Política 25/02/2022

Jordi Cuixart: "El Procés ha demostrado que todo el mundo es necesario y nadie es imprescindible"

5 min

Este sábado Jordi Cuixart dejará de ser presidente de Òmnium y pasará el relevo a Xavier Antich. Esta es la última entrevista de Cuixart como presidente de una entidad que cogió con 70.000 socios y que ahora roza los 200.000.

La guerra ha vuelto a Europa.

— A los que somos de la generación de la guerra de los Balcanes nos parecía que aquello nunca más tendría que poder pasar. Parece mentira que después de la pandemia, de la importancia de ayudarnos, no lo hayamos logrado. Es hora de que Europa sepa estar a la altura y sepa acoger, sobre todo Catalunya y los Països Catalans, que somos tierra de acogida. ¿Cómo es que en el siglo XXI los hombres todavía se matan entre ellos?

¿Cuándo vio claro que no se presentaría a la reelección?

— Con Marcel Mauri siempre decíamos de irnos cuando la casa estuviera aseada, porque la represión lo que busca es desorganizarnos y desmovilizarnos. Y también teníamos muy claro que si somos los primeros en decir que hacen falta nuevos liderazgos no tenía sentido que no predicáramos con el ejemplo. No nos vamos a casa, nos queda energía para seguir luchando, pero es muy importante que aparezcan nuevos liderazgos, entre otras cosas, porque el Procés ha demostrado que tiene una mala salud de hierro gracias al hecho de que todo el mundo es necesario y nadie es imprescindible.

¿No está cansado?

— Ni estoy cansado ni renuncio a seguir luchando por que Catalunya sea un estado libre de Europa, y aunque ser presidente de Òmnium es el honor más grande que he tenido, lo que quiero es ser útil pasando el testigo cuando la entidad es fuerte y acelerando la aparición de nuevos liderazgos. No lo hacemos desde la renuncia ni desde el reproche porque todo lo que estamos haciendo juntos tiene mucho mérito. Hoy, cualquier político en Catalunya tiene que tener claro que está expuesto a ser víctima de una represión imprevisible que puede atacar su patrimonio o que lo puede llevar a la prisión o al exilio. Si nos hacemos reproches entre nosotros, alimentamos el objetivo de la represión. Nos hace falta mucha más generosidad, empatía y resiliencia. Yo tengo toda la esperanza en los años que vendrán también porque la entidad que dejaré de presidir es más fuerte que nunca. 

Sí, las instituciones están por encima de las personas, pero ha llegado a lograr el estatus de estrella del rock político.

—  Precisamente por comentarios como este es muy fácil caer en la trampa de creerte imprescindible o muy importante. Razón de más para dejarlo ahora.

 ¿Se reconoce cansado de la incapacidad del independentismo de regenerar la acción política?

—  Más que un cansancio, lo que hay es una cierta frustración compartida con el conjunto de la sociedad catalana por la actuación del Estado, que nos ha llevado a una incapacidad para seguir avanzando.

 ¿Cómo vivió que lo tildaran de "botifler" en la Diada después del abrazo a Miquel Iceta o de la defensa de Ada Colau en el pregón de Gràcia?

—  Eso va con el cargo, y si hemos sido capaces de hacer frente a todo un Estado y decirle a la cara que lo volveremos a hacer, no me echarán atrás con un grito desafortunado. Formo parte del grupo de personas que nos dejamos la piel y pienso que lo mejor que podemos hacer es ceder el paso. Yo veo el 1-O como una gesta que tenemos que saber preservar de las dinámicas de partidos porque es de todo el mundo. Cuando salgo de la prisión me encuentro una sociedad que ha ido mutando, crispada, con mucho dolor, y me exijo interpretar lo mejor posible qué es la realidad. Tenemos que enfrentarnos a los que atacan sistemáticamente la democracia en Catalunya, que son los poderes del Estado, con un gobierno español incapaz de hacer ningún tipo de propuesta, cero, como si aquí no hubiera pasado nada. Tenemos que ser muy críticos con nosotros mismos, pero el adversario no es ningún catalanista, ni ningún independentista. La represión no se está parando, al contrario, y la vivimos con baja intensidad porque nos estamos acostumbrando.

Acuñó el término luchas compartidas. Hoy, ¿quién comparte qué?

—  A mí el término ensanchar siempre me daba mucho miedo y ahora ya no se utiliza tanto, por suerte. ¿Quién es el ensanchado y quién es el ensanchador? Porque hay un que gana y otro que pierde. En cambio, con la idea de compartir todo el mundo aporta. Y las luchas para preservar el modelo de escuela catalana, contra el trasvase del Ebro, a favor de los humedales de l'Empordà... son luchas compartidas.

Y cuando ve como se comportan el PSOE y Unidas Podemos, que actualmente están en el gobierno de España, ¿los considera socios de luchas compartidas?

—  No, aparte de que me he pasado más tiempo en la cárcel con el PSOE que con el PP. Eso no quita que el PSC sea un partido muy importante en Catalunya, que tiene que formar parte de la solución. Otra cosa es que el PSOE y Unidas Podemos no solo no avanzan sino que implícitamente blanquean la represión porque no la denuncian y permiten que los tribunales hagan lo que no hace la política. El PSOE y Unidas Podemos siguen siendo cómplices de una represión que no está solucionando nada.

¿Su testamento político es “Lo volveremos a hacer”?

— “Lo volveremos a hacer” ya no pertenece a Òmnium. Es colectivo, de toda la sociedad. No hablaba en nombre de los partidos ni de ninguna institución, sino que reivindicaba derechos fundamentales que el tribunal español condenó. Pero testamento político no, aspiro ser útil y ser un buen expresidente. Nadie me echará de menos porque tampoco es que haya hecho nada muy excepcional, he hecho lo mismo que habría hecho cualquiera.

 ¿Cuántos socios había en Òmnium cuando entró de presidente?

—  70.000, pero cuando entré de tesorero con Muriel Casals éramos 35.000, y la mitad no sabíamos si estaban al corriente de pago. Devolvimos todas las subvenciones públicas. Ahora somos 195.000 socios, pero no me puedo imputar la autoría de esto.

Ahora quizás está en una posición ideal para hacer diplomacia a puerta cerrada en Madrid y facilitar el diálogo.

—  No lo haré porque no me corresponde hacer ningún papel de intento de negociación. Todo lo que tenía que hacer ya lo he hecho y tengo muy claro que este no es el papel que tiene que hacer un expresidente de Òmnium. Sería un grave error. No quiero caer en la trampa bien humana de alimentarme la vanidad.

¿Qué horizonte da al objetivo de la independencia?

—  Tenemos muchas más posibilidades de las que incluso hoy nos creemos. Y es por eso que el Estado nos reprime, porque él sí que nos ve capaces, pero lo tenemos que tener claro nosotros. Todo dependerá de la capacidad que tengamos de incidir en los políticos, los de aquí y los de allá, y sobre todo que esta incidencia se convierta en hechos reales. El Estado perdió la fuerza en Catalunya el 1-O y el 3-O, pero no lo convertimos en poder. Las instituciones catalanas no pudieron coger este legado y convertirlo en algo tangible. No es un reproche, porque enviaron ocho mil policías a zurrar a una sociedad inexperta. Exigimos a la clase política que todo aquello a lo que se comprometan lo defiendan hasta las últimas consecuencias. Nuestro límite es la violencia. Desgraciadamente, el estado español no puede decir lo mismo.

 ¿Si pudiera volver atrás declararía en catalán en el juicio?

—  Sí, seguro, se hizo en castellano pensando que los ciudadanos de España así nos entenderían, pero fue un error. Tenemos una responsabilidad y una obligación, y lo es también seguir entendiendo que el uso de la lengua catalana ante los tribunales españoles también es una decisión política.

stats