Deportes 14/05/2021

Patri Guijarro: "Cuando nos lo pasamos bien, somos un equipo casi imparable"

6 min
Patri Guijarro, jugadora del Barça
Disponible en:

BarcelonaNo jugó hace dos años en Budapest. Patri Guijarro (Palma, 1998) se estaba recuperando de una lesión de larga duración y no pudo disputar la primera final de Liga de Campeones en la historia del equipo azulgrana. La lección, sin embargo, la aprendió, como el resto de sus compañeras. El objetivo fue claro: había que hacer cambios para volver a estar ahí y, esta vez sí, ganarla. Este domingo (21 h, Gol, Barça TV y Tv3), por suerte en plenas condiciones, la centrocampista volverá a plantarse en la final de la competición europea con un único objetivo: levantar la copa. Antes de partir hacia Göteborg, la azulgrana atiende al ARA con la ilusión de volver a bajar del avión con la Champions en las manos.

El primer título de la temporada lo levantasteis domingo. ¿Es difícil concentrarse de nuevo de cara a la final?

— El equipo está muy bien y yo, personalmente, me encuentro perfectamente. Venimos de ganar la Liga este fin de semana, pero esto no impide que ahora nos centremos en la Champions. Ya han pasado unos días desde la celebración. Está muy bien el trabajo que hemos hecho, ganar y celebrarlo y, obviamente, se tiene que hacer. Pero creo que este equipo sabe centrarse en lo que tiene delante. De hecho, muchas veces hemos tenido partidos de Copa o Liga entre las eliminatorias de Champions y hemos sabido no mirar más allá de lo que nos tocaba. Además, esta semana la tenemos limpia para preparar bien la final y esto todavía nos ayuda más.

A pesar de no ganar la Liga sobre el césped, pudisteis celebrarlo todas juntas, no como el año pasado.

— ¡Sí! Estábamos todas juntas después de llegar al hotel [después del partido contra el Granadilla]. Algunas ya querían ir a ducharse, otras no, pero claro, vimos que habían silbado penal [a favor del Espanyol] y teníamos que estar todas juntas [ríe]. Nos reunimos todas en el comedor y cuando señalaron el final lo celebramos. Fue espectacular. Ha sido un año complicado y, viendo que el año pasado también la ganamos pero no pudimos estar todas juntas, fue muy bonito y especial.

Veníais de ganar al Granadilla en un partido que os costó muchísimo. Además, el partido contra el Espanyol parecía el último en que el Levante se podría dejar puntos, pero las blanco-y-azules acabaron empatando. Todo cuadró a la perfección para que os proclamarais campeonas.

— ¡Totalmente! Nosotras íbamos con la mentalidad de ganar todo lo que nos queda y en cualquier momento el Levante podía pinchar. Lo que no imaginábamos, y menos ellas, que se están jugando la segunda posición para entrar matemáticamente a la Champions, es que empataran contra el Espanyol. Nosotras habíamos hecho el trabajo en un campo donde hacía tiempo que no ganábamos. La verdad es que fue un día redondo.

Con el título en el bolsillo, ¿el objetivo es acabar la temporada con todos los partidos ligueros ganados?

— Ahora nos tenemos que poner un objetivo y es este. Cuando estás compitiendo, necesitas objetivos para cumplir, además de los individuales y de los de la temporada que viene.

Habéis tenido un par de días de descanso. ¿Crees que han ayudado al equipo a poner toda la concentración en la final?

— Llevamos toda la temporada jugando domingo, miércoles, domingo, miércoles... No hemos tenido prácticamente ninguna semana limpia y esta nos ha ido muy bien para poder aprovechar y descansar, que también es muy necesario para cargar pilas y volver con fuerzas pensando en domingo.

A medida que se acerca la final de domingo, ¿te vienen recuerdos de cómo viviste la de Budapest hace dos años?

— No hacemos comparaciones, porque somos un equipo totalmente diferente. De hecho, desde aquella final, hemos cambiado el chip. Nos propusimos ser totalmente profesionales. No hemos parado de trabajar y entrenarnos. Físicamente es brutal el cambio que hemos hecho y yo creo que era lo que más teníamos que reforzar. El resto de equipos, de Francia e Inglaterra, eran superiores, físicamente un portento. Nosotras este año hemos mejorado muchas cosas, pero sobre todo hemos mejorado en este sentido.

¿La mejora táctica del equipo está a la altura de la física?

— El PSG es totalmente opuesto a nosotras. Ellas son anárquicas, muy físicas y muy rápidas. Nosotras, en cambio, somos ordenadas y queremos tener la pelota. Antes, esta diferencia de físico hacía que los rivales pudieran tener más facilidades y ahora es al contrario. Además, tácticamente estamos mucho más trabajadas y se nota que este equipo ya hace dos años que juega junto. Nos conocemos y estamos coordinadas a la perfección.

La meta después de Budapest fue volver a una final. Lo habéis conseguido, pero el objetivo no estará del todo logrado si no traéis la copa hacia Barcelona.

— Pensamos que todo el trabajo que hemos hecho está valiendo la pena y lo estamos consiguiendo. Obviamente no hemos acabado, porque todavía nos queda la final. Tenemos una nueva oportunidad y la queremos ganar. Pase lo que pase domingo nos sentimos orgullosas de todo el trabajo que estamos haciendo y de aquel cambio que hicimos en su momento para estar entre las mejores de Europa.

¿Qué sentiste cuando el árbitro silbó el final del partido contra el PSG?

— Fue muy emocionante y especial. Fue en casa, en el Johan, y con la afición en un año que ha sido difícil. Significó pensar que tenías una nueva oportunidad con este equipo y con este club. Es una nueva final de Champions. Hace dos años estábamos ahí, a las puertas y ya conseguimos un hito histórico. Ahora volvemos a hacer historia y nos sirve para decir que aquel punto de inflexión, aquel cambio que hicimos, ha valido la pena. Lo hemos vuelto a hacer y tenemos una nueva oportunidad de conseguir una cosa que todas soñamos y queremos.

Patri Guijarro y Leila Ouahabi celebrando el paso a la final de la Champions

¿Os sentís favoritas?

— Un equipo nunca se verá a sí mismo como favorito. Además, venimos con las mismas emociones: los dos equipos acabamos de ganar la Liga. Todo es muy parecido aunque seamos dos conjuntos muy diferentes. Llegamos a Göteborg de una manera muy similar y no creo que nadie pueda pensar que hay un favorito para la final.

¿Cuáles son los máximos peligros del Chelsea?

— Ellas, defensivamente y físicamente, son un portento. En su liga han demostrado que, con pocas ocasiones, son muy efectivas de cara a portería. Esto es lo que tenemos que intentar nosotras: conceder cuanto menos mejor, tener la pelota y tener muchas ocasiones.

Vuestros registros goleadores son extraordinarios, pero es cierto que en ocasiones clave el acierto en los últimos metros ha costado.

— Es una de las cosas en las que más estamos trabajando, sobre todo este año. Es cierto que llevamos una brutalidad de goles en todas las competiciones, pero viendo los precedentes, como la Supercopa contra el Atlético de Madrid o el Wolfsburg en la Champions el año pasado, es verdad que, en estos momentos clave, nos ha faltado eficacia. Contra el PSG se vio que hemos mejorado en este aspecto. Yo creo que este domingo lo tendremos todo de cara para volver a hacerlo.

Contra el PSG demostrasteis que también sabéis resolver los partidos cuando sufrís. ¿Ves posible que se repita esta situación domingo?

— Seguro que hay de todo, durante el partido, y tenemos que saber llevarlo. Contra el City ya lo demostramos. Es evidente que durante el partido habrá diferentes momentos, pero esto no tiene que significar que perdamos completamente el control. Tenemos que saber llevar el tempo y, aunque sea una final que puede implicar más presión o tensión, creo que nos sabemos adaptar muy bien y hacer que nos favorezca.

Patri Guijarro al frente de la celebración después de clasificarse por la final

¿El factor emocional os afecta?

— Todas hemos pasado por semifinales o finales. Son partidos que te pueden generar muchas emociones y que a veces son difíciles de controlar. Todas lo sabemos gestionar y tenemos un carácter y una personalidad que nos ha hecho llegar hasta aquí. El PSG era el mejor o de los mejores y podría estar perfectamente donde está el Chelsea o nosotras, y pudimos controlar estas emociones en los dos partidos. Tenemos precedentes buenos y este domingo será igual.

"A Budapest fuimos a vivir la experiencia y a Göteborg vamos a ganar", dijo Lluís Cortés en la rueda de prensa después del partido contra el PSG. ¿Así respira el equipo?

— Totalmente. A este equipo le gusta mucho jugar a fútbol, tener la pelota, disfruta y se lo pasa bien. A pesar de que durante el partido sufrimos, tenemos que seguir disfrutando sobre el césped. Si tenemos la pelota, nos lo pasamos bien. Si tenemos buenas sensaciones es muy difícil pararnos. Tenemos que ser nosotras mismas, con esta confianza, y disfrutar en el césped. Con confianza, somos un equipo casi imparable. En cada partido salimos a trabajar y a luchar, pero a también a divertirnos y a hacer lo que sabemos hacer. Al fin y al cabo, es lo que hacemos cada día entre nosotras. Lo decimos muy a menudo: en los entrenamientos competimos contra nosotras mismas y tenemos mucho nivel [ríe]. De cara al partido, es lo que intentaremos reflejar.

stats