Arte
Cultura 31/08/2021

Destapan un Cupido en una pintura de Vermeer

Los expertos de la Galería de los Maestros Antiguos de Dresde han confirmado que no lo había ocultado el propio pintor

3 min
'Noia leyendo una carta ante una ventana abierta', de Johannes Vermeer, antes y después de la restauración

BarcelonaEl catálogo de obras de Johannes Vermeer (1632-1675) es muy corto: solo se conservan 36 pinturas, muchas de las cuales, como La joven de la perla y El geógrafo, son iconos de la historia del arte. Vermeer es considerado como uno de los grandes maestros por su delicadeza, por la luz única de sus cuadros y por el misterio que rodea las escenas que representó, como la de Muchacha leyendo una carta (1657-1659), uno de los tesoros de la Galería de los Maestros Antiguos de las Colecciones Estatales de Arte de Dresde. Pero ahora esta pintura ha cambiado radicalmente después de que los restauradores del museo hayan sacado a la luz un Cupido desenfadado en tonos ocres que hay en la pared del fondo del cuadro y que tiene casi el mismo tamaño que la mujer protagonista.

Según algunas interpretaciones de la pintura, el Cupido reforzaría la hipótesis de que las frutas que hay encima de la cama evocan una relación extramatrimonial y que el contenido de la carta también haría referencia a ello. En cambio, otros expertos son más prudentes: explican que el origen de la representación de Vermeer del dios del amor proviene de un libro de emblemas de Otto van Veen que lleva el consejo de “Un amante solo tendría que querer a uno”, y dejan el posible contenido de la carta en la intimidad de la propietaria. Ahora, con las dos figuras a la vista, la escena es más “elocuente”, como explicaron fuentes del museo alemán durante la restauración del cuadro. “La imagen tan flamante del fondo creará un contrapeso especial en la introversión de la lectora de la carta –dijeron también–, y dejará de este modo abierto el contenido de la escena. Entonces queda en manos del espectador cómo interpretar la carta que la chica tiene en las manos”. 

La recuperación del Cupido también ha permitido matizar los conocimientos que tenían de la obra temprana del pintor. Ahora creen que los elementos de "ocultación y reclusión" tuvieron un papel menos dominante. Así mismo, el mismo personaje aparece en dos pinturas más del artista, como Mujer de pie en un virginal, propiedad de la National Gallery de Londres; y recuerda que 24 de los 36 cuadros del pintor tienen un cuadro dentro del cuadro, es decir, pinturas, tapices y mapas que dan claves para interpretarlos.

'El geógrafo', de Johannes Vermeer

Una restauración delicadísima

La primera imagen de Muchacha leyendo una carta completamente restaurada vio la luz hace pocos días, para calentar los motores de la exposición temporal que protagonizará el museo a partir del 10 de septiembre. El proceso de restauración empezó en 2017 y ese mismo año se celebró un simposio internacional con expertos de Dresde, Amsterdam, Copenhague y Viena que habían trabajado en la restauración de otras pinturas de Vermeer.

La existencia del mensajero del amor era conocida desde el año 1979 y la decisión de retirar la pintura que lo cubría se tomó después de comprobar científicamente que, al contrario de lo que se pensaba inicialmente, no lo había ocultado el propio Vermeer sino un pintor desconocido décadas después. El detalle que lo confirmó fue la existencia de una capa de suciedad entre el Cupido y la pintura que lo cubría. La razón por la que ocultaron el Cupido fue un cambio en los gustos, y fue así como fue adquirida para la colección del elector de Sajonia y rey de Polonia Augusto III en 1742. El proceso de recuperación del Cupido fue muy complejo y arriesgado. Después de retirar las capas de barniz amarilleado que tenía el cuadro, el restaurador Christoph Schölzel retiró meticulosamente el añadido con un bisturí mirándolo a través de un microscopio para no perder la capa de barniz que el propio Vermeer puso en su obra.

La exposición en la que este cuadro volverá a brillar lleva por título Johannes Vermeer. Sobre el reflejo, e incluirá nueve pinturas más del pintor, entre las cuales está Mujer de pie en un virginal, y unas 50 pinturas holandesas más de la segunda mitad del siglo XVII, de pintores como Pieter de Hooch, Frans van Mieris, Gerard ter Borch, Gabriel Metsu, Gerard Dou y Jan Steen, para mostrar el contexto en el que Vermeer trabajó y los otros artistas con los que estuvo en contacto.

stats