Empresas
Economía 13/12/2021

El ETT digital Jobandtalent, el último 'unicornio' español

El portal de ocupación madrileño ya se valora en más de 2.000 millones de euros

3 min
La semana pasada el gobierno español aprobó la ley 'start-up' para atraer empresas de este perfil.

La lista de unicornios en España se ensancha. La plataforma tecnológica de ocupación Jobandtalent ha dado el salto al exclusivo y pequeño grupo de empresas fundadas en el Estado y valoradas en más de 1.000 millones de euros. El golpe de suerte: una ronda de inversión de 440 millones de euros el 1 de diciembre que sitúa la valoración de la compañía en más de 2.000 millones de euros, según explicó la empresa en un comunicado.

Con esta start-up, España suma ya seis unicornios, un humilde rebaño si se compara con la cantidad de tecnológicas que han conseguido este título en el resto del mundo, en especial en los Estados Unidos. En este club selecto hasta ahora estaban las catalanas Glovo (la aplicación de reparto a domicilio), eDreams (agencia de viajes online), Wallbox (empresa de cargadores para coche eléctrico) y Letgo (plataforma de compraventa de segunda mano), a pesar de que esta no tiene su sede social en España. La lista de unicornios españoles la completa la compañía de movilidad bajo demanda Cabify.

Hace tiempo que los fondos de capital riesgo ven en estas tecnológicas una oportunidad de inversión. En el caso de Jobandtalent, la última megaronda fue liderada por Kinnevik, así como Softbank, si bien también entraron hasta cuatro fondos de inversión más. Pero quien tiene el control de la compañía son los fondos Softbank, Atomico y Seek.

Presencia internacional

Fundada en Madrid en 2009 por Juan Urdiales y Felipe Navío, pero con sede social en el Reino Unido –su principal mercado–, después de la inyección de dinero el objetivo es ampliar los servicios que ofrece. Ahora funcionan como una ETT convencional pero completamente digital. Trabajan para más de 1.000 compañías y destacan las del sector del transporte, el reparto y la industria ligera. Además, tiene presencia en 8 países diferentes, entre los cuales están Suecia, Portugal, Colombia y México. Jobandtalent cerró el año 2020 con unos ingresos de 370 millones de euros y, según los cálculos de la empresa, esperan cerrar 2021 logrando los 1.000 millones, mientras que se marcan el hito de los 2.000 millones de euros para el año que viene.

Ahora bien, este portal de ocupación no siempre ha vivido momentos dulces. O, como mínimo, no sus trabajadores. En el año 2016 Jobandtalent echó a 120 empleados con el objetivo de conseguir más rentabilidad en el menor tiempo posible. Gran parte de aquellos trabajadores eran personal técnico e ingenieros de programación que vivían en España. Hoy, en cambio, la plantilla supera el millar de trabajadores, pero solo un 30% residen en el Estado. 

Aquella reducción coincidió con un cambio en el modelo de negocio: del clásico portal web de una ETT a una firma especializada en ofertas laborales de poca calificación que funciona, sobre todo, a través de la aplicación móvil. Después de este último salto al club de los unicornios, el tiempo dirá si el futuro que le espera a la start-up es el crecimiento a través de nuevas ampliaciones financiadas por fondos de inversión o una salida a bolsa.

Hace tiempo que el gobierno español trabaja por consolidar la presencia de unicornios en España, en especial del sector tecnológico. El último paso lo ha dado esta misma semana con la aprobación de la ley start-up , que amplía los beneficios fiscales y reduce las trabas administrativas para atraer a inversores hacia estas sociedades. 

La preocupación principal del ejecutivo español es la fuga de empresas. Es decir, que los unicornios españoles que van apareciendo acaben trasladando su sede al extranjero o aceptando ofertas de compra de empresas más grandes porque no pueden cerrar rondas lo suficientemente importantes en el Estado. De hecho, tanto Jobandtalent como Letgo tienen la sede en el extranjero (la primera en el Reino Unido y la segunda en los EE.UU.). En su momento, la empresa justificó el cambio de sede social “por los intereses de los inversores”. Desde el ministerio de Economía insisten en que los cambios normativos quieren ser “beneficiosos” para el conjunto de empresas con el objetivo de que los inversores encuentren el mejor clima para invertir y favorecer.

stats