Elecciones Barça
Deportes 26/02/2021

Víctor Font: "Laporta ayudaría más como presidente emérito"

11 min
Disponible en:

BarcelonaVíctor Font i Manté (Granollers, 1972) empezó a trabajar hace años en el proyecto de Sí al Futur y afronta el tramo final de un largo viaje que lo ha llevado de vuelta a Catalunya después de años en Dubai por motivos profesionales. Font defiende que su propuesta para liderar el club es la más trabajada y divisa un cuerpo a cuerpo con Joan Laporta, favorito desde la entrega de las firmas, cuando faltan ocho días para que los socios azulgranas puedan por fin escoger una nueva junta.

¿Le ha beneficiado el aplazamiento de las elecciones?

— No ha ido mal. Cuando eres el candidato menos mediático y estás convencido de tener el mejor proyecto, va bien tener más tiempo para que los socios te conozcan. Y más ahora, ante las elecciones más importantes de la historia contemporánea del Barça. Hay que reforzar el proyecto. No se puede votar basándose en percepciones del pasado. En 2015 la gente escogió a Bartomeu por su pasado reciente, el del tridente y el triplete... Ahora no podemos votar pensando en el recuerdo del sexteto de hace diez años con Laporta. Se tiene que explicar el proyecto, dejar claro qué personas llevarán a cabo las soluciones clave.

Afirma que todavía queda mucha gente que no conoce vuestro proyecto.

— Estamos viendo que hay muchos socios indecisos. En la última demoscopia nos salen unas 35.000 personas que todavía no saben qué votarán. Cuando hacemos actos en el territorio, en la sede, y en las peñas, vemos que nuestra capacidad de conversión es altísima. Del 80% de la gente o más. Muchos de los que nos escuchan después nos dicen: "Os tendrían que conocer más socios".

¿Se puede explicar el proyecto o hay demasiado ruido?

— Hay demasiado ruido. Tienes la sensación de estar en medio de la plaza Catalunya con muchísimo ruido, llamando para explicarte. Pero es lo que toca. Por eso me sabe mal que casi 23.000 socios hayan votado por correo sin poder contrastar proyectos ni ver ningún debate entre candidatos. El señor Laporta no se presentó en e debate organizado por la televisión del club que quiere presidir ni a los que se han hecho sobre los aspectos económicos, que es el área más importante ahora mismo.

En ocasiones ha dicho que unas elecciones no se ganan solo con un proyecto trabajado, sino también haciendo campaña. ¿Se siente cómodo en el cuerpo a cuerpo?

— Sí, al 100%. Y sin pandemia todavía habría sido más fácil establecer el cuerpo en cuerpo, hacer llegar el mensaje. Pero estamos muy contentos del progreso que hemos hecho. El futuro del Barça está en manos de los 35.000 socios y socias que todavía no saben a quién votar. A veces se dan las elecciones por cerradas cuando todavía queda mucho partido por jugar. Con solo que un porcentaje de estos socios se dé cuenta que tenemos las soluciones a los problemas del club, ganaremos.

¿Se puede convencer al socio laportista?

— Está el socio laportista muy extremo, el que no quiere escuchar argumentos, no quiere escuchar razones y siempre pondrá la figura del expresidente Laporta por delante de cualquier cosa. Después están otros que pueden ver con buenos ojos el recuerdo del pasado, pero a la vez saben que con el pasado no construiremos el futuro. Cuando el proyecto se explica bien, todo el mundo se da cuenta que los éxitos de aquella época dorada, por la que estamos muy agradecidos al señor Laporta, no nos permitirán sumar nuevos éxitos.

Hay socios que creen que desde Sí al Futur se critica demasiado a Laporta.

— No hemos criticado nunca a Laporta. Hacerlo seria recordar los momentos oscuros de su mandato. Y no lo estamos haciendo. Queremos una campaña en positivo, constructiva. Una campaña para contraponer proyectos y abrir los ojos de los socios con respeto. El emperador va desnudo y nadie se atreve a decirlo. Es más cómodo cerrar los ojos y recordar aquella buena época, pero tenemos que abrirlos, decir que el emperador va desnudo y que ahora no se pueden improvisar proyectos. Es cierto que en el Barça se han ganado elecciones con candidaturas montadas en dos meses, pero ahora no nos lo podemos permitir. Y decir esto no es atacar, sino confrontar proyectos para los socios que quizás votan por inercia.

¿Le ha sorprendido la visceralidad de la campaña?

— Me sabe mal que en algunos entornos, especialmente en las redes sociales, haya esta agresividad, incluso con ataques personales, cuando lo que hemos hecho ha sido desde el respeto. Sí, reforzando los puntos diferenciales. Sí, destacando los puntos débiles de Laporta, pero agradeciendo su trabajo. Explicando que como presidente emérito quizás ayudaría más. Diciendo que aquello que funcionó en 2003 no sirve en 2021. Laporta se presentó en 2003 con un equipo directivo muy complementario. Con aire fresco, gente joven con ganas de modernizar el club, nuevas ideas... No hablaba del pasado porque hacía falta un nuevo impulso. Y es exactamente lo mismo que pasa ahora. Nosotros somos el Laporta de 2003 con este equipo complementario, joven, multidisciplinario y muy trabajado.

Han sido unas elecciones diferentes. Con métodos de siempre, como pancartas y visita a mercados, mezclados con YouTube, Twitch y nuevas plataformas. ¿Cómo lo vive?

— Esto es el presente. Desgraciadamente el club en muchos aspectos sigue en el siglo XX. Nosotros decimos que hay que traerlo al siglo XXI poniendo al socio en el centro del club, potenciando el papel de la mujer, creando nuevas vías de ingreso que garanticen mantener el modelo de propiedad sin dejar de ganar... Nos tenemos que modernizar.

Los tres debates que hay programados serán claves. ¿Cómo los encara?

— Desgraciadamente, Laporta ha ninguneado a socios y socias dejando de ir a más debates. El emperador va desnudo, ha improvisado y no quiere confrontar proyectos. Espero que estos últimos días sí que sea posible, especialmente pensando en los 35.000 indecisos que tienen el futuro del Barça en sus manos.

Laporta es favorito después de la entrega de firmas. Sin embargo, a usted se le ve animado con este número de indecisos.

— Sí. Será un frente a frente con Laporta. La intención de voto está muy dividida. Entiendo que Laporta, al sentirse favorito, no quiera debates y considere que ya está todo decidido, pero la realidad es terca y demuestra el contrario.

¿Tiene miedo que Toni Freixa pueda aglutinar votos de críticos con Laporta?

— La demoscopia nos dice que esto de los ismos ya no existe. Ya no hay una polarización de un ismo contra otro. Ahora la gente analiza qué le puede hacer recuperar la ilusión y encarar los retos de futuro. Y esto nos da fuerza. Somos los nuevos, los transversales. Nos puede votar alguien que ha votado antes a Núñez, Laporta o Bartomeu. Nosotros somos el socio para conocer. "¿Quién es ese Font?", se preguntan. Gente como Antoni Bassas o Toni Nadal demuestran que se puede aglutinar talento aunque el candidato no sea tan conocido.

¿Por qué razón no ha delegado a miembros de su candidatura, como Óscar Pierre o Luis de Val, los debates económicos?

— Somos el futuro y queremos cambiar la forma de trabajar. Y muchos cambios no se entienden con el marco mental tradicional. No queremos una estructura como las de antes. Queremos expertos en subáreas que ayuden a tomar las decisiones clave. Por eso no tendremos un vicepresidente económico o un directivo del femenino. Tendremos especialistas que ayudarán a representar el club y a tomar las grandes decisiones, de forma que el protagonismo recaerá en la primera línea ejecutiva. Con Juli López en la parte deportiva, Toni Rovira y Marc Duch en la social y el CEO en la económica. Así, como el CEO no lo hemos dado a conocer por obligaciones profesionales, soy yo quién va a los debates económicos. Y, de paso, dejo claro que al frente del club habrá alguien con experiencia empresarial. Me sorprende que en los últimos debates Laporta se haya escondido enviando a Jaume Giró, que ya hemos visto que ha improvisado y ha ido cambiando el discurso.

Hablando de Giró, ¿es cierto que se reunió con usted para formar parte de su candidatura?

— Sí, nos vimos dos veces en agosto. Y después, en septiembre , tuvimos una nueva reunión, puesto que tenía esta inquietud por entrar en club. Incluso se planteó presentar una candidatura propia. Charlamos con él y después habló con Laporta. Nosotros le explicamos nuestro proyecto y que teníamos un equipo directivo abierto al talento, pero con unas normas de juego definidas y un rol para los directivos basado en la validación de las decisiones de los que más saben. Quizás creyó que no encajaría en este modelo.

Víctor Font habla con el ARA en su sede electoral

Giró ya ha demostrado que tiene carácter. ¿Cómo cree que será su relación con Laporta en caso de victoria electoral?

— Cuando se improvisan candidaturas puede pasar que las personas que la integran no se conozcan suficiente y puedan provocar un descalabro. Por eso nosotros llevamos años trabajando con el equipo ya hecho, a pesar de que ha habido entradas y salidas. Lo hemos hecho para crear un clima de confianza para evitar inestabilidad institucional. Y si lo haces con tiempo, tienes la gente ideal para cada cosa. Al señor Giró le dije, aunque se lo tomó mal, que me sorprende que en la situación actual sea él el encargado del área económica. Tiene una carrera brillante en grandes empresas de la Ibex-35, pero en el campo de la comunicación corporativa.

Giró plantea la emisión de bonos para obtener liquidez a corto plazo. ¿Por qué cree que este sistema pondría en peligro el modelo de propiedad del club?

— Cuando tienes 1.200 millones de deuda puedes recurrir a dinero de fuera, préstamos o bonos, pero esto incrementa el nivel de deuda y no creemos que sea la solución. Aquí el gran riesgo es que en el mercado secundario algunas instituciones se transformen en acreedoras del Barça y tomen el control sobre activos del club. Segur que Laporta y Giró no han propuesto los bonos desde la mala fe, pero creemos que son un peligro. Estamos viendo una voluntad de buscar soluciones a corto plazo sin tener mucho conocimiento de las implicaciones que tendría más allá. Si cierro los ojos imaginando el Barça de 2030, veo un club campeón, propiedad de los socios y socias... Y no podemos hacer creer a los socios que llegaremos por arte de magia. Lo que pase los próximos meses puede tener consecuencias graves.

Se habla de Haaland o Mbappé; Freixa anunció un acuerdo con tres jugadores... ¿Cree que es adecuado teniendo en cuenta que no hay dinero?

— Se puede hablar de fichajes, pero me sabe mal si se crean ilusiones con operaciones que no se pueden realizar, puesto que los socios saben cuál es la situación del club. Hay que ilusionarse, pero con los pies en el suelo. Por eso llevamos años trabajando, con Xavi, el sucesor de Cruyff y Guardiola, en medio del proyecto. Tenemos ideas creativas para reforzar el equipo. Aquí todo el mundo puede ver que Haaland o Mbappé brillan, pero la clave es ficharles unos años antes, sumarlos a la gente de la casa. Hay que volver a las raíces en este aspecto, cuidar nuestro ADN.

El futuro es con Messi, ¿no?

— Hablamos del Messi tridimensional. En la parte deportiva, no seré yo quien decidirá qué pasará con Messi. Son Xavi y su estructura los que creen que retener Messi es una prioridad. En el área económica, Messi es quien más cobra y habrá que negociar su salario, pero con un contrato vitalicio que sea interesante para las dos partes, pensando en ingresos futuros que lo compensen si ahora se le recorta el sueldo. La asociación Messi-Barça tendría que trascender su carrera, tendría que durar siempre. Tenemos que replicar con Messi un modelo como el de Michael Jordan, que todavía es una marca global años después de retirarse. La próxima temporada hay que recortar unos 150 millones en salarios, una parte sería con Messi y el otro con los otros futbolistas.

¿Ha cometido algún error en esta campaña? ¿Las declaraciones sobre Koeman en las que parecía que no le quería?

— Sí, dos. Todos cometemos errores, en tantos meses, hablando tanto. Una fue con Koeman. Cuando dije que no seguiría aunque lo ganara todo, quería explicar que nos interesa más el proyecto a largo plazo que no lo resultadismo. En pocas horas, Xavi me dijo que el Ronald tendría espacio en su estructura si las cosas iban bien. El segundo error fue cuando se improvisó con Jordi Majó. Quisimos ir rápido sin analizar su caso y fue un error.

Con Koeman estuvo de acuerdo que había que fichar a Eric García en el mercado de invierno.

— Este es el rol de un dirigente. No hay años de transición, el Barça tiene que intentar ganar siempre. Y tienen que mandar los criterios deportivos. En este caso, la dirección deportiva y Koeman querían un central ahora y no en junio , así que buscamos la forma de hacerlo posible y lo defendimos. No somos una empresa, somos un club multideportivo. Del mismo modo que estamos contentos con la llegada de Pau Gasol, habría sido bueno fichar a Eric García. Pero desgraciadamente, por razones electorales, los otros candidatos no lo vieron igual.

Es extraño no poder decir abiertamente que Xavi forma parte de su proyecto electoral.

— Somos gente seria que no pondría el nombre de una leyenda del Barça en nuestro organigrama sin su permiso. Lo que tenemos que hacer es cambiar el marco mental tradicional de las elecciones, porque parece que si un candidato habla de una leyenda, los otros ya no podemos hablar. Nuestro activo es haber trabajado con una serie de profesionales y apostar por ellos. Esto no tendría que eliminar la posibilidad que otros candidatos quieran trabajar con ellos en el futuro si lo ven bien.

A pesar de esto, si Xavi saliera estos días pidiendo el voto por Víctor Font, no le vendría mal.

— No hace falta que dé un paso adelante, somos gente honesta. De hecho, hay otros activos del barcelonismo con quien tenemos un acuerdo para que tengan roles muy interesantes. Si lo explicamos nos beneficiaría, pero ellos han preferido que no digamos nada, así que cumpliremos con nuestra palabra. Xavi y Jordi sí que nos han dado permiso, por eso lo hemos explicado.

¿Qué le pareció que Jordi Cruyff dijera que su padre habría votado a Laporta?

— Yo habría dicho lo mismo, a pesar de que creo que me habría visto con corazón de convencer a Johan que ahora toca hacer algo nuevo. De hecho, él mismo solía decir que las segundas partes no son buenas.

Jordi Cruyff y Albert Benaiges figuran en sus planes y también en los de Laporta.

— La normalidad tendría que ser que cada candidato explicara de qué manera cuenta con los diferentes activos que hay en el barcelonismo. A veces pongo el ejemplo del Camp Nou. El estadio no es un ser vivo, pero todos los candidatos hablamos para explicar cómo queremos utilizarlo en el futuro. Así tendría que ser con todos los activos.

¿Qué ha pasado con Benaiges?

— Habló con Joan Vilà y estaba triste y decepcionado, entre la espada y la pared. Le dijimos enseguida que no sufriera, que nosotros contamos con él con independencia de si también cree que tiene que trabajar con otras candidaturas. Esto de "conmigo o contra mí" no nos va, no creemos que sea bueno para el Barça.

En todo caso, ahora ya se puede contrastar su proyecto deportivo con el de Laporta.

— Yo el nuestro lo entiendo porque hay un organigrama y sé quién y cómo se tomarían las decisiones. En cambio, Laporta solo ha enseñado a barcelonistas que le apoyan. No entiendo nada.

Hablando de apoyos, ¿a quienes beneficia el silencio de Sandro Rosell?

— Habría que preguntarle a él. Hace meses decía que le gustaría influir si veía una buena alternativa o si creía que alguien podía hacer daño al club. Si no dice nada, será que no se ha dado esta situación.

En cambio, Gaspart dijo que le votaría. ¿Le perjudica?

— Dijo que toca pasar página y mirar hacia el futuro. También lo comentó Hristo Stòitxkov. Piqué dijo una cosa similar y al hacernos eco pareció que nos queríamos aprovechar. No era nuestra intención, él lo entendió y quedó como una anécdota.

Si gana el 7 de marzo, ¿qué hará el día 8?

— Estar tan activo como los últimos meses, con la agenda llena. Y con la satisfacción de empezar a reconstruir el club con las ideas muy claras, sabiendo lo que toca durante los primeros 100 días de mandato.

¿Y si pierde? ¿Hará oposición o se apartará?

— No lo hemos considerado. Empezamos a andar con la voluntad de cambiar el club, de traerlo al siglo XXI. Tenemos esta ilusión y el tren para hacerlo posible pasa ahora. Siempre querremos estar al servicio del club, pero estamos centrados en ganar las elecciones.

stats