África
Internacional  /  África 30/08/2022

¿Bebido en las calles de París? Lo que los medios del Marruecos silencian de su rey

La vida privada de Mohamed VI vuelve a estar en el punto de mira después de un polémico vídeo grabado en la capital francesa

Ricard G. Samaranch
3 min
Una imagen de archivo del rey del Marruecos, Mohamed VI.

TúnezLa semana pasada un vídeo de unos cuatro segundos se hizo viral en las redes. Grabado con un teléfono móvil desde un coche, se ven media docena de hombres en las calles de una ciudad que parece París. Un zoom permite ver que en el centro del círculo hay un hombre que apenas se mantiene derecho, aparentemente, por el efecto del alcohol. Se trata de Mohamed VI, el rey del Marruecos, como se exclama sorprendido el autor del vídeo, que se corta enseguida cuando un hombre se acerca alarmado. Presuntamente, es uno de los miembros del equipo de seguridad del monarca.

A pesar del escándalo mayúsculo, ningún medio de comunicación se ha hecho eco del vídeo en Marruecos, donde la prensa cada vez está más amordazada. La vida privada del rey es una línea roja, y más todavía cuando es noticia por un motivo malo. Por lo tanto, no ha habido ningún tipo de comunicado oficial de la casa Reial aclarando si se trataba realmente del rey, de cuándo era el vídeo y cuál era la razón por la que Mohamed VI tambaleaba. Y cuando los canales oficiales no dan ninguna información, el terreno queda abonado para todo tipo de rumores. Y sobre la vida privada del rey del Marruecos, hay muchos: desde su presunta homosexualidad hasta el hecho de tener una enfermedad terminal que lo llevaría a visitar a menudo la capital de Francia para tratarse.

El hecho de que la casa real guarde silencio no quiere decir que los servicios de seguridad no cuenten con una legión de troleso perfiles falsos, con el fin de intoxicar las redes sociales. Ali Lmrabet, un periodista marroquí disidente exiliado en Catalunya, comentó con ironía la situación en Twitter: "Algunos desequilibrados que hace solo unos días se me echaron encima por haber explicado que el rey estaba enfermo y no se podía mantener derecho utilizan ahora mis argumentos para defender a Mohamed VI [alegando que el motivo del aspecto que presenta en el vídeo es la enfermedad y no el alcohol]". Y es que más vale un rey enfermo que borracho, sobre todo cuando tiene el pomposo título de "príncipe de los creyentes" y presume ser descendente directo del profeta Mahoma.

¿Monarquía absolutista?

A pesar de ser, en teoría, una monarquía parlamentaria, el sistema político en Marruecos se asemeja más a una monarquía absolutista. Los gobiernos elegidos democráticamente en las urnas tienen un poder limitado porque son los consejeros del rey, lo que se conoce como los miembros del majzén, quienes toman las decisiones importantes. Por eso, la controvertida vida privada del monarca, disoluta y rodeada de lujos según se comenta, es un motivo de queja, aunque solo esté en las redes sociales o entre la comunidad emigrada. "¿Qué hace Mohamed VI en París cuando su país atraviesa una fuerte crisis económica, en una situación de sequía y con una juventud que no cree en nada?", ha tuiteado Lmrabet.

La ostentación que hace a menudo el rey de su riqueza, valorada en unos 5.000 millones de euros, contrasta con la austeridad que proyectaba su padre, Hasán II, y no se ajusta con la política de marketing de la casa real que lo definió cuando ascendió al trono como "el rey de los pobres". Esta nueva actitud del rey se asocia a Marruecos con su relación con los hermanos Abu Baker y Otman Azaitar, dos boxeadores criados en el seno de la diáspora marroquí en Alemania. Los hermanos Azaitar están prácticamente instalados en el Palacio Real, viajan siempre con Mohamed y participan en sus fiestas, por lo cual la prensa extranjera los denomina con un punto de sarcasmo "su nueva familia". Además, ellos no se están de exhibirse en las redes sociales con los regalos que les ofrece el rey, incluidos coches deportivos.

Su estrecha relación con los hermanos Azaitar, presentes en el vídeo mencionado, empezó sobre todo el 2019 después del divorcio de Mohamed VI con Lalla Salma, con quien tiene dos hijos, la princesa Khadija y el príncipe heredero, Hasán. Los hermanos Azaitar actúan como si fueran los favoritos del rey y se comenta que una vez forzaron los servicios de seguridad a movilizarse para encontrar un perro que habían perdido por las calles de Rabat. El majzén detesta a los dos boxeadores, a quienes considera unos "gánsteres", porque representan un peligro serio para la imagen de la monarquía y, por lo tanto, una mala influencia para Mohamed VI. De hecho, se sabe que han sido procesados en Alemania por múltiples delitos, entre los cuales robo, fraude, agresiones físicas y tráfico de drogas.

stats