Laboral
Economía 08/06/2021

El gobierno español quiere limitar los contratos temporales a seis meses

Díaz asegura que impulsará una reforma "profunda" para poner fin al abuso de la temporalidad

2 min
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.
Disponible en:

MadridLos cambios en la contratación que incluirá la reforma laboral irán más allá de la simplificación de los contratos. El ministerio de Trabajo quiere poner fin a la elevada temporalidad del mercado laboral cambiando de arriba abajo los contratos eventuales. Según la última propuesta que el departamento dirigido por la ministra Yolanda Díaz ha enviado a los agentes sociales con los que negocia la reforma —patronal y sindicatos—, los contratos temporales solo podrán tener una duración de seis meses ampliables, "excepcionalmente" y si así lo establece el convenio colectivo sectorial, a un año.

Con la legislación actual, los contratos temporales tienen una duración máxima de tres años, ampliables a cuatro por convenio colectivo. El cambio que propone el gobierno español, por lo tanto, no es menor. La ministra de Trabajo ha hablado este martes de cambios "sustanciales" y "estructurales" del contrato temporal. "Haremos una reforma profunda y de gran importancia para acabar con el abuso de la contratación temporal", ha asegurado.

El gobierno español quiere que la ley prohíba claramente los contratos temporales para cubrir lugares de trabajo estructurales. Según el borrador de la propuesta que hay sobre la mesa, solo se podrá establecer un contrato temporal "por razones de carácter productivo y organizativo". El texto puntualiza que se entiende por razones productivas "el incremento ocasional e imprevisible de la actividad empresarial que no pueda ser atendido con el personal habitual de la empresa". Quedan excluidos, por lo tanto, trabajos de carácter estacional o vinculadas a campañas concretas. El ministerio cree que para este tipo de trabajos se tendría que utilizar otros tipos de contratos, como el fijo discontinuo.

Trabajadores sustitutos

El texto también establece que podrá hacerse un contrato temporal para sustituir a un trabajador que tiene derecho en reserva de plaza. La novedad, sin embargo, es que 24 meses después, si la persona sustituida no se reincorpora, la contratada con carácter temporal adquirirá la condición de fija, sin que el trabajador sustituido decaiga en su derecho a reincorporarse. Díaz también quiere que la reforma facilite que los trabajadores temporales tengan preferencia para ocupar las vacantes de puestos de trabajo permanentes que haya en su empresa.

El ministerio de Trabajo hace meses que negocia con los empresarios y los sindicatos una reforma que el ejecutivo se ha comprometido a aprobar antes de finales de año. Díaz quiere simplificar los tipos de contratos y poner fin a la temporalidad endémica del mercado laboral español, una de las reclamaciones históricas de la Comisión Europea.

stats