Tenis
Deportes 18/01/2022

Cada vez más solo, Djokovic puede perder el número 1 mundial y un montón de dinero

Patrocinadores como Lacoste meditan romper el contrato con él, mientras que en España solo Vox le da la bienvenida

3 min
Novak Djokovic al aeropuerto de Melbourne

BarcelonaLa decisión del número 1 del tenis mundial, el serbio Novak Djokovic, de no vacunarse contra el covid-19 ha acabado marcando la agenda política de un montón de estados. Defendido por el gobierno del populista Aleksandar Vucic en su país, Djokovic ha visto cómo cada vez más países le cierran la puerta si quiere continuar compitiendo sin estar vacunado. El último, España. Así, la portavoz del gobierno español, Isabel Rodríguez, ha pedido al tenista serbio que se vacune para dar ejemplo. “Lo que tiene que hacer es vacunarse. No solo sirve ser bueno en la pista, sino que también se tiene que ser bueno en la vida”.

La normativa española, sin embargo, permite la entrada en su territorio sin estar vacunado si se presenta una prueba PCR negativa hecha los días anteriores, motivo por el cual Djokovic podría competir en España en los próximos meses. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, del Partido Popular, definió la actitud del serbio en Australia como “deplorable” apenas 24 horas después de decir que le daría la bienvenida a la ciudad para jugar el Mutua Open de Madrid de abril, puesto que “continúa siendo el número 1 mundial y un gran reclamo”. Martínez-Almeida quiso matizar las declaraciones añadiendo: “Cualquier tenista de primer nivel sería bienvenido, pero la actitud de Djokovic en Australia no me gustó”. Su compañera de partido y presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, también criticó al serbio diciendo que se tendría que vacunar: “No comparto su visión en este tema”. Solo Vox, en declaraciones de su portavoz Iván Espinosa de los Monteros, dejó claro que dan la bienvenida al serbio para competir en España, con tal de que cumpla la normativa, pero recordó: “Animaríamos a Rafa Nadal, porque queremos que gane un español”.

El culebrón del jugador de 34 años, pues, no se ha acabado. Si durante todo el 2021 no quiso explicar si estaba vacunado, en una temporada en la que pudo competir, puesto que los principales torneos permitían la entrada de los jugadores sin saber si estaban vacunados, haciéndoles tests diarios en un sistema de burbuja, esta temporada 2022 el serbio admitió que no está vacunado cuando pidió el visado de entrada en Australia –donde estos días se juega el primer Grand Slam de la temporada– acogiéndose a una norma que permite entrar al país sin la vacuna si acabas de pasar la enfermedad. Un error en el proceso para pedir el visado –no incluyó que en los 15 días anteriores había pasado por un tercer país, España– y las sospechas de que había participado en actos públicos en Belgrado a pesar de ser positivo acabaron llevando al gobierno australiano a deportarlo. En las últimas horas el gobierno francés ha cambiado su ley y obliga a todos los deportistas que quieran competir en su país a estar vacunados.

Los patrocinadores, enfadados

Djokovic, pues, podría perder el número 1 mundial si no puede competir en muchos torneos. El entorno del serbio continúa sin informar si se vacunará, mientras que los primeros patrocinadores del jugador meditan romper el contrato con él porque da mala imagen. La marca francesa Lacoste admitió que quieren hablar con el tenista para repensarse la relación, nacida en 2017. La marca francesa está preocupada por la mala imagen que da un jugador que, si no se vacuna, no podría jugar en junio en Roland Garros, la cita más importante del año para una marca muy vinculada al tenis, puesto que fue fundada por Henri Lacoste, ganador de 7 Grand Slams en los años 20. Djokovic ingresa unos 26 millones de euros cada temporada gracias a los contratos de publicidad con marcas como Asics o la también francesa Peugeot, que continúan pendientes del caso, puesto que el jugador podría quedarse sin jugar algunos de los torneos más importantes de la temporada si no se vacuna. Ahora mismo solo podría entrar, si la ley no cambia, en el Reino Unido para jugar en Wimbledon. Y sin jugarlos, dejaría de ser número 1. Pero también dejaría de ganar dinero, ya la temporada pasada ingresó 9 millones de euros de premios en los torneos que ganó.

stats