Educación
Economía 24/04/2022

Las escuelas de negocios resisten la pandemia a pesar de las pérdidas

Los centros sufrieron un fuerte impacto por su dependencia de los alumnos extranjeros y los requerimientos de presencialidad

3 min
Un profesor del Iese impartiendo clases online durante la pandemia.

BarcelonaCuando desde instituciones públicas, patronales, organizaciones y empresas se destaca la capacidad de Barcelona para atraer empresas, se citan varios factores: trabajadores preparados con sueldos competitivos, un coste de la vida asumible en comparación con otras capitales europeas, las buenas conexiones de transporte que tiene la capital catalana, un sector tecnológico al alza y escuelas de negocios de primer nivel mundial.

Este último ingrediente de la fórmula Barcelona, las escuelas de directivos, sufrió el impacto con la crisis derivada del covid, los confinamientos y las restricciones, con un problema por encima de todos: los estudiantes internacionales, fundamentales para las escuelas, dejaron de venir por los cierres de fronteras y la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia. 

Como consecuencia de todo, las principales escuelas de negocios de Barcelona, lideradas por Iese y Esade —las más reconocidas internacionalmente— han sufrido fuertes caídas de la facturación y han conocido las pérdidas en sus últimos dos años (ved gráfico). Las cifras son concluyentes. Solo Esade mejoró las ventas del curso 2020-2021 respecto a las que tenía antes de la pandemia. En el resto de los casos, tanto Iese como las más pequeñas (Barcelona School of Management y Eada) han visto caer las ventas.

Situación de les principales escuelas de negocio
Facturación y beneficios en millones de euros y variación de la facturación en el periodo 2019-2021 en percentatge

var. 19-21

+6,2%

var. 19-21

-18,4%

112,8

109,9

103,5

102,8

98,1

FACTURACIÓ

92,1

var. 19-21

-5,2%

var. 19-21

-13,5%

20,8

19,1

20,0

18,5

18,1

18,0

20-21

20-21

20-21

20-21

19-20

18-19

19-20

18-19

18-19

19-20

19-20

18-19

+4,0

BENEFICIS

+0,7

+0,48

+0,4

+0,3

+0,16

20-21

20-21

19-20

19-20

18-19

19-20

20-21

20-21

18-19

19-20

18-19

18-19

-0,1

-0,3

-0,7

-0,8

-1,0

-2,3

var. 19-21

+6,2%

var. 19-21

-18,4%

112,8

109,9

103,5

102,8

98,1

FACTURACIÓ

92,1

20-21

20-21

19-20

18-19

19-20

18-19

+4,0

BENEFICIS

+0,7

+0,4

+0,3

19-20

19-20

20-21

20-21

18-19

18-19

-0,7

-2,3

FACTURACIÓ

var. 19-21

-5,2%

var. 19-21

-13,5%

20,8

19,1

20,0

18,5

18,1

18,0

20-21

20-21

18-19

19-20

19-20

18-19

BENEFICIS

+0,48

+0,16

20-21

20-21

18-19

19-20

19-20

18-19

-0,1

-0,3

-0,8

-1,0

var. 19-21

+6,2%

var. 19-21

-18,4%

112,8

109,9

103,5

102,8

98,1

FACTURACIÓ

92,1

20-21

20-21

18-19

19-20

18-19

19-20

+4,0

BENEFICIS

+0,7

+0,4

+0,3

19-20

19-20

20-21

20-21

18-19

18-19

-0,7

-2,3

FACTURACIÓ

var. 19-21

-5,2%

var. 19-21

-13,5%

20,8

19,1

20,0

18,5

18,1

18,0

20-21

20-21

18-19

19-20

19-20

18-19

BENEFICIS

+0,48

+0,16

20-21

20-21

18-19

19-20

19-20

18-19

-0,1

-0,3

-0,8

-1,0

El caso de Iese es paradigmático. La escuela de negocios decana de Barcelona y vinculada al Opus Dei es la que históricamente ha figurado más arriba en los rankings mundiales de másteres para directivos y está considerada una de las mejores del mundo. En la escuela insisten en que la competencia la tienen “al otro lado del Atlántico”, lo que explica parte de los problemas que ha tenido desde la pandemia: es la escuela que ha visto caer más los ingresos desde antes de la pandemia debido al elevado porcentaje de alumnos extranjeros que tiene. La escuela explica que también invirtió en "una nueva estructura organizativa", en unos planes de becas más amplios, en protocolos de seguridad sanitaria e inversión tecnológica. Iese se encontró con “muchos programas pospuestos y también algunos de cancelados” y de aquí la caída de ingresos. En total, perdió 2,3 millones en el peor curso pandémico, pero en el 2020-2021 ya volvió a los beneficios, según ha podido saber el ARA. 

En Esade, el histórico rival de Iese en Barcelona y vinculado a los jesuitas, la recuperación ha sido más notoria. El curso pasado se situó en un beneficio de cuatro millones de euros, una cifra elevada en el contexto histórico de la institución. Esade, que ofrece también estudios de derecho (y que, como Iese, en los últimos tiempos ha apostado fuerte por su escuela en Madrid), ha conseguido elevar la facturación hasta el umbral de los 110 millones en el conjunto de sus sedes, cuando antes de la pandemia estaba en los 103. Fuentes de la escuela han explicado a este diario que miran al futuro “con optimismo” y que en el ejercicio en curso (2021-2022) han sumado más de 1.800 nuevos alumnos, cifra superior a la prevista, con un aumento del 20% respecto a los que tenía antes del covid.

La nota más negativa que ha vivido en los últimos años Esade es el hecho de que Creapolis, el hub empresarial que tiene en el campus de Sant Cugat, entró en concurso de acreedores con una deuda de 34 millones de euros. Todo ello deriva del impacto del covid, como avanzó el ARA, y de la última sentencia que le impide alojar empresas, base del modelo de negocio de Creapolis.

Los pequeños no se escapan del impacto

Pero tampoco la Barcelona School of Management (BSM) de la Universitat Pompeu Fabra ni Eada han conseguido esquivar el golpe. La BSM ha visto caer un 5% la facturación en los dos últimos cursos. Según explican desde la escuela, todavía notan el efecto de la bajada de matrículas derivada del covid. A pesar de esto, aprovecharon la pandemia para hacer inversiones de cara a hacer posible la docencia híbrida (online y presencial) y, para el actual curso, prevén recuperar el volumen de negocio de antes de la pandemia. 

Una situación similar ha sufrido Eada, que ha visto como los ingresos caían un 13%. La escuela también aceleró durante los peores meses de la pandemia la implantación del modelo híbrido haciendo las correspondientes inversiones. De cara al futuro más inmediato, Eada ha entrado en un nuevo segmento, el de los grados universitarios internacionales, de la mano de una alianza con la francesa SKEMA Business School y espera que esto impulse su facturación. 

Hasta ahora había habido muchas formas de explicar el impacto económico de la pandemia en Catalunya, con el descalabro del PIB, el boom de empleados en ERTE , los nefastos resultados del Barça o las pérdidas de Seat. También se podrá recordar de este bienio que, durante el covid, las cuatro escuelas de negocio de Barcelona tuvieron pérdidas.

stats