Media 17/06/2022

Andreu Buenafuente y Berto Romero: "Nosotros no lanzamos ninguna proclama, nos reímos de nosotros mismos"

5 min
Buenafuente y Romero, al nuevo plató de 'Nadie sabe nada'

BarcelonaDespués de nueve años en la SER, el programa de improvisación de Andreu Buenafuente y Berto Romero Nadie sabe nada hace un cambio de etapa y será, a la vez, radiofónico y televisivo. El dúo ha fichado por HBO Max, que quiere ofrecer formatos nuevos, más allá de la ficción y los documentales. "Estamos haciendo cosas muy variadas, experimentando", explica Miguel Salvat, responsable de contenido original en España de la plataforma. Se estrena este sábado.

Con perdón por la pregunta, ¿cómo se prepara un programa de improvisación?

— Romero: Parece un contrasentido, ¿no? Pero en el caso del salto a HBO Max ha habido un trabajo bastante esmerado para trasladar el programa a la pantalla sin traicionar su formato. Corría el peligro de que la mecánica de la televisión se cargara un programa que no deja de ser un podcast conversacional. El miedo de que todo lo que prepares o preproduzcas mate la improvisación. Lo que hemos hecho ha sido concentrarnos en montar un equipo de televisión muy potente, que funcione como un músico de jazz: tiene que seguir a un músico que está improvisando, pero yendo detrás, no delante. Y ha funcionado, porque acabado el primer día de filmación me sorprendí: ni me había dado cuenta que había cámaras.

Lo que se llama la radio en colores, rara vez funciona. ¿Cómo os habéis conjurado para que funcione?

— Buenafuente: Claro, tú vas a hacer radio, sin maquillar, sin iluminación, una pared descascarillada, dos cámaras básicas... Esto ha sido siempre una anomalía, así que nos dijimos: ¿por qué no lo hacemos bien? Siguiendo la esencia radiofónica, pero haciendo bien el vídeo. Al final, todas las zarpas que tiene la televisión, que siempre lo manipulan todo, aquí no pueden entrar demasiado, porque lo único que hay que hacer es retransmitir un evento de improvisación.

La conversación no se acaba nunca, claro, pero después de nueve años, ¿os da miedo agotar la fórmula?

— B: ¡Mientras tengamos salud y ganas!

— R. Yo tuve la duda, hacia la temporada cuarta o quinta: el miedo a acabar hablando siempre de las mismas cosas. Y efectivamente pasa, pero de alguna manera lo hemos ido cambiando y el programa se va nutriendo de lo que nos pasa a nivel cotidiano. A su vez, ir a HBO Max ha sido como echar gasolina al fuego y un estímulo.

— B: El programa nos permitirá dar el salto a América, que era una asignatura pendiente. La versión podcast se ha beneficiado del acceso mundial, y de allí nos llegaba un feedback muy potente. Pues bien, ahora marcharemos a México y Buenos Aires. Vendrán cosas buenas y líneas de trabajo nuevas.

Hablando del universo propio del programa, Berto, tus hijos se han convertido en un tema frecuente.

— R: Pero ahora hablo menos de ellos, porque se van haciendo grandes y tienen una intimidad que hay que respetar. Es diferente de un bebé, pero cuando crecen... Bien, todavía puedo hablar del gato.

— B: Yo me encuentro con que mi hija primero alucinaba y ahora encuentro que me dice: "¿Quieres esto para el Nadie?" ¡Ostras no, no vamos bien! (Riu)

¿Te cobra las ideas?

— B: ¡No!

— R. Hoy mismo, he dicho a la familia: "Tengo una idea para hacer en el Nadie". ¡Y han empezado a opinar todos! Que si ve algo más allá, que si así o asá. Y les he tenido que decir: "¿Qué estáis haciendo? ¡Que esto lo tengo que hacer yo!" He tenido que parar máquinas.

Había quién decía que la radio tradicional quedaría arrasada por el mundo digital, que era un medio viejo. Pero tenemos la radio a la carta y los podcasts a todo gas. ¿Creéis que habéis contribuido a esta modernización del medio?

— B: Modestamente, hemos jugado nuestro papelito. Cuando nos dijeron "Pasáis del verano a los sábados a la una del mediodía", pensamos "¿Quieres decir que esto está bien?" Yo soy un romántico de la radio convencional, pero en los entornos digitales se están haciendo cosas muy vivas, muy incorrectas. Si las cadenas están listas, lo aprovecharán. La relación entre los dos mundos será de convivencia.

— R. La radio es el enfermo eterno. Como la literatura, el cine... Pero, como Jurassic Park, la vida se abre camino y no sabes nunca por dónde. Y ha aparecido el podcast y hemos entendido que no solo no estaba muerta, la radio, sino que estaba de parranda. Y nosotros hemos tenido la suerte de hacer un programa que podcasteaba. Los youtubers o podcasts son casi hijos del reality, de la idea de compartir tu vida como una corriente continua de pensamiento. La gente se engancha no tanto por lo que explicas sino para ser parte de tu vida. En cambio, nosotros hemos llegado por el gusto por la improvisación que nació de trabajar juntos en programas de tele convencionales. Nos hacía mucha gracia cuando el programa se rompía, y nos dijimos: "Pues invirtamos la polaridad y hagamos un programa roto de entrada y todo el rato".

El título es bien nihilista.

— B: Es que somos bastante autoparódicos en las prescripciones personales. Hoy todo el mundo es prescriptor, y nosotros en cambio no lanzamos ninguna proclama, nada de dogmas: nos reímos de nosotros mismos y ya. Y a veces ganas no faltan, de decir algo sobre la situación política, ¿eh? Pero entendimos que no es el momento.

Buenafuente y Romero en el nuevo plató de 'Nadie sabe nada'.

La química vuestra es una vuelta de rosca a la figura clásica del payaso serio y el payaso alocado.

— R: Pero esto ha cambiado, ¡porque ahora le hago yo de padre! Una cosa inaudita, no me lo esperaba... Es que aquí no hay plan, de verdad.

— B: Es el ciclo de la vida, yo cuidé a Berto cuando empezaba y ahora él me tiene que cuidar a mí.

¿De qué te tiene que cuidar?

— B: Me estoy volviendo en la típica persona grande a la cual le da todo un poco igual, y Berto lo sufre. Bueno, lo sufre y lo disfruta. [Berto ríe] He encontrado el zapato de mi pie. A mí lo que me gusta es hacer el burro.

Hay una emergencia de la comedia en catalán. ¿Os interpela a hacer cosas en esta lengua?

— B: ¿Quieres decir que está tan jodida como para hablar como emergencia?

— R: ¡Quiere decir de emerger...!

— B: Ah, vale, vale. [Ríe] Pensaba que o hacíamos esto o desaparecíamos como país, y me estaba poniendo nervioso. Me parece cojonudo que pase, claro: todo estaba demasiado apaciguado, para mi gusto. Queda mucho camino por hacer. Yo tengo una expresión catalana, pero la vida me ha llevado a hacerla en castellano. Pero no descarto hacer algo: es el idioma en qué crecí e hice el primer tercio de mi carrera.

— R. Yo me encuentro más cómodo en castellano... Pero creo que, si ahora existe esta emergencia, quizás está bien que no entre yo ahora a dar por culo, ¿no? Es mejor que dé el paso al lado, pienso.

stats