Comedia
Cultura  /  Teatro 07/07/2022

Peter Quilter: “En Broadway no puedes ir al teatro por menos de 150 euros”

Dramaturgo, estrena 'Paso a paso' en el Teatro Apolo

4 min
El dramaturgo Peter Quilter fotografiado al Teatro Apolo de Barcelona

BarcelonaPeter Quilter (Colchester, Reino Unido, 1965) es uno de los pocos dramaturgos afortunados que ha visto como sus obras se estrenaban en Broadway, en Nueva York, y en el West End, en Londres. Su primer éxito mundial fue Glorious! (2005), que reunió a dos millones de espectadores en todo el mundo y se adaptó al cine en una película con Meryl Streep y Hugh Grant al frente. En 2012, Quilter pisó Broadway con End of the rainbow, la historia de los últimos días de Judy Garland. El espectáculo llegó al cine en 2020 bajo el título de Judy y con Renée Zellweger como protagonista. Por primera vez, Quilter llega a la cartelera de Barcelona y lo hace, además, con un espectáculo que es estreno mundial. Paso a paso, la historia de tres amigas y un reto pendiente, se representa en el Teatro Apolo hasta el 21 de agosto.

¿De dónde surge Paso a paso?

— Durante la pandemia abrí el ordenador y empecé a escribir directamente, sin ningún plan ni estructura. Lo hacía cada día. Empecé una historia sobre tres hombres, pero cuando llevaba unas 20 páginas me di cuenta de que era mucho mejor si eran tres mujeres. Cuando no escribía solo pensaba en todos los teatros cerrados y la crisis económica, pero lo que aparece en el espectáculo es una historia de amistad y amor. Me salió de dentro.

A menudo escribe sobre mujeres. ¿Por qué?

— Mis primeros textos eran obras de teatro pequeñas, hasta que vi Sunset Boulevard. Era la primera vez que veía un buen papel protagonista de una mujer. Todo lo que había visto hasta entonces eran hombres, hombres, hombres. Entonces escribí Glorious!, la historia de la soprano Florence Foster Jenkins. Aquel montaje fue muy bien y a partir de entonces siempre he tenido los ojos abiertos buscando buenos papeles para las mujeres. ¡Hay tantas grandes actrices sin oportunidades para actuar! Los hombres tienen muchísimas opciones y las mujeres tienen muy pocas. Hace falta que creemos papeles para ellas. También me resulta más fácil escribir personajes femeninos. Los hombres son más reservados, no explican mucho cómo se sienten, mientras que las mujeres hablan más abiertamente de las emociones. 

¿Cómo fue su experiencia en Broadway?

— Fue como si ganara la lotería. Escribir una obra de teatro y conseguir que se haga en cualquier escenario ya es muy difícil. Hay miles de textos teatrales que no llegan nunca a los teatros. Cuando mis textos llegaron a Londres y a Nueva York fue un choque. No me lo habría imaginado nunca, especialmente en Broadway. End of the rainbow era un espectáculo relativamente pequeño, con cuatro actores y cinco músicos. Y el proyecto de Broadway costó cuatro millones de euros. Es un dineral. No lo entendía, ¿cómo podía costar tanto?

El espectáculo fue un gran éxito. ¿Lo disfrutó? 

— En realidad fue aterrador. Recuerdo ir a las taquillas y ver a los productores de pie allí para controlar cuántas entradas se estaban vendiendo. Habían invertido mucho dinero y yo me sentía responsable. El crítico del New York Times, uno de los más poderosos del mundo, no asiste al estreno, sino a la previa de dos días antes. Su crítica se publica la medianoche del día del estreno. Después de la primera función fuimos a la fiesta organizada para celebrarlo y yo estaba allí esperando y sufriendo. A las doce de la noche la pudimos leer y era buena. Si hubiera sido mala, la fiesta se habría acabado de golpe. Este nivel de estrés en los estrenos no existe en ninguna parte más del mundo. Todo ello es como estar en una montaña rusa, es muy intenso. Pero, si tienes éxito después el espectáculo, da la vuelta al mundo. 

¿Después de pasar todo esto puede respirar tranquilo y vivir del teatro?

— Los dramaturgos no nos hacemos famosos, nuestros espectáculos sí. Puedes preguntar a alguien si ha visto End of the rainbow y te dirá que sí, pero si le pides si ha visto un espectáculo de Peter Quilter, no creo que me asocie a la obra. Cada vez que escribo empiezo de cero. Si tengo suerte, la obra de teatro se eleva y no tengo que hacer nada. Pero otras veces tengo que estar encima cada día, insistiendo y luchando para promocionarla.

¿Lo tiene fácil para volver en Broadway?

— Si antes un espectáculo pequeño de Broadway costaba cuatro o cinco millones, ahora cuesta 10. Alquilar un teatro vale tres veces más que antes, las producciones son más caras, los actores tienen sueldos más altos, la publicidad también se ha encarecido. Por eso los precios de las entradas no han parado de subir. En Barcelona puedes ir al teatro por 20 euros. En Broadway no puedes ir al teatro por menos de 150 euros. Es un mundo completamente diferente.

¿Es un mundo para ricos?

— Para gente rica y para espectadores que solo van porque es una ocasión especial, un aniversario o una celebración. Hay tanta gente viviendo en Estados Unidos que puedes llenar los teatros solo con espectadores que van una vez al año. Esto no me parece bien. Escribo obras de teatro para llegar al máximo de público, no solo para gente rica. Quiero que venga todo el mundo. 

Una escena de 'Paso a paso' con Maria Lanau, Resu Belmonte y Eva Barceló.

¿Cómo fue el proceso de adaptación de las obras a películas?

— A las productoras audiovisuales no les gusta coger el espectáculo ya hecho y convertirlo en una película. Cogen la idea, los personajes y la historia, y hacen una cosa completamente diferente. Durante todo el proceso estuve fuera, no fui al rodaje ni nada de eso. Era una experiencia nueva para mí. Me sorprendió que no quisieran que estuviera más involucrado. Me había imaginado en un avión privado con Renée Zellweger discutiendo la obra de teatro. Pero lo que pasó fue que firmé un contrato, cobré y ya está.   

¿Qué papel juega Barcelona en la escena teatral internacional?

— Hay ciudades que son clave: Nueva York, Londres, París, Sidney y también Barcelona. Estrené un gran espectáculo en Hamburgo y a nadie le interesó, tuvo éxito en Alemania y ya está. En cambio, cuando anuncié que estrenaría Paso a paso aquí recibí muchos correos electrónicos de teatros de otros países interesados en el montaje. Barcelona se percibe como un lugar de calidad en cuanto al teatro, una ciudad de donde surgen tendencias y buenos espectáculos.

stats