Inmobiliario
Economía 07/12/2021

Las autoridades chinas intervienen en la gestión de Evergrande por un nuevo riesgo de impago

El banco central chino rebaja las reservas en el sector financiero

ARA
3 min
Un edificio de oficinas de Evergrande a la ciudad china de Shanghai.

BarcelonaLa inmobiliaria china Evergrande, que acumula problemas financieros desde el verano por culpa de su elevado nivel de endeudamiento, creará una comisión de control de riesgo supervisada por el gobierno para "mitigar y eliminar riesgos futuros". Las acciones de la compañía han rebotado en la Bolsa de Hong Kong después de caer el lunes a su mínimo histórico debido a la advertencia hecha por la dirección el pasado viernes de que podría tener que dejar impagados varios abonos de los intereses de bonos corporativos.

Concretamente, los títulos del gigante chino cerraron la jornada del lunes con una caída de más del 19%, pero la creación de la comisión de control de riesgo ha hecho rebotar el precio de las acciones un 1,1% a las 10 de la mañana (hora de Catalunya), a pesar de que en algunos momentos del día el incremento ha rozado el 5%.

La empresa explicó el pasado viernes que había recibido una demanda para que abonara 230 millones de euros correspondientes a los intereses de bonos corporativos y admitió que podría encontrarse en la situación de no tener suficiente liquidez para hacer frente al pago, por lo cual tendría que dejar el bono impagado. Además, el grupo aseguró que estaba estudiando una reestructuración de su deuda corporativa colocada fuera de China. Según Reuters, varios tenedores extranjeros no han recibido 73 millones de euros de un pago anterior, que expiraba el lunes después de un periodo de gracia de 30 días, cosa que representaría el primer impago offshore de la compañía.

En total, Evergrande debe 303 millones de euros, que es una cifra equivalente a las acciones vendidas el mes pasado por el consejero delegado de la empresa, Hui Ka Yan, que ha pasado de controlar el 77% de la propiedad al 68%. Fuentes de la empresa declinaron aclarar si los ingresos obtenidos por Hoy con la operación se destinarían a devolver deudas.

Ante esta situación, las autoridades provinciales de Guangzhou –la antigua Cantón, donde tiene la sede la compañía– intervinieron para crear el grupo de trabajo de control de riesgos, cosa que ha aportado tranquilidad a los inversores, momentáneamente. El riesgo principal del impago de un bono, aunque solo sea parcialmente, es que da derecho al resto de acreedores a reclamar inmediatamente la devolución de su dinero, en un proceso conocido como insolvencia cruzada.

Evergrande es la segunda inmobiliaria de China y acumula un pasivo de aproximadamente 265.000 millones de euros. En los últimos meses el grupo ha conseguido levantar unos 5.000 millones de euros entre ampliaciones de capital, la venta de su filial de vehículos eléctricos y la salida a bolsa de su división de gestión inmobiliaria, una cifra insuficiente para hacer frente a las deudas que acumula.

Una quiebra o una suspensión de pagos del grupo tendría un impacto directo en la economía china, en particular sobre la industria bancaria, puesto que afectaría a los más de 120 bancos chinos que han prestado fondos a Evergrande, según un informe filtrado el verano pasado.

En 2018 el Banco Popular de China (BPX, el banco central del país) dijo que conglomerados como Evergrande representan un "riesgo sistémico " para el país, pero una vez han salido a la luz pública los problemas financieros del grupo, tanto el regulador monetario como el gobierno de Pekín han insistido en que una sola empresa no hará tambalear ni al sector financiero ni al sector inmobiliario del gigante asiático. De hecho, tanto el BPX como el gobierno y los reguladores financieros han vuelto a decir que la situación es "controlable".

Más estímulos al sector bancario

La subida a bolsa de las acciones de Evergrande también se explica por los nuevos estímulos monetarios anunciados por el BPX, que ha recortado este lunes en 0,5 puntos porcentuales los requerimientos de reservas a los bancos. Esto supone que el sector financiero dispondrá de 166.000 millones de euros adicionales de liquidez. Es la primera vez que el BPX flexibiliza su política monetaria desde el estallido de la pandemia.

El politburó del Partido Comunista Chino –el partido único del régimen– también ha indicado que el gobierno y el conjunto de instituciones económicas del estado mantendrán una política monetaria "flexible" acompañada de una política fiscal expansiva. Los temores a las repercusiones de Evergrande se añaden a los problemas logísticos que afectan al conjunto de la industria mundial –en donde China tiene una parte central como uno de los grandes exportadores de bienes intermedios y de consumo– y a los temores por el impacto de nuevas variantes del covid-19, especialmente el ómicron.

stats