Educación
Sociedad 20/10/2021

Barcelona amplía la red de espacios de crianza públicos con 4 centros nuevos

La red pasa de 16 a 20 espacios y ofrece servicio a 1.200 familias con bebés de 0 a 3 años

3 min
Una niña y su madre, en el espacio familiar de la Escuela Cuna Aurora, de Barcelona.

Barcelona"Cuando entramos en el espacio de crianza lo primero que hacemos es saludar a todo el mundo y yo dejo que mi hija me guíe y me diga qué le apetece hacer o con qué quiere jugar: últimamente siempre elige ir a jugar con la masa de hacer pan". Raquel, madre de dos niñas y un niño, ya hace años que es usuaria de los espacios familiares de crianza municipales, concretamente del que hay en el barrio de Sant Antoni, el espacio Els Tres Tombs. Ahora va con la mediana, que está a punto de cumplir dos años. "Es un regalo verlos interactuar con otros niños y adultos y verlos jugar, estar presente y poder compartir con otras familias los pequeños problemas diarios de la crianza o las dudas", asegura.

Como los suyos, seis de cada diez niños menores de tres años no van a la guardería, ni pública ni privada, pero todavía son pocas las familias que conocen este otro servicio educativo municipal. "Yo misma no sabía ni que existían hasta que fui madre; incluso la profesora de mi hija mayor, que ahora hace P3, me preguntó un día en qué consistía", admite Raquel. Con la intención de revertir estas cifras, mejorar la oferta de plazas y facilitar la crianza en esta primera etapa, el Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado este miércoles la apertura de cuatro espacios familiares de crianza municipales (EFCM) nuevos, que se suman en la red actual, de forma que se pasará de 16 a 20 centros.

En total, este servicio educativo –que combina el juego y la exploración de los pequeños en espacios seguros con el acompañamiento de los padres y padres, que aprovechan el rato para compartir la experiencia sobre crianza con las educadoras– ofrecerá ahora hasta 1.200 plazas para bebés entre 0 y 3 años y sus padres, 500 más que antes de la pandemia. Estas plazas complementan las ya ofrecidas por las guarderías municipales que, a pesar de que son todavía escasas, el gobierno municipal también tiene previsto ampliar esta legislatura con 13 centros nuevos.

La apertura de los diferentes espacios familiares se anunció ya el abril pasado y forma parte del despliegue del Plan de Educación y Crianza de la pequeña infancia que se hará durante los próximos meses. De momento, el curso empieza con 17 centros (y 1.147 plazas) con la inauguración, este mismo octubre, del espacio Els Gats, en el barrio de Sants de Barcelona, en la misma equipación donde este curso también se ha estrenado una guardería municipal. Los otros tres centros se ubicarán en los barrios de Trinitat Nova, Porta y la Verneda i la Pau.

Hasta el curso pasado, unos 700 niños y sus familias ya iban asiduamente a alguno de los espacios familiares municipales que ya están en funcionamiento en Barcelona. Ahora, para ampliar esta oferta, la comisionada en Educación, Maria Truñó, ha explicado que se usarán instalaciones ya existentes, tal como han hecho con el recientemente estrenado espacio de crianza Els Gats o como pasa también en el EFCM Tres Tombs, que comparte instalaciones con la guardería municipal del mismo nombre, en el barrio de Sant Antoni. "Queremos optimizar los recursos que tenemos, por eso no construimos específicamente espacios, sino lo el que queremos es que cada vez haya más servicios para la pequeña infancia más presentes por todas partes", ha argumentado Truñó. "El espacio es perfecto porque hay muchas herramientas y muchos rincones que permiten que los niños se muevan libremente", explica Pepe, padre de Nao, de dos años y medio. "Aquí pueden manipular arena, tienen juegos de madera, espacios de lectura, espacios con juegos blandos para saltar... todo ello los estimula mucho más que lo que tienes en casa", asegura.

Los adultos que acompañan a las criaturas (también pueden ser abuelos, tíos o un canguro) coinciden en que es un espacio que aporta "seguridad". "Se respira calma y tranquilidad y puedes expresar lo que sientes y hablar del proceso de crianza con otras familias que pasan por lo mismo que tú", explica Pepe. "También se agradece mucho el papel de las educadoras, que guían y aconsejan y preparan propuestas. Va muy bien, cuando acabas de ser madre, que alguien te pregunte cómo te encuentras o cómo habéis dormido", reconoce Raquel.

stats