Mundial de Catar
Misc 21/11/2022

Catar y la FIFA ganan la partida del brazalete LGTBI

Ninguna de las selecciones que pensaba lucirlo finalmente lo hará: se exponen a sanciones

2 min
El braçal polémico vestido  por el capitán de la selección inglesa.

BarcelonaLas selecciones nacionales de Inglaterra, Gales, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Países Bajos y Suiza, que de entrada se habían comprometido a lucir durante el Mundial de Catar el brazalete arco iris de apoyo a la comunidad LGTBI, finalmente no lo llevarán ante la amenaza de sanciones de la FIFA. La idea era que sus capitanes lo llevaran durante los partidos con el lema One love.

En un comunicado conjunto, las siete federaciones afectadas por este aviso del estamento supranacional han dicho: "No podemos exponer a nuestros jugadores a sanciones deportivas, incluida la amonestación, así que hemos pedido a los capitanes que no lleven el brazalete en los partidos de la Copa del Mundo".

El primer combinado que se exponía a las sanciones era Inglaterra, que a las 14 h se enfrenta a la selección iraní en el primer partido del Grupo B, fuertemente marcado por un componente geopolítico, puesto que lo completan los Estados Unidos (históricamente enfrentados a Irán) y Gales (vecina de Inglaterra bajo el paraguas estatal de Reino Unido). El inglés Harry Kane se había posicionado muy a favor de llevar el brazalete, pero finalmente seguirá las instrucciones de la Football Association (FA).

"Estábamos listos para pagar las multas que se habrían aplicado por las infracciones de indumentaria y teníamos un firme compromiso de llevar el brazalete. Sin embargo, no podemos poner a los jugadores en la situación de tener que abandonar el campo", sigue el comunicado conjunto, en el que los entes federativos añaden que están "muy frustrados por la decisión de la FIFA". De hecho, el organismo mundial que preside Gianni Infantino ya había prohibido la camiseta de entrenamiento de la selección danesa en la que se podía leer "Derechos humanos para todos", un mensaje que iba dirigido a las pobres garantías democráticas del régimen autoritario que hay en Catar, donde sus ciudadanos, sobre todo las mujeres y los integrantes de la comunidad LGTBI, no tienen libertad.

Esta medida coercitiva de la FIFA se suma a la concesión que hizo hace unos días para que la venta y el consumo de cerveza se alejen de los estadios donde se jugarán los partidos y se limite solo a las fan zones que hay repartidas por el territorio catarí, un hecho que ha supuesto molestias para uno de los patrocinadores más importantes de la cita: la empresa Budweiser.

stats