Futbol
Deportes 05/05/2021

El Manchester City jugará su primera final de la Champions

El conjunto de Guardiola supera al PSG en la vuelta de las semifinales (2-0)

3 min
Pep Guardiola

La Liga de Campeones, un trofeo que Pep Guardiola ganó como jugador y como entrenador del Barça en dos ocasiones, pero que se le había resistido en su etapa al frente del Bayern de Múnich. Ahora, por primera vez en la historia del Manchester City, la podría volver a levantar en su quinta temporada en Inglaterra. Si su equipo se impone en la final de Estambul del 29 de mayo, el laureado técnico catalán tendrá la oportunidad de contestar de forma definitiva a todos los que le quitan méritos desde que dejó Barcelona. En cambio, Neymar seguirá sin oler la Champions desde que cambió la capital catalana por París. En la vuelta de las semifinales, el City superó al PSG con rotundidad (2-0; 4-1 de global).

Con el césped afectado por el temporal de estos días en Manchester, la moqueta no era la mejor para los especialistas en la fantasía con pelota –léase Neymar, Di María, Mahrez, Foden o De Bruyne–, pero la calidad en las filas de los dos equipos y el botín de jugar una final endulzaba un relato en el que el City tuvo que empezar poniéndose un vestido poco habitual. Pochettino había avisado antes del partido de que buscaría quitar la pelota a su rival, el tesoro más preciado de los equipos de Guardiola, y la entrada de un centrocampista como Ander Herrera en el lugar de Mbappé –con molestias en el gemelo– confirmó las intenciones del argentino. Puesta en escena de alto nivel del PSG, con una presión altísima y con Neymar y Di María como principales argumentos ofensivos, mientras que el triángulo del medio del campo parisino –Paredes, Verrati y Herrera– comandaba la posesión de la pelota.

El inicio volcánico del PSG obligó al City a sudar en tareas defensivas y, a pesar de que los parisinos eran mejores y rondaban el peligro, el conjunto inglés se supo adaptar a su rol mordiendo al contraataque. Así llegó el primer gol del partido. Con la línea defensiva del PSG avanzada hasta el medio del campo, el portero Ederson envió un pase lleno de intención hacia la carrera de Zinchenko, que, inteligente, encontró a De Bruyne en la frontal. El belga no se lo pensó dos veces a la hora de rematar y Mahrez, el otro gran protagonista de la ida junto con De Bruyne, aprovechó el rechazo de la defensa para mandar la pelota al fondo de la red (1-0, 11').

El gol fue una inyección de confianza para el City y un jarro de agua fría, muy fría, casi tanto como el granizo que había encima del césped del Etihad, para el PSG. El guion, en realidad, no cambiaba para los de Pochettino, obligados igualmente a marcar un gol, pero sí dotó de tranquilidad a los de Guardiola, después de un inicio fulgurante del conjunto francés y que rozó la reacción inmediata con un remate de cabeza de Marquinhos que chocó con el larguero. Superado este susto, el City empezó a trenzar algunas posesiones largas y controlar mejor al PSG. A las puertas del descanso, los citizens habrían podido ampliar la ventaja después de una gran jugada de Mahrez que acabó con un chut desviado de Bernado Silva.

Di María o cómo perder los papeles

La segunda parte abría un escenario en el que el PSG tenía que tomar todavía más riesgos y los jugadores de Guardiola, seguramente alimentados por las consignas del técnico catalán en el descanso, entendieron a la perfección lo que el partido requería, dominándolo y sentenciándolo. Excepto alguna jugada puntual de un Neymar muy defendido por los jugadores del conjunto inglés, el equipo de Pochettino se iba quedando sin ideas en la misma proporción que Fernandinho –titular en lugar de Rodri– se convertía en un gigante en medio del campo, hartándose de recuperar pelotas.

El espacio que el PSG dejaba a la espalda de sus defensores invitaba a la diversión de Mahrez y Foden, animados por las pelotas que buscaba servirles en bandeja De Bruyne. En una de estas acciones, una pared entre Foden y el belga acabó con la perla inglesa asistiendo al segundo palo a Mahrez para rematar la eliminatoria (2-0, 63') mientras Neymar miraba al suelo.

El gol hizo mucho daño al PSG, frustrado y que se quedó sin Di María en una acción en la que perdió los papeles. En una pelota que Fernandinho había rechazado a la banda y que había impedido servir deprisa al argentino, este pisó al brasileño agrediéndolo. Su expulsión fue un triste epílogo para un PSG desesperado, que habría podido encajar un gol más, pero Foden topó con el palo.

stats