Estilo 27/02/2022

Seis trenes turísticos para descubrir el país

Recorrer un paisaje asomado a la ventanilla de un tren despierta un mundo de sensaciones muy particular. Os proponemos hacer ruta sentados en algunos de los trenes más singulares del país

6 min
El tren cremallera de Montserrat con la montaña al fondo

BarcelonaDescubrir el entorno desde un tren puede ser una gran experiencia. Ver pasar el paisaje a través de una ventanilla da otra perspectiva, por algo los grandes viajeros del siglo XIX encontraron en el ferrocarril uno de sus principales medios de transporte y lo convirtieron en escenario de grandes aventuras. Algunos de los viajeros que crearon en Europa la leyenda de la España Romántica viajaron por el Estado en tren, como el dibujante Gustav Doré o el viajero y escritor Charles Davillier, que dejaron magníficos escritos sobre sus viajes en tren. Por el mundo viajaron en ferrocarril las grandes aventureras victorianas, como la propia Agatha Christie, viajeros míticos como Livingstone o Burton, o trotamundos como Blasco Ibáñez. Y es que como decían los del Consorcio (los boomers sabréis de quiénes hablamos), ¡qué gusto da viajar al compás del chacachá, del chacachá del tren!

Probablemente hay un tren para cada viaje y para cada viajero, y también lo hay para aquellos que quieren hacer turismo y descubrir su paisaje más cercano. En Catalunya tenemos varios ferrocarriles turísticos, algunos de los cuales son históricos, que viajan sin prisa, de manera que podréis disfrutar de paisajes excepcionales mientras revivís tiempos lejanos. Los principales están actualmente gestionados por Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya. Como explica Toni Sanmartí, director de FGC Turismo,"gestionamos siete trenes turísticos en todo el territorio catalán, desde el Cremallera y los Funiculares de Montserrat al Tren del Ciment, pasando por el Tren dels Llacs. Todo ello bajo la marca genérica de Turistren, donde ofrecemos una propuesta turística para redescubrir lugares de Catalunya a bordo de trenes singulares e históricos". El principal valor de esta oferta turística es el conocimiento del territorio. "El viaje con los trenes turísticos ofrece la posibilidad de conocer las áreas de influencia por donde pasan estos trenes – dice Toni Sanmartí -. Son propuestas de viajes focalizadas en el territorio y que tienen como objetivo poner en contacto a las personas usuarias con la naturaleza, la cultura, el patrimonio y la gastronomía propias del territorio donde se ubican». El patrimonio histórico de FGC incluye trenes, maquinaria, inmuebles y documentación donde constan más de 79 vehículos históricos catalogados, 2 millones de documentos o 30.000 fotografías. Una colección testigo de la evolución del transporte ferroviario de Catalunya con material del siglo XIX al siglo XXI.

Si nos fijamos en las cifras de 2019, último año sin restricciones ni afectaciones derivadas del covid, el conjunto de trenes turísticos de FGC sumaron más de un millón y medio de usuarios. "Esto quiere decir gente que visita los pueblos donde están las estaciones, hacen gasto, conocen el entorno, el municipio, genera lugares de trabajo. En muchos casos, nuestros activos turísticos tienen un papel dinamizador, están muy arraigados al territorio y juegan un papel muy importante en su oferta cultural y lúdica", reflexiona Sanmartí. Todo ello con el reto de crear una oferta que sea atractiva y que permita descubrir el territorio, pero de una forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Si os queréis sumar a esta experiencia, os proponemos hacer un viaje en el tiempo por varios lugares próximos en Catalunya. ¡Pasajeros... al tren!

Tren dels Llacs

Circula entre montañas, pasando por puentes y túneles y por el medio de espectaculares congostos en un recorrido histórico y panorámico de la Plana hasta el Prepirineo de Lleida. El Tren dels Llacs ofrece dos opciones para hacer este mágico recorrido: con el Tren Histórico o con el Tren Panorámico, que destaca por sus ventanas de grandes dimensiones. Una vez deja atrás el río Segre, entra a formar parte de la cuenca del río Noguera Pallaresa que permite a los viajeros observar los majestuosos embalses y el Montsec, y acaba el recorrido en La Pobla de Segur. Pasa por un total de 40 túneles y 75 puentes a lo largo de 89 kilómetros de trayecto.

El Tren dels Llacs

Tren del Ciment

El Tren del Ciment se sitúa en un entorno natural en la comarca del Berguedà. Con más de 100 años de historia, antiguamente este ferrocarril unía la fábrica de cemento Asland, en Castellar de n'Hug, con Guardiola de Berguedà. Hoy, es una joya ferroviaria histórica en Catalunya. Bajo el apodo de “carrilet”, actualmente este emblemático transporte hace un trayecto de 3,5 kilómetros en 20 minutos, pasando entre bosques y paisajes de gran valor que permite al visitante observar la majestuosidad del entorno natural en las puertas del Parque Natural del Cadí-Moixeró. A lo largo del recorrido, el tren hace parada en 4 estaciones: La Pobla de Lillet, la Pobla Centre, los Jardins Artigas i el Museu del Ciment en Castellar de n'Hug.

El paisaje que rodea el Tren del Ciment

Cremallera y funiculares de Montserrat

El Cremallera de Montserrat y los Funiculares de Sant Joan y de la Santa Cova acercan a los visitantes a uno de los lugares más emblemáticos de Catalunya, el Parque Natural de la Montaña de Montserrat. El Tren Cremallera inicia el trayecto en la estación de Monistrol de Montserrat hasta el recinto del Santuario. Con un recorrido de 5 kilómetros durante 15 minutos, el cremallera supera un desnivel de 600 metros. Gracias a los vidrios panorámicos del Cremallera podréis disfrutar de las singulares formas de las montañas de Montserrat, que hacen del trayecto toda una experiencia. Una vez allí, encontraréis el Funicular de Sant Joan y el Funicular de la Santa Cova con los cuales podréis ampliar la visita a Montserrat. Con el Funicular de Sant Joan se puede observar el Monasterio a vista de pájaro desde 1.000 metros y disfrutar de una vista espectacular de la Anoia desde el Pla de las Tarántulas y de una de las mejores perspectivas del recinto del Santuario desde el mirador situado en la estación superior. El Funicular de la Santa Cova, que une el Santuario con el camino hacia la cueva donde, según la leyenda, encontraron la imagen de la Virgen de Montserrat, hace un trayecto de 262 metros superando un desnivel de 118 metros.

Cremallera de Núria

El Tren Cremallera de Núria es el transporte del valle por excelencia y el único medio para acceder a la estación de montaña del Ripollès. Dentro del término municipal de Queralbs, durante su recorrido pasa por 4 estaciones: dos en Ribes de Freser, una en Queralbs y la última en Núria, a 1.964 metros de altitud, representa el final de un espectacular recorrido y el principio de una gran experiencia de contacto con la Valle de Núria. El Cremallera realiza una travesía de 12,5 km superando un desnivel de 1.000 metros en tan solo 40 minutos y permite que el Valle de Núria sea un espacio sin coches, lo que garantiza que la puerta de entrada al Parc Natural de les Capçaleres del Ter i del Freser se convierta en un espacio natural sin contaminación donde se preserva la fauna y la flora del valle.

Funicular de Gelida

El Funicular de Gelida se ha convertido en uno de los transportes más entrañables de Catalunya. Un transporte turístico que, desde el año 1924, permite unir el centro urbano del pueblo y la zona industrial con la estación de tren, puesto que se encuentra en un punto más bajo que el municipio. A pesar de las diferentes reformas en las instalaciones y vagones, todavía conserva unas características muy similares a las originales. En un trayecto de 6-8 minutos, el Funicular hace un recorrido de 884 metros.

El Funicular de Gelida

Tren Groc

En la Catalunya Norte podéis disfrutar del Train Jaune (Tren Groc), conocido también como ‘El Canario’, un tren de montaña que ofrece unas vistas privilegiadas. A pesar de que inicialmente se construyó para acabar con el aislamiento de las mesetas catalanas, hoy en día ofrece una experiencia única para descubrir el Conflent, la Cerdanya y el territorio del Parc Natural Regional del Pirineu catalán. De estación en estación, descubriréis el valle de la Tet, los paisajes montañosos y las mesetas de Cerdans. Recorre 63 km entre Vilafranca de Conflent y la Tor de Querol.

Teleféricos, sin miedo a las alturas

Aquellos que queráis tener una visión panorámica de otros lugares del país y no tengáis miedo de las alturas, podéis aprovechar para hacer turismo desde un teleférico. En Barcelona tenéis dos opciones, el Teleférico de Montjuïc, que os permite subir hasta la montaña de Montjuïc y disfrutar de las vistas panorámicas por encima de Barcelona, o el del Puerto de Barcelona que, desde Miramar hasta la Barceloneta, ofrece unas vistas magníficas del muelle y la ciudad. En verano, en Pallars Jussà tenéis la opción de subir con el teleférico del Vall Fosc hasta el estanque Gento (2200 metros), desde donde podéis disfrutar de unas vistas privilegiadas o caminar descubriendo más de veinte estanques bajo picos de más de 2.500 m. En Montserrat tenéis el aéreo, que permite llegar hasta la Abadía en pocos minutos, puesto que realiza el recorrido de 1.350 metros a una velocidad de cinco metros por segundo.

Otras propuestas cerca de Catalunya

Tren de Sóller

Uno de los reclamos turísticos de la isla de Mallorca es este ferrocarril de vía estrecha de principios del siglo XX que utiliza unas máquinas de época activas desde 1912 y que hace un precioso recorrido que atraviesa la Sierra de Tramuntana. Hace un recorrido de poco más de 27 km, enlazando Palma con Sóller, atravesando hasta 13 túneles, el más largo de estos mide casi 3 km, y atraviesa la Sierra de Alfàbia. La excursión se puede completar con el tranvía eléctrico que baja hasta el Puerto de Sóller.

Tren de Artouste

Es el tren turístico más alto de Europa y ofrece la posibilidad de acceder al impactante paisaje de alta montaña. Un trenecito a 2000 m de altitud que permite descubrir de una forma muy cómoda el Lago de Artouste y el Valle de Ossau. Diez kilómetros de trayecto para recorrer en una hora, en un viaje lento que permite recrearse en las siluetas de la cordillera pirenaica y en sus lagos. Para poder coger el tren, hay que coger primero una telecabina que lleva hasta la estación de salida, a 1950 metros de altitud.

stats