Sociedad 26/04/2021

Barcelona aspira a ser la sede de la futura Agencia Europea por las Emergencias Sanitarias

El Ayuntamiento y el Govern reivindican que Catalunya tiene uno de los ecosistemas de salud "más dinámicos de Europa"

Ara
2 min
Barcelona quiere ser la sede de la futura agencia europea de emergencias sanitarias

BarcelonaBarcelona quiere ser la sede de la futura Autoridad Europea de Preparación y Respuesta ante las Emergencias Sanitarias, un proyecto que por sus siglas en inglés se ha denominado HERA y que tendría que estar en funcionamiento en 2023. Según fuentes de la conselleria de Salud y el Ayuntamiento de Barcelona, las dos administraciones han mantenido los primeros contactos para impulsar la candidatura y poner en marcha el proceso para presentarla ante la Comisión Europea.

La consellera de Salud, Alba Vergés, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ya han tenido las primeras reuniones y crearán un grupo de trabajo para elaborar la propuesta y recoger adhesiones de las otras administraciones públicas y de entidades de investigación e innovación en el ámbito de la biomedicina y ciencias de la salud. De hecho, la HERA prevé unir al sector público (universidades, centros de investigación, gobiernos...) con el sector privado para crear más investigaciones conjuntas.

El gobierno español ya lo sabe

A través del departamento de Salud y del de Asuntos Sxteriores, el Govern ya ha trasladado la intención de que Barcelona acoja la HERA a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y a la ministra de Exteriores, Arancha González-Laya. En los próximos días está previsto seguir manteniendo contactos con el gobierno del Estado.

La Comisión Europea decidió impulsar la creación de esta agencia en noviembre del 2020, con el objetivo de fortalecer la coordinación de los estados miembros ante grandes emergencias sanitarias internacionales. En concreto, es un plan que pretende que Europa se prepare contra las variantes del virus del covid-19 y se anticipe a futuras crisis sanitarias, reuniendo en un mismo organismo a investigadores, empresas biotecnológicas, farmacéuticas, fabricantes, reguladores y autoridades públicas para controlar las variantes, intercambiar datos y cooperar en la fabricación de las vacunas.

Barcelona da el paso para ser la sede de la HERA después de quedarse sin la Agencia de Medicamentos (EMA) en 2017. A pesar de que la ciudad catalana cumplía con todos los criterios técnicos y contaba con el visto bueno de los 900 trabajadores, que en una encuesta interna habían situado Barcelona como uno de sus destinos preferidos, las cosas cambiaron mucho después del 1-O y, especialmente, después de la activación del artículo 155, que apartó al Govern, actor clave en el impulso de la candidatura de la capital catalana. En pocos días, Barcelona cayó en el ranking y perdió opciones de ganar la votación: en el reparto de agencias, la diplomacia, más que la meritocracia, siempre juega un papel clave. El Estado culpó de ello al independentismo: “Me atrevo a decir que este quizás es uno de los daños directos, otro de los daños directos, que nos ha podido causar el independentismo de Catalunya”, aseguró entonces la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat.

Cuatro años después, Catalunya y Barcelona reivindican que su ecosistema de las ciencias de la vida y la salud es "el más dinámico del Estado y uno de los más activos de Europa". En total, más de 1.200 empresas y 90 entidades de investigación e innovación trabajan en este ámbito y representan el 7,3% del PIB y el 6,6% de la ocupación en Catalunya.

stats