Música
Cultura 25/03/2022

Antònia Font: "Soñé que nos volvíamos a juntar y les dije: «Chicos, se ha acabado la comedia. Hagamos un disco»"

9 min
Una imagen promocional del nuevo disco de Antònia Font

BarcelonaAntònia Font vuelve después de más de ocho años de silencio. Pero no solo vuelve con nuevo disco, Un minut estroboscòpica (Primavera Labels), sino que lo hace con diez temas extraordinarios, emocionantes, que recuperan la esencia y el paisaje sonoro de la banda que nos dejó huérfanos de alegría. El grupo formado por Pau Debon, Joan Miquel Oliver, Pere Debon, Jaume Manresa y Joan Roca solo se compromete a reunirse para este disco y, de momento, cuatro conciertos de gran formato en 2022: en el Primavera Sound y en Inca en junio, en Valencia en julio y en el Palacio Sant Jordi de Barcelona en octubre. Hablamos con el vocalista y con el autor de los temas.

Vuelve Antònia Font. Nosotros no pensábamos que lo escribiríamos. ¿Y vosotros?

Pau Debon: Creo que estuvo bastante enterrado. Pero ninguno de nosotros pensó que fuera imposible.

Joan Miquel Oliver: Hay películas de muertos que salen del suelo.

P.D.: Existía la posibilidad de que pasara. Durante muchos años, no. Tenía que pasar tiempo para que la situación cambiara.

Pau decía en una entrevista al ARA que queríais volver donde la gente os hizo llegar. La crónica del ARA Balears del último concierto de Palma se titulaba "Punt i principi de llegenda" ["Punto y principio de leyenda"]. Leyenda. ¿Os daba miedo volver?

J.M.O.: No. Sabemos que alrededor de Antònia Font hay una mitología, sobre todo entre la generación que no nos ha visto nunca tocar en directo. Esto solo puede ser una ventaja porque, hagas lo que hagas, la gente hará un esfuerzo para que le guste. Esto te lo pone fácil, y te quita tensión, y a la vez hace que todavía lo hagas mejor y que a la gente le guste más. Este retorno de Antònia Font es todo cuesta abajo, es como ir con esquíes hacia abajo, divertido, sabroso.

P.D.: Yo también tengo esta sensación.

Pau Debon y Joan Miquel Oliver en el estudio de grabación.

Si la despedida se hizo más grande de lo que os pensabais, ¿el retorno también lo ha sido?

J.M.O.: Yo el retorno me lo esperaba así, no me esperaba menos. Menos habría sido una decepción. La despedida sí que me sorprendió, porque hicimos el Vostè es aquí (2012), que fue un disco que no se acabó de entender, y durante toda la gira pasamos por una experiencia que no habíamos pasado nunca, y es ver sillas vacías. Veníamos de la gira con Coser i cantar, en la que hicimos sold out, entonces hicimos Clint Eastwood, que fue un superéxito, y, de golpe, sillas vacías. Pero hacemos los tres conciertos de despedida y resulta que la gente se pegaba hostias por las entradas, hubo disturbios, policía en la entrada... Eso sí que me sorprendió un poco. Pero durante todos estos años, cuando he hecho promoción, la pregunta siempre era: ¿volverá Antònia Font? Y en el concierto de Valtònyc mucha gente ya me dijo que era increíble y vi que había tema.

Hace prácticamente un año que anunciasteis que volvíais. ¿Cómo ha ido la gestación del disco?

J.M.O.: Creo que ya había escrito una canción o dos cuando os envié el whatsapp. Creo que soñé con vosotros aquel día. ¿Os he contado esto?

P.D.: [ríe] La comunicación en el grupo ves que funciona mucho.

J.M.O.: Hablábamos de volver, pero no nos poníamos de acuerdo. Pau quería hacer bolos. Jimi quería hacer conciertos rollo supercasual, en Porreres, en Mallorca. Roca no quería grabar el disco porque le suponía romper sus proyectos musicales. Yo quería hacer un disco, porque yo escribo. Y un día soñé con vosotros. Ahora me he recordado.

P.D.: Hablaste con Jaume después de un concierto.

J.M.O.: Sí, en el aeropuerto, veníamos de tocar en un bolo mío y le dije si quería hacer un disco de Antònia Font y dijo que sería buena idea. Nosotros: "Superguay, superguay, se lo decimos y ya está". Hicimos una cena, porque hacemos cenas, cuando cobramos royalties de Antònia Font, ¡y ellos nos dijeron que no!

Explícate, Pau.

P.D.: La negociación fue por la implicación que tiene un disco y los conciertos necesarios. En aquel momento era complicado y no lo vimos claro. Y después nos volvimos a ver...

J.M.O.: Fue por WhatsApp. Soñé que nos volvíamos a juntar y les dije: "Chicos, se ha acabado la comedia. Hagamos un disco. Dejemos todos los malos rollos atrás, hacemos un disco de buen rollo y una gira corta". Y tú me dijiste: "Venga, ok".

P.D.: Puede ser. El tema era encajar la vida que llevábamos con este nuevo proyecto. Dijimos de hacer 10 conciertos y no 60, y no poner la maquinaria que teníamos antes en marcha.

El primer tema del disco, el primero que avanzasteis y que le da nombre, Un minut estroboscòpica, ya recupera la esencia de Antònia Font. ¿Es lo que buscabais?

J.M.O.: Sí, porque después de tantos años no podíamos divagar. Teníamos que ir directo a lo que es Antònia Font: Pau con una frase lapidària. "Vas pegant botets, gires es volant en es ritme de sa música, i sa llum mos envaeix" ["Vas dando botecitos, giras alrededor del ritmo de la música, y la luz nos invade"]. Es mil por ciento Antònia Font. Y en veinte segundos de música tu cabeza se coloca dentro del universo Antònia Font. Esta es la intención. No podíamos hacer cosas raras, creo.

P.D.: Y yo no tenía ganas de hacer cosas raras. Yo tenía ganas de la esencia de Antònia Font. Ir a tocar y tener esta sensación, el directo, la gente, transmitir aquello, lo que habíamos vivido. No teníamos ganas de sillas vacías, por mucho que estuviéramos convencidos de que Vostè es aquí era un discazo y lo defendemos a muerte.

El dilema era o ir a la esencia o probar dónde estaría Antònia Font si no hubiera parado.

J.M.O.: Vostè es aquí es un disco de exploración, de experimentación total. 40 canciones. Escribí 76 temas en un mes. Y ahora con este disco he hecho 10 temas en un año. Hay mucha diferencia. Quería que cada puta nota, cada puta palabra, fuera [hace un gesto de precisión]. Cuando tuve Un minut estroboscòpicaOh la la y Miquel Riera pensé que ya lo tenía.

¿Escribiste las canciones con el orden en el que están en el disco?

— Sí. Además, porque las canciones están en tonalidades por cuartas y cada canción nueva que entra sube una cuarta. Esto solo lo puedes hacer si conservas la tonalidad tal como has escrito las canciones. Cuando tienes un tema como Oh la la, un tema como Alegria (Alegria, 2002) y un tema como Wa yeah! (Batiscafo Katiuscas, 2006), dices: "Ahora a disfrutar". Ya no me preocupa nada. Ya sabemos que esto gustará.

Oh la la justamente habla de cómo, en una época de tanta velocidad, la cabeza todavía te va más rápido que el ordenador.

J.M.O.: "Si ves el món que pens en un dia / es meu computer explotaria" ["Si ves el mundo que pienso en un día / mi computer explotaría"]. [ríe] Esto es muy Antònia Font, ¡hacemos chistes con palabras en inglés! Es que la música y hacer un disco es esto. Yo creo que al final la vida es tiempo. Un disco es tiempo: 30 minutos. En este tiempo tienes que dar lo máximo que puedas. Porque la música o la poesía no son como la comida. Tú puedes comerte un Ferrero Rocher, pero cuando llevas ocho no puedes más. La poesía no es así. Biel Mesquida monta el Festival de Poesía de la Mediterránea y un día se quejaba de que el público no tenía paciencia y se aburría. Y me decía: "No puedes estar una hora y media teniendo un orgasmo continuo". Y yo le decía: "¡Y tanto que puedes! Un orgasmo sexual, no. Pero poético y estético, sí".

P.D.: Tendrías que estar con un orgasmo cuando recitas. Si no, pues recita diez minutos, que es lo que te da.

También hay un homenaje al escalador Miquel Riera, al que tú, Joan Miquel, dedicaste un libro (Setembre, octubre i novembre; L'Altra).

J.M.O.: Miquel Riera era un tío así, cuando hablaba se atropellaba a él mismo. Era un puto crac. Son carreras paralelas con Antònia Font: es un mallorquín que ha hecho una cosa extraña que de pronto interesa a miles de personas.

Habláis de la libertad tecnohippie y me ha hecho pensar en Pau Riba. ¿A vosotros cómo os influyó?

J.M.O.: Era un ejemplo de libertad. Si coges su literatura, está a un nivel de escritura que no ha habido nadie como Pau Riba. La calidad de poeta cantante, un tío que juega con las palabras, el dominio de la palabra y el pensamiento no lo tiene nadie.

Como venimos de dos años de pandemia, podría haber salido una cosa oscura y tétrica, y, en cambio, no lo es. Las melodías son alegres. Gracias.

P.D.: Es que la esencia de Antònia Font es alegre y eso que hay muchas canciones tristes. Alegria, la canción más escuchada, es de un disco que no considero alegre y no es una canción alegre. Pero transmite alegría, no una alegría ska, transmite una manera de andar por la vida y ver el mundo optimista, y creo que esto en esta temporada será una alentada de aire.

La canción Cultura silenci habla del impacto del turismo.

P.D.: En Mallorca hemos vivido una invasión. Los mallorquines sentimos que no podemos vivir como vivíamos antes, por todo lo que dice la canción. Vienen de fuera y se compran las casas, y las alquilan o disfrutan dos meses al año. Y un mallorquín como nosotros no se puede comprar una casa y tampoco las tenemos de herencia porque se las han vendido a un tío que ha ofrecido una pasta. Ya no podemos ir al mar los fines de semana en verano...

J.M.O.: Cuando voy a los mismos lugares donde iba cuando era pequeño pienso: "No tendría que haber venido". Yo escribí En s'estiu en el primer disco de Antònia Font con la barca, mi padre y mi hermano, y esto ya no existe.

P.D.: Esto es un puto chiste. Se lo cuentas a un chico de 14 años y se ríe de ti.

J.M.O.: Es una cosa no idealizada, porque fue real, y ahora ha desaparecido. Y la frase es muy tajante. "¿Qué nos dan? No nos dan nada. ¿Y qué nos dejan? No nos dejan nada". Nos lo han quitado todo a cambio de nada. Una puta mierda.

En Barcelona nos pasa lo mismo.

J.M.O.: Pasa en todo el mundo, pero se ve que en Mallorca nuestra generación ha cogido el punto exacto de pasar de paraíso a masificación. Y es jodido.

P.D.: Es que Mallorca es muy pequeño. Yo soy de Bunyola, porque mi mujer es de allí, y fue uno de los primeros pueblos que se pusieron muy caros. Ahora no hay una zona de Mallorca que sea barata.

J.M.O.: Yo viví en el Molinar muchos años y allá las casas valen un millón de euros porque está a 10 minutos del aeropuerto. El propietario de Chocolates Lindt se compró una casa allí y todos sus amigos quieren una. Ofrecen un millón de euros y, a partir de aquí, las casas valen un millón de euros. Esto es un problema del capitalismo, del abuso, y que en España no hay ninguna ley que proteja a la población de esto. Y todos los intentos se ven como una cosa... Los empresarios turísticos están infiltrados dentro del gobierno, está claro, funciona como una mafia. Es jodido.

Si algo aglutina todas las nuevas canciones vuelve a ser el paisaje, los rayos de sol, las escamas, los colores, toda la mitología antoniafontesca.

J.M.O. Sí, lo intento mantener siempre. Es un poco el recuerdo de cuando era pequeño e iba a Ses Covetes y flipaba. "Aixeques la mà com un llençol d'arenes blanques i cians" ["Levantas la manos como una sábana de arenas blancas y cianes"]. Si vas a esta playa, te metes debajo el agua y abres los ojos y ves estos colores, solo te falta un tiburón. Siempre me lo he imaginado. De hecho, hay, pero en la Foradada. Cuando yo era pequeño mi padre hacía pesca submarina y yo le decía: "Papá, ¿y estos peces?" Y me decía: "No, estos no se comen" ¡Y eran tintoreras! Son tiburones, ¡de dos metros! Y mi padre no nos lo decía para que no nos asustáramos. ¡Pero nos podían morder!

¿Y cómo será el regreso al directo?

P.D.: Estará muy guapo. Será un concierto de rememorar lo que fue Antònia Font. Yo me pongo como espectador y creo que verán el nuevo disco, pero también una selección de la discografía de Antònia Font. Hay mucho para elegir.

J.M.O.: Tenemos muchas ganas, ensayamos tres veces por semana.

¿Habéis recibido muchas ofertas para ampliar la gira?

J.M.O.: Hacíamos conciertos muy grandes y no hay tanta gente dispuesta a asumir el riesgo de poner 15.000 personas en un lugar. Si hiciéramos salas, conciertos de 2.000 personas, tendríamos la agenda llena, pero no es lo que queríamos.

¿Esto es el inicio de una nueva etapa? ¿Tenemos que pensar que continuaréis?

P.D.: No tenéis que pensar esto porque no lo sabemos. Ni lo hemos hablado.

J.M.O.: Pero tenemos que ser realistas. Si ahora Antònia Font hiciéramos un segundo disco después de este, no volveríamos a hacer un Sant Jordi, no volveríamos a meter a 18.000 personas en Inca. Ya tendríamos que hacer la gira de 60 bolos, y pfff.

Qué bajón.

P.D.: Es que fue difícil. Cuando acabe esto, en principio no creo que pase nada, sinceramente, porque las condiciones que pusimos daban para esto. Que quizás en tres años encontramos otra fórmula y tenemos ganas y creemos que es oportuno y todo se vuelve a juntar... Yo que sé.

stats