Política 21/01/2022

Batalla entre ERC y Unidas Podemos por la reforma laboral

El PSOE se mantiene en un segundo plano y avala la vía de Ciudadanos, que los lilas rechazan

3 min
La ministra Yolanda Díaz y el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, en una imagen al Congreso .

MadridEl no de ERC a la reforma laboral ha encendido todas las alarmas en el ala lila del gobierno español. La propuesta que la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, pactó con los sindicatos y la patronal peligra y puede acabar descarrilando en el Congreso, donde el gobierno español no tiene garantizados los apoyos para que salga adelante. Los republicanos no avalan el texto tal como ha quedado, sino que piden cambios sustanciales para dar su sí, y en los últimos dos días han subido el tono para advertir que las conversaciones con el ministerio de Trabajo no van por buen camino. Todo ello ha desembocado en dos días de batalla pública entre Unidas Podemos y ERC. Los republicanos han visto una oportunidad para intentar desmarcarse de la gobernabilidad del Estado en una cuestión primordial para los lilas, con quienes pugnan por una parte del electorado en Catalunya, y por eso han encarecido su apoyo en un paquete legislativo que es fundamental para Yolanda Díaz.

Unidas Podemos es consciente y se niega a abrir la vía de Ciudadanos para aprobar la reforma laboral –que solo podría funcionar con la abstención del PNV–, porque tienen claro que el escenario lo podría explotar directamente ERC y porque esto pondría en riesgo la mayoría de la investidura que apuntala al gobierno de coalición. "Para nosotros es prioritario sacar adelante esta reforma con los socios de la investidura", ha confirmado el secretario de estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, en declaraciones a La Sexta. Por eso, este jueves el líder del grupo lila en el Congreso, Jaume Asens, ha empezado a presionar a los republicanos para que rectifiquen sus palabras y se avengan a apoyar la reforma de Díaz. "El adversario no es Díaz, sino la precariedad", ha replicado Asens a las palabras que pronunció este miércoles el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, que avisó que los republicanos no votan "proyectos personales".

"Nos parece que acudir a Ciudadanos es un error y una trampa. Ciudadanos no quiere blindar la reforma laboral de Yolanda Díaz", ha avisado Asens en rueda de prensa. De hecho, ha ido algo más allá y ha avisado que el partido naranja lo que busca es "entorpecer o romper" el bloque de socios de la investidura de Pedro Sánchez. "No se tiene que acudir a este salvavidas", ha pedido. Ahora bien, el PSOE no le cierra la puerta ni mucho menos. Fuentes de la Moncloa recogidas por la ACN apuntan que los ministros socialistas ven con buenos ojos el voto afirmativo de Cs a pesar de las distorsiones que pueda generar internamente y que esto suponga romper la mayoría de la investidura en una votación clave para el ejecutivo español. Los socialistas, de hecho, se mantienen en un segundo plano en las negociaciones. Varios ministros socialistas han salido a defender la reforma de la ministra de Trabajo, pero no hacen de ella un caballo de batalla. Una derrota de Díaz les acabaría beneficiando.

Desde el ejecutivo estatal insisten que el pacto con los agentes sociales implica que no se toque ninguna coma del texto y las mismas fuentes gubernamentales apuntan que para acercar posiciones con ERC estarían dispuestos a ofrecerles acuerdos en otros ámbitos. Para los republicanos, sin embargo, y según las palabras de este miércoles de Rufián, con esto no habría suficiente para transformar su no en un sí. "Nos hemos visto muchas veces con ERC y ahora casi cada día hablamos", ha replicado Pérez Rey al portavoz republicano, que este miércoles negó conversaciones frecuentes con el ministerio de Trabajo.

La imposible suma de Cs y PNV

ERC continúa insistiendo en incorporar los puntos que echan de menos en la reforma de Yolanda Díaz. Uno de ellos es la prevalencia de los convenios autonómicos sobre los estatales, una reivindicación que también exige el PNV, partido con quien el gobierno español también asegura que está hablando. "El PNV es un socio de confianza, estoy segura de que más temprano que tarde llegaremos a los acuerdos en los que ya estamos trabajando", ha confiado la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra.

Hoy por hoy, sin embargo, los nacionalistas vascos están situados en el no, como ha explicitado el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, mientras el ministerio de Trabajo no se avenga a su única petición: la prevalencia de los convenios autonómicos por encima de los estatales. Una petición, sin embargo, que hace incompatible el apoyo de Ciudadanos. "Si el convenio autonómico prevalece por encima del nacional, a mí que no me llamen. Si no se toca ninguna coma, nosotros votaremos que sí", ha afirmado el portavoz de Cs, Edmundo Bal, en rueda de prensa. De momento, sin embargo, ningún miembro del ejecutivo se ha puesto en contacto con los naranjas para sentarse a hablar de la reforma laboral.

stats