TECNOLOGIA
Economia 16/12/2020

Oscar Pierre: “Lo que cobran los ‘riders’ es más que correcto”

Cofundador y consejero delegado de Glovo

Paula Solanas Alfaro
4 min
Oscar Pierre: “El que cobren els ‘riders’ és més que correcte”

BarcelonaHan pasado cinco años de la primera vez que Oscar Pierre, cofundador y consejero delegado de Glovo, apareció en las páginas del ARA. Entonces tenía apenas 22 años y acababa de lanzar al mercado una plataforma de encargos rápidos con un equipo de seis personas. En plena pandemia, nos recibe de nuevo con vaqueros y camiseta gris en unas oficinas ahora desiertas donde trabajan un millar de los más de 1.800 empleados de la empresa. Sin contar, claro, los miles de riders que han seguido entregando pedidos a pesar del virus y que hace unos meses el Supremo consideró falsos autónomos.

Los últimos años ha tenido un perfil más bajo en las apariciones públicas. ¿Por qué es tan difícil de ver?

La verdad es que no era consciente. Hace tres años estábamos en España y poco más. Desde entonces ha habido una multiplicación del negocio por todas partes. Supongo que hemos intentado compartir la voz entre unos cuántos.

¿Cómo ha sido el año de la pandemia para usted y su empresa?

Creo que estamos en el top 5 de las empresas o industrias afortunadas con toda esta pandemia. Por suerte entramos con una ronda cerrada a finales del año pasado. Tuvimos algunos días de terror y un ERTE, pero duraron muy poco. Todo el mundo se ha reincorporado y de hecho ahora estamos fichando más que nunca. Somos 1.900.

¿De aquí a cinco años Glovo todavía será una empresa catalana?

Es mi sueño y espero que sí. Tenemos una ventaja fundamental que yo pienso que todavía tendremos de aquí a cinco años: quizás no entregamos los productos más económicos del mundo, pero sí que somos los más rápidos.

Querían lograr beneficios entre 2019 y 2021. ¿Esto pasará?

La respuesta rápida es que el próximo año seguiremos invirtiendo. Todavía tendremos pérdidas, pero estamos en un punto en el que no estábamos hace un año y medio. Si ahora quisiéramos que la empresa fuera rentable lo podríamos conseguir el mes que viene. Nuestro negocio va todo de eficiencia logística y gracias a la tecnología la hemos conseguido en la mayoría de ciudades. Podríamos ser rentables limitando bastante el crecimiento. Estamos como el Amazon de hace 15 años, que estuvo mucho tiempos sin ganar dinero. Tenemos que seguir invirtiendo para que Glovo en cinco años pueda ser 20 veces más grande que hoy. Seguiremos posponiendo un poco este punto de rentabilidad.

¿Hasta cuándo?

A nivel de crecimiento, todavía no. Este año, por ejemplo, hemos duplicado el volumen de pedidos en comparación con el anterior y creo que el 2021 las podemos volver a duplicar.

¿Y las pérdidas?

Las pérdidas no las duplicaremos. [Ríe]. Ya lo compartiremos, pero no han crecido sustancialmente.

¿La salida a bolsa todavía está entre vuestros planes?

El accionariado de Glovo son inversores de capital riesgo que necesitan retornos y liquidez. La manera más clara y obvia es una salida a bolsa. Para el año que viene obviamente no estamos preparados, porque ya tendríamos que haber empezado, pero en el futuro próximo es nuestra ambición.

Una de las definiciones de precariedad laboral dice que es aquel trabajo no convencional, inseguro, mal pagado o sin protección que no puede sostener un hogar. ¿Glovo es precario?

No lo creo, y me parece que hemos sido objeto de una campaña muy bestia. Cuando pensamos en precariedad la pregunta es: ¿están cobrando una cifra que es justa y por encima del mercado? Creemos que los números son más que correctos. Por ejemplo, en Madrid y Barcelona cobran 9 euros y medio por cada hora conectada.

Después de la sentencia del Supremo, ¿hasta cuando esperarán para regularizar a los repartidores?

Estamos esperando. Este era un caso de un rider de hace bastantes años. Hasta hace no muchos años no teníamos ni un departamento legal. Ahora estamos muy preparados para entender la ley e intentar ajustarnos al pie de la letra. En realidad tenemos muchas ganas de que pase y se acabe esta campaña mediática, también es importante que haya estabilidad. Cuando haya una nueva regulación, la adoptaremos y ya la veremos.

¿Glovo sería viable económicamente si contratase a todos los riders?

Con un modelo 100% laboral nos costaría mucho más y habría muchas horas a las que no podríamos servir toda la demanda de una ciudad. Esto quiere decir menos restaurantes y menos glovers ingresando. Es más por un tema de modelo logístico que de costes.

Pero sería posible.

Sí, pero penalizaría bastante el que pudiéramos llegar al 100%. Insisto que no es por los costes porque, por ejemplo, lo que se propone en Italia [las apps pagarían para incrementar la protección social de los riders] a Glovo le supondrá un coste extra importante, pero se mantendrá la flexibilidad y estamos encantados de asumirlo.

¿Querría un modelo híbrido con parte de la flota que ingrese solo a través de la aplicación en plantilla?

Ahora mismo no. Los que dedican más horas a la plataforma son precisamente los que están más en contra de la laboralización.

El año pasado murió un repartidor de 22 años, Koiran Pujala. Era uno de los muchos migrantes que todavía realquilan cuentas en la aplicación a cambio de una comisión. ¿Cómo controláis ahora estas situaciones?

Ahora estamos siguiendo qué cuentas utilizan más de un dispositivo móvil y el trimestre pasado lanzamos en versión beta una herramienta de reconocimiento facial. Cada vez que empieza un turno, el repartidor tiene que enseñar la cara, y durante toda la jornada se le pide de manera aleatoria. Pero sí, no está reducido a cero.

Con el temporal Gloria y la pandemia se cuestionó que los riders se expongan a condiciones adversas y la aplicación lo permita. ¿Qué piensa?

Con Gloria fue un error. Aquel día se tendría que haber cerrado la aplicación. Con la pandemia creo que es un juicio mucho más difícil. El Gobierno nos declaró uno de los servicios esenciales y nos vimos también con una importancia bestial para los comercios. Hicimos todo lo que pudimos para proteger a los repartidores y creo que super deprisa.

¿Usted habría salido a repartir?

Quizás no salí la primera semana, pero sí la tercera. Era muy especial. En las calles vacías solo había repartidores de Glovo.

stats