La recuperación pos-covid
Economía 17/11/2021

El BBVA constata que la ocupación crece más que la economía

La dependencia del turismo extranjero lastra la recuperación en Barcelona en comparación con el resto de Catalunya

4 min
Imagen de archivo de Miguel Cardoso, economista en cabeza de BBVA Research.

BarcelonaLa recuperación del mercado de trabajo avanza con más fuerza que el crecimiento económico en Catalunya. Así lo ha constatado el BBVA, que este miércoles ha publicado su informe de coyuntura económica para Catalunya: el número de trabajadores con trabajo ya superó los niveles previos a la pandemia en el tercer trimestre de 2021, mientras que el producto interior bruto (PIB, el indicador que mide la actividad económica) fue un 6,5% inferior al último trimestre de 2019.

En comparación con el resto del Estado, el menor impacto del Brexit y, a principios de año, de la tormenta Filomena permitieron que Catalunya tuviera un ritmo de crecimiento superior, mientras que el aumento de las restricciones impactó más negativamente en la economía catalana durante el segundo trimestre de este año. Ahora bien, a medida que las restricciones de movimientos y al consumo se fueron levantando con el paso de los meses, la actividad ha ganado fuerza en Catalunya. A este elemento también se tiene que añadir la reanudación del comercio a nivel internacional, que ha favorecido mucho las exportaciones catalanas.

En este sentido, sectores como el ocio y la restauración son los que más han incrementado la actividad gracias al final de las restricciones. Estos dos sectores son, justamente, los que más dinamismo han mostrado a partir de septiembre, puesto que han incrementado en octubre la facturación hasta niveles un 40% superiores a los de antes de la pandemia, de acuerdo con los datos recopilados por el BBVA a través de los pagos con tarjeta de crédito.

La recuperación se ha notado también a nivel laboral, puesto que el número de puestos de trabajo al acabar el septiembre ya era un 0,1% superior en diciembre de 2019, cuando estalló la pandemia. Esta buena marcha de la ocupación se mantendrá, según Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research. El estudio del banco de origen vasco espera que en Catalunya se creen unos 215.000 lugares de trabajo entre los años 2020 y 2021, "la contribución más grande" a la ocupación de todas las comunidades, ha recordado Cardoso.

A pesar de esto, el economista constata que, tanto en Catalunya como España, la recuperación está siendo "menos intensa" de lo que se preveía hace unos meses. También influyen factores externos, como el incremento de los precios de la energía y de las materias primas, los problemas de suministro en la industria a nivel global y la escasez de ciertos bienes intermedios, como por ejemplo los microchips, que han obligado a reducir o incluso parar la producción en algunos de los sectores claves de la industria catalana, como la automoción. De este modo, en verano el BBVA esperaba que el PIB catalán crecería por encima del 6%, mientras que en esta nueva edición del informe ha rebajado la cifra hasta el 5,3% y el 5,6% para los años 2021 y 2022, respectivamente, unas tasas ligeramente mejores que las que pronostica para España.

Estos cuellos de botella y la tendencia al alza de los precios preocupan a la industria, un hecho que se ha notado en la inversión de las empresas, que aumenta más lentamente de lo que esperaba el BBVA. En una línea similar, las familias han contenido el gasto durante meses y ahora acumulan unos nivel de ahorro "forzoso" destacable: por ejemplo, la cantidad acumulada en depósitos bancarios por los catalanes se encontraba el tercer trimestre de 2021 un 15% por encima de los niveles precovid, una tasa de ahorro superior en 3,5 puntos a la media de España. "Este ahorro está ahí y puede apoyar al consumo" a medida que se recupere la ocupación y la actividad económica y, por lo tanto, las familias vean cómo se disipan las dudas sobre su situación económica, espera el BBVA.

La falta de turismo castiga Barcelona

El gasto y las exportaciones, pues, son el motor del crecimiento económico de los últimos meses. Ahora bien, el crecimiento es desigual dentro del territorio catalán. A pesar de que tradicionalmente Barcelona y su área metropolitana es la región más activa del país, con la pandemia está siendo la más castigada debido a la fuerte dependencia de la llegada de turistas extranjeros.

Según los datos de gasto recogidos por el BBVA, las demarcaciones de Tarragona, Lleida y, sobre todo, Girona, han visto incrementos muy superiores de la actividad económica que Barcelona. Esta última demarcación es la que ha registrado incrementos más bajos de la afiliación de trabajadores a la Seguridad Social que las otras cuatro. Cardoso atribuye este hecho a la mala evolución del turismo internacional en comparación con el turismo interno, tanto catalán como español.

La baja entrada en el país de visitantes extranjeros impacta mucho más en Barcelona, sobre todo por el "turismo de congresos" -muy parado desde que estalló la pandemia- y por el "turismo urbano" que se concentra en Barcelona. En cambio, proporcionalmente Tarragona, Lleida y Girona han podido recuperar más parte de la actividad turística gracias a acoger a visitantes del resto de Catalunya y también llegados del resto de España. Además, el área metropolitana de Barcelona -que acumula la mayoría de la población- es el principal emisor de turistas internos en el resto de Catalunya.

stats