Escuela
Misc 21/09/2022

Meritxell Plana: “La mayoría hemos participado en acosos escolares”

Responsable de relaciones institucionales de la Asociación Catalana para la Prevención del Acoso Escolar (ACPAE)

3 min
Meritxell Plana

BarcelonaEl hijo de Meritxell Plana sufrió acoso escolar en primero de primaria. Sus compañeros le pegaban a la hora del patio y él optó por esconderse durante este espacio de recreo en los lavabos de la escuela. "Fue la solución que encontró, porque en ningún momento dijo nada en casa", asegura la madre. Pero después de unas semanas empezó a tener problemas de insomnio y dolores de estómago el domingo por la tarde, y empezó un carrusel de visitas a varios médicos para saber qué tenía. "Psicosomatitzaba lo que le estaba pasando", relata la madre.

Hasta que un día ella y su pareja vieron con sus propios ojos cómo pegaban a su hijo e intentaron que la escuela interviniera. Además, también hablaron con la familia del agresor. "Fue un error, porque a nadie le gusta que le digan que su hijo es un agresor". Ante la falta de respuesta de la escuela optaron por cambiar al niño de centro y buscar ayuda profesional para saber cómo estaba él y cómo podía ayudarlo la familia. "Nos dieron pautas sobre qué no acabábamos de hacer bien". Diez años después su hijo está en Finlandia estudiando.

Plana es actualmente una de las caras visibles de la Asociación Catalana para la Prevención del Acoso Escolar (ACPAE)

¿Cuál es la línea que separa lo que es bullying de lo que no lo es?

— La línea la marca la voluntad con la que lo hace el agresor y cómo lo recoge la víctima. Para ser acoso tiene que ser recurrente en el tiempo, sistemático y con la voluntad de someter al otro.

¿Cómo sabe una persona si es un acosador?

— Si has sentido placer con estas actitudes, te hace sentir bien tener a alguien por debajo tuyo o se lo haces porque así tienes la aceptación del grupo, eres un acosador como una catedral.

¿A qué edad se detecta que se empieza a hacer acoso escolar?

— Hay estudios que dicen que a los 4 o 5 años, pero cuidado, porque para serlo tiene que haber una voluntad de sometimiento, y a estas edades no sabes hasta qué punto es fruto de una dinámica del aula que no sabes cómo parar.

¿Mucha más gente de la que se piensa ha hecho bullying ?

— Estoy plenamente convencida de que la mayoría de nosotros hemos participado directamente o indirectamente en acosos escolares.

¿Y tú?

— Una amiga ya de adulta y sabiendo que yo era activista me dijo que yo lo había hecho y yo no era consciente de ello. Estaba en aquella época en la que haces tus propios grupos de amigos y ella se sintió apartada y fuera del grupo. En ningún momento fui consciente de que le produjera algún dolor y ella no lo verbalizó. Es muy difícil que deje de pasar si no se explica.

¿El agresor puede acosar para no ser acosado?

— Es uno de los mecanismos de protección. En dinámicas tóxicas de grupo muchos pasan de ser víctima a ser agresor por protección, para hacerse respetar.

¿Ahora hay más acoso escolar que antes?

— El mismo, pero con dos factores añadidos. Por un lado, hay más víctimas por un exceso de sobreprotecció. Si tienes una criatura a la que no das herramientas para afrontar los problemas, no le permites que caiga o que se equivoque, será imposible que ante una situación de toxicidad sepa frenarla. Y, por el otro, a los niños de hoy en día no se les permite ser niños: se tienen que portar bien, no subir a ningún sitio, hablar cuando se les diga... Esto puede acabar provocando que muchos agresores lo sean para llamar la atención.

¿Cuesta admitir que has sido acosado?

— A veces, para sobrevivir al pasado lo tienes que neutralizar y endulzar. En este sentido, aceptar nuestras debilidades nos cuesta.

¿Es aconsejable que el acosador hable con la víctima?

— Depende de cada persona y de por qué lo hace. Si yo fuera la víctima me preguntaría si lo hace por él o por mí. Por lo tanto, si lo que dirás mejorará la vida del otro, hazlo; si no, no.

stats