Actor, estrena el monólogo '¿Sí o no?' en la sala 9 de los cines Bosque
Cultura 23/11/2021

Bruno Oro: "Ya no me llaman Artur Mas por la calle"

5 min
El actor Bruno Oro a los Bosque Multicines, donde interpreta el monólogo '¿Sí o no?'

BarcelonaBruno Oro (Barcelona, 1978) toca prácticamente todas las teclas del arte. Es actor, escritor, músico y humorista, y ahora por primera vez interpretará un monólogo en un cine, la sala 9 del Bosque, en Gràcia, que se ha habilitado para que se pueda representar en ella teatro. Dirigido por Alejo Levis, el intérprete lleva a escena una historia cómica sobre las virtudes de perderse por el mundo sin teléfonos móviles. Se estrena este miércoles.

Es la primera vez que actúas en un cine. ¿Cómo lo llevas?

— Hacemos que juegue a nuestro favor, porque aprovechamos la pantalla para proyectar imágenes y frases. Es una sala ideal para hacer este tipo de espectáculo. Es un monólogo muy sencillo, directo y familiar.

El espectáculo parte de una anécdota que te pasó en 1999.

— Me pasó una cosa que me sirve para explicar en el escenario las diferencias respecto a 2021. Soy de 1978, de una generación con otra educación, con otros sistemas tecnológicos. Ahora, de alguna manera, hemos perdido aquella capacidad que teníamos de improvisar, de conocer a gente diferente, de equivocarnos. Vivimos tan sometidos y esclavizados por la tecnología que las relaciones humanas han cambiado. 

¿Cómo era el Bruno Oro de 1999, con 21 años?

— Estaba acabando el Institut del Teatre, quería ser actor. Hacía un Erasmus en Londres y añoraba mucho mi casa porque entonces no había móviles ni correo electrónico. Mis amigos me llamaban una vez al mes fumados desde la plaza del Sol y nos escribíamos cartas a mano. Soy muy nostálgico, pero no soy pesimista. Hay cosas de ahora que son estupendas. El espectáculo me sirve para hacer un poco de catarsis sobre aquellas cosas que hemos perdido. Tendríamos que poder dejar la tecnología de lado y viajar como lo hacíamos antes. Ahora cuesta más soltarse y perderse.

El humor es uno de tus rasgos distintivos. ¿Cómo te relacionas con él?

— No me quiero desvincular porque me gusta mucho. Cuando hago cosas propias, me gusta poner humor, si bien también tengo ganas de hacer drama. El humor es un don. La comedia es difícil de enseñar, se nace con ella. Hacer llorar es más fácil que hacer reír, de forma que si sabes hacer reír, lo tienes que aprovechar.

Te cuesta que te tomen en serio?

— Me costaba más cuando hacía Polònia, porque estaba muy etiquetado por una marca. Ahora he empezado a hacer productos más míos y la gente me ve con otros ojos. No he huido de la comedia, pero ya no me llaman Artur Mas por la calle.

La dependencia de la tecnología es un tema recurrente en tus creaciones. ¿Usas mucho el móvil?

— Tengo redes sociales, pero soy capaz de dejar el móvil en casa e ir a cenar sin el teléfono. No estoy esclavizado. Cuando salgo o cuando viajo intento no llevarlo todo el día encima. Todavía me supone una pequeña carga sentirlo en el bolsillo de los pantalones. Cuando me lo saco siento que soy más libre, y así, además, no me llegan anuncios de las cosas que he hablado en secreto con un amigo o con mi pareja.

Justamente el último año te has hecho viral en Instagram con algunos de los vídeos que has publicado. ¿Cómo empezaron?

— Durante la pandemia estaba muy aburrido. Tenía ganas de hacer bromas sobre lo que nos estaba pasando, que era muy fuerte. Empecé a hacer vídeos que, por primera vez, no eran de personaje. Era Bruno opinando sobre lo que estaba pasando. Algunos se viralizaron y de repente me encontré con que estaba en una máquina que se había hecho demasiado grande.

Bruno Oro en un momento del monólogo '¿Sí o no?'

¿Estás enfadado con los políticos?

— Estoy con la resaca que tenemos todos, agotado. Todos nos hemos sentido un poco manipulados por la crispación de los políticos, por los enfrentamientos de los dirigentes en momentos importantes en los que necesitábamos unión más que divergencia. Es una pena. Se ha hecho muy mal tanto en Catalunya como en España. No se ha trasladado al ciudadano una sensación de calma y de tranquilidad. Esto ha hecho que nos crispáramos entre nosotros y esto me ha hecho enfadar. No me gusta generalizar, es cierto que nadie está preparado para un tsunami, pero me habría gustado que desde arriba las cosas se llevaran con algo más de buen rollo.

¿Este desencanto con la política te viene provocado por la pandemia?

— Mi desencanto con la política viene de lejos. Las generaciones jóvenes no saben quién son los políticos, porque los políticos no conectan con la gente. Cuando yo tenía 15 o 20 años veíamos los debates del estado de la nación y sabíamos perfectamente cómo hablaba Pujol, Felipe González o Aznar. Los imitábamos y sabíamos perfectamente qué pensaba cada uno. Ahora la política ha caído en el descrédito. Es un circo.

Los vídeos de Instagram los haces en castellano. ¿El espectáculo también?

— El espectáculo es bilingüe, mayoritariamente en castellano porque quiero ir a Madrid y por todo España. Ensayar un espectáculo todo en catalán y después todo en castellano quiere decir ensayarlo dos veces. Sería imposible. La mitad de mis seguidores son de fuera de Catalunya. Es lógico que utilice el castellano para llegar a más gente.

Hace unas semanas publicaste tu segunda novela, No me invites a tu boda (Catedral). Es la historia de un músico que ve cómo su amor platónico de la adolescencia se casa.

— Todos hemos tenido un amor platónico, ya sea una amiga o alguien que no conocemos. Es un tema que me interesaba mucho y que va ligado a la cuestión de si decir la verdad o no. El protagonista se encuentra con que tiene que leer un discurso en el casamiento de su mejor amiga. Tiene dos cartas, la que quiere leer realmente y la que se esperan que lea. En algún momento de nuestra vida todos nos encontramos en un dilema así: ¿soy honesto conmigo mismo, digo lo que pienso, o bien me lo ahorro y así no hiero a la otra persona? Nos pasa en el trabajo, con los padres, en relaciones.

¿Hacia dónde te decantas tú?

— Soy un bienqueda, siempre sufro y pienso que es mejor decir una media verdad para no herir al otro. Con el tiempo estoy aprendiendo que esto no es tan bueno, quizás, que a veces es mejor ir con la verdad por delante. Pero me cuesta, sufro por lo que pensarán de mí.

¿La novela es tu manera de confesarte a un amor platónico?

— Sin duda. He tenido un amor platónico, lo que pasa es que no se lo he dicho nunca. Tampoco le he dicho que se compre el libro, no sé si se lo ha leído. He cambiado los nombres y los hechos, pero creo que ella se puede identificar. Quizás un día me la encontraré.

stats