Deportes 05/05/2021

Neymar encuentra un argumento de peso para cerrar una etapa en el PSG

El Barça, con el camino allanado para iniciar una negociación con los franceses para recuperar al delantero

3 min
Neymar se tapa la cara al partido que el PSG perdió al Etihad Stadium.

BarcelonaDiez años y centenares de millones de euros más tarde, la propiedad catarí del PSG seguirá sin poder celebrar una Champions League. Después de liquidar respectivamente al Barça y al Bayern en los octavos y en los cuartos de final de la máxima competición, los franceses no pudieron con el Manchester City, la otra gran potencia europea financiada con petrodólares árabes.

En el bando ganador, Pep Guardiola sonríe y jugará contra el Chelsea o el Madrid, que se enfrentan este miércoles en la otra eliminatoria, su primera final continental desde que abandonó el banquillo del Camp Nou. Mientras tanto, en el lado perdedor, Mauricio Pochettino se tendrá que conformar con luchar por la Ligue 1, liderada ahora mismo por el Lille, para justificar la apuesta que el PSG hizo por él después de fulminar a Thomas Tuchel. El técnico argentino tendrá trabajo para lidiar con el ruido que habrá alrededor de la continuidad de sus dos referencias, Kylian Mbappé y Neymar Júnior, que acaban contrato el verano que viene y despistan con la firma de un nuevo compromiso con el club que preside Nasser al-Khelaïfi.

El futuro incierto del delantero francés y del atacante brasileño hace tambalear el proyecto millonario del PSG, que no ha necesitado alinearse con los rebeldes de la Superliga –y el baño dorado de un inversor norteamericano– para aspirar a ser sostenible. Mbappé, suplente en el Etihad por problemas físicos, es el favorito de Florentino para liderar el relevo generacional que se impone en el Madrid. Y Neymar, que va camino de los 30 y no ha ganado ni la Champions ni la Pelota de Oro después de dejar el Barça con un palmo de narices en 2017, paralizó hace un mes su renovación para seguir en París más allá del 2022.

Nasser Al-Khelaifi con Neymar Jr el día de su presentación en el PSG

El santista se hacía ilusiones en diciembre con la posibilidad de convencer a Leo Messi para que se marchara del Barça para fichar por el PSG, pero la llegada de Joan Laporta a la presidencia azulgrana y la trayectoria ascendente del equipo de Koeman ha invertido el tema. Como el argentino ahora está más cerca de quedarse que de irse, Neymar ve que la última oportunidad para volver a coincidir con él en el mismo vestuario pasa por intentar volver a la Liga por segunda vez.

Al-Khelaïfi no quiere recibir a Laporta

Tal como informó el ARA a principios de abril, el brasileño se puso en contacto con el Barça para informarlo de su firme intención de deshacer el camino que emprendió hace cuatro temporadas. Mediante su amplio entorno, comunicó tanto a la directiva de Laporta como a la dirección deportiva que estaría dispuesto a volver a Barcelona incluso adaptándose a la dura realidad económica de la entidad. El presidente y Mateu Alemany acogieron el interés de forma constructiva, en paralelo a las gestiones para incorporar a un delantero puro como Haaland, y con el paso de las semanas se han dado cuenta de tres cosas. Una, que el fichaje del noruego del Dortmund no es muy viable a las puertas de un verano marcado por las estrecheces en la caja. Dos, que mientras Neymar no renueve, el PSG no tendrá la fuerza negociadora de otras ocasiones. Y tres, que hacer un esfuerzo decidido para repatriar al brasileño –incluso planteando a Dembélé como posible moneda de cambio– es el argumento más potente para ligar la continuidad de Messi antes del 30 de junio de este año.

Según informó RAC1, el Barça ya se ha dirigido al PSG preguntando por Neymar y ha recibido una respuesta negativa de los franceses, que llevan semanas filtrando a periodistas afines que el acuerdo con el jugador es total. Al-Khelaïfi quería cerrar el debate anunciando la renovación antes de la eliminatoria contra el City. Ahora, con el equipo ya eliminado de la Champions, habrá que ver qué estrategia sigue para conseguir su objetivo y evitar cueste lo que cueste sentarse a negociar con Laporta.

stats