalán, como mínimo lo quiero entender para poder interactuar con las personas. Dominarlo ya me llevará más tiempo, que el idioma me resulta un poco complicado, sobre todo cuando habláis deprisa [ríe].

Los resultados no llegan del todo, pero en los últimos partidos tu propuesta ya se intuye de otro modo.

— Es cierto, ahora ya se empieza a ver el Girona que quiero. El equipo viene de una idea diferente y estamos inmersos en un nuevo camino. La plantilla está diseñada para el juego que quiero practicar, para el que siento que tenemos que hacer, pero es muy joven, y esto necesita un proceso, sobre todo de competitividad. Cada día estamos más cerca de lo que buscamos: ser un bloque fuerte y que reparta alegrías. Olvidémonos de sistemas, se tiene que instalar una mentalidad ofensiva. La mancha que pondría es que nos falta continuidad, pero tengo la esperanza de que la situación cambiará.

Aquello que no conocemos nos suele generar desconfianza. ¿Por qué crees que pasa?

— Por la incertidumbre que provoca. Si lo acompañamos de buenos resultados, parece que todo el mundo ve la luz. Cuando esto no pasa, como es el caso, aparecen las dudas. Dentro del vestuario no hay, esto lo puedo asegurar. Tenemos que pensar que los futbolistas juegan expuestos como no lo habían hecho nunca, porque el estilo exige riesgos, pero a la vez tenemos que sacar puntos. Nuestra filosofía implica que el equipo vaya hacia delante, seducir mediante este atrevimiento. Y no nos desviaremos, eh.

Pues lo más fácil habitualmente es desgarrarlo todo cuando va mal e ir a un método más seguro, si es que hay.

— Creo, honestamente, que esto es un activo que se verá con el paso de las jornadas. Tengo una espina clavada porque me siento muy valorado y lo quiero devolver con puntos. Pero estos puntos los quiero sumar con mi idea, sin engañarme a mí mismo. Dará resultados, estoy seguro. Lo conseguiremos siendo proactivos y dinámicos, identificando al aficionado con nuestro trabajo.

Hablas de una plantilla joven. La sociedad ha cambiado y ahora hay más facilidades en recursos, pero quizás está significando el efecto contrario, con menos sacrificios.

— El fútbol base ha evolucionado a mejor, pero el escaparate ha provocado que los jóvenes aterricen a la élite con un ego demasiado elevado por lo que han hecho en su trayectoria. Estos errores se tienen que corregir, porque hay que tener la humildad para entender que el crecimiento no se para. No sé cuáles son los motivos, quizás nadie les ha educado o les han protegido en exceso. Lo que está claro es que están demasiado expuestos, que se retransmiten torneos de niños muy pequeños y que cualquier niño con trece años ya tiene representante. Para mí es un error.

En tu época de futbolista, ¿qué pasaba?

— Todos sabían que yo destacaba de pequeño, pero nunca me habían puesto cara, no era el protagonista. Ahora cualquiera lo es y alimentamos un ego que todavía se está formando, sin haber madurado. Muchas veces se es importante demasiado pronto para las familias, los amigos y la gente. Nosotros jugábamos en la calle y éramos anónimos; mira ahora los juveniles, cuántos seguidores tienen en las redes sociales. Tienen nutricionistas, fisioterapeutas, mil personas a su disposición y unas condiciones de lujo. Y se está perdiendo la esencia más elemental de todas, el hecho de jugar por jugar, y, como consecuencia, demostrar. Hoy es "ponme en el campo para que te lo demuestre" y no funciona así, porque es "demuéstramelo y te pondré".

Míchel posando para el ARA .

¿Qué equilibrios haces en el vestuario del Girona?

— Para decir dos nombres: a Ureña le exijo que no se entrene mal ningún día, mientras que si Stuani un día no está bien no me preocupa. ¿Por qué les trato de formas diferentes? Stuani ya sé quién es, se ha construido un estatus y ahora nos olvidamos, pero antes de ser Stuani, hace 15 años fue Ureña. Ureña está por hacer, aunque haya llegado hasta aquí. Este es el concepto al que me refiero. Ya les dejo que se equivoquen, tomando decisiones en el campo, porque se tienen que equivocar, solo así pueden crecer, pero necesitamos resultados. El otro día mi mujer me hizo abrir los ojos diciéndome que soy yo quien no se tiene que equivocar, que estoy en Girona para ganar. Y es cierto, todo esto no valdrá si no tenemos resultados. Por eso les exijo también a los jóvenes.

¿Verse en descenso afecta mucho?

— Lo tenemos que traducir en un efecto positivo que nos estimule para salir de ahí. Y estar juntos, porque las sinergias que se creen fuera del campo se verán sobre el césped. Evolucionaremos hermanándonos, conectando entre nosotros, porque Ureña puede ser quien le dé una asistencia de gol a Stuani. Cuando las cosas van mal, te unes, todo el mundo rema en la misma dirección. Aprovechémoslo.

Se han perdido piezas del vestuario este verano que, junto con las que han ido yéndose en los últimos años, hace que la identidad se haya debilitado.

— Pues tendremos que compartir liderazgos y esperar a que algunos futbolistas den un paso adelante. Tanto yo como Quique Cárcel queríamos que renovara Aday, pero no pudo ser. Él habría sido importante por todo lo que representa, por el trabajo que hace en el vestuario, por el sentimiento de pertenencia. Los referentes conocen el club, la ciudad, saben cuándo se tiene que dar un toque de atención y cómo se tiene que entrenar en cada momento. Esto el Girona lo tiene que tener, y si no está Aday, Gumbau, Pere Pons y Granell, se tendrá que suplir. De manera natural, eso sí.

Tu no los eliges, ¿los líderes?

— De ninguna forma, en esto no me meto. Tienen que ser ellos los que asuman el rol. El futbolista a quien nunca puede engañar es a su compañero. Si alguien se hace el líder sin serlo, no triunfará. Y yo no puedo dar galones a nadie. Quizás Stuani es un líder dentro del campo, pero no fuera. ¿Qué sé yo? ¿Y si no le sale? ¿Le fuerzo? No, no lo haré. Yo lo que puedo hacer es que dos caracteres diferentes se avengan, porque si están alejados fuera del campo, también lo estarán dentro, y no nos interesa. Además, quiero dejar claro que las cosas muchas veces no son lo que parecen.

¿Qué quieres decir?

— Alucinaríais si supierais quién hace de líder en un vestuario. Quien menos lo aparenta es quien suele serlo. En el Girona, si te haces una composición del lugar, rápidamente piensas en Stuani, Juanpe, Borja o Juan Carlos. De acuerdo, pero hablemos de Arnau, con 18 años no se encoge, tiene una personalidad de la hostia y quizás en cuatro días se hace oír. O Terrats, que no habla nunca, pero pica piedra cada día y es un referente para el plantel. ¿Recuerdas aquello del futbolista anónimo que he dicho antes? Pues Terrats lo es, porque tiene unos valores y se le pueden copiar muchas cosas. Pero los liderazgos no surgen de la noche a la mañana.

¿Cómo lo detectas?

— En los pequeños detalles, porque no estoy las 24 horas en el vestuario. Pero me fijo en las comidas y en los viajes, quién está rodeado y quién va a lo suyo. Y lo detecto porque me corresponde saberlo. Esto es información, y quiero saber cómo respiran, si pasa nada, si todo va bien. Es que la vida es esto, relacionarnos, hablar, conversar, intentar ayudarnos los unos a los otros.

stats