Internacional 01/03/2022

Alemania repudia al excanciller Schröder por haberse mantenido cerca de Putin

El ex líder socialdemócrata recibe críticas masivas y se queda sin trabajadores en su buró

3 min
El presidente Vladimir Putin, con Gerhard Schroeder, antiguo canciller alemán, a la apertura previa al partido del grupo A de la Copa Mundial de la FIFA en Rusia el 2018

DortmundAlemania da la espalda a su excanciller Gerhard Schröder, amigo personal de hace muchos años del presidente ruso Vladímir Putin, del que no se ha distanciado hasta ahora de forma sustancial pese al estallido de la guerra en Ucrania. Las críticas al exlíder socialdemócrata, que dirigió el gobierno alemán de 1998 a 2005, no solo son masivas, sino que van acompañadas de decisiones en diversos ámbitos que van dejándolo aislado.

El buró oficial del excanciller se ha quedado vacío. El portal de noticias The Pioneer ha avanzado este martes que los cuatro trabajadores que Schröder tenía a disposición dejan la oficina, supuestamente por diferencias de opinión respecto a la proximidad que mantiene el exjefe del gobierno alemán con Putin.

Uno de los trabajadores es Albrecht Funk, autor intelectual de muchos de los discursos y declaraciones gubernamentales que pronunciaba Schröder como canciller. Funk llevaba más de veinte años como jefe de la oficina del exmandatario socialdemócrata. Públicamente, no ha querido exponer los motivos de su marcha, pero se sabía que había aconsejado en los últimos tiempos a Schröder que renunciara a sus cargos en empresas energéticas rusas y que se distanciara de forma clara de Putin.

La petición de Funk de cambiar de trabajo se ha dirigido al actual jefe de la cancillería, Wolfgang Schmidt, quien formalmente nombra a los trabajadores de los burós de los excancilleres. La búsqueda de nuevos empleados para Schröder, si los hay, se adivina muy dificultosa dada la forma en que reniega la opinión pública del posicionamiento del exlíder del SPD en la guerra en Ucrania. Los costes para el buró de Schröder, además, ascienden a 407.000 euros.

El pasado fin de semana, el copresidente del SPD, Lars Klingbeil, presionó públicamente a Schröder. “Con un impulsor de la guerra como Putin no debe hacerse ningún negocio”, escribió en Facebook. “Como excanciller uno nunca actúa completamente de forma privada. Y menos aún en una situación como la actual”, dijo. Klingbeil, sin embargo, pasa por ser un hombre de confianza de Schröder. Hace años trabajó en la oficina de diputado del excanciller.

Schröder dijo el pasado jueves que “la guerra y el consiguiente sufrimiento para las personas en Ucrania deben acabar cuanto antes” y que la responsabilidad es del “gobierno ruso”. En ningún momento nombró a Putin. Semanas atrás, en su podcast Agenda, todavía exigía a Ucrania detener “el ruido de sables”.

El excanciller mantiene cargos en empresas rusas

El excanciller mantiene por ahora su cargo en el consejo de administración del consorcio operador de los gasoductos Nord Stream y en el consejo de vigilancia de la compañía petrolera rusa Rosneft. Tampoco parece querer renunciar al cargo que ostenta en el consejo de supervisión del gigante energético ruso Gazprom.

Los llamamientos para que Schröder rompa sus vinculaciones con empresas rusas son públicas y notorias. El ministro federal de Finanzas, Christian Lindner, ha pedido al excanciller que dé este paso. En la pregunta, en una entrevista con el diario Handelsblatt, de si los mánagers alemanes deberían dimitir de los consejos de supervisión de compañías rusas, Linder aseguró que él lo recomienda. "También por cierto a Gerhard Schröder, que así haría un servicio en su país y a sí mismo", ha dicho.

El secretario general de la Unión Democristiana (CDU), Mario Czaja, ha instado a la cúpula del SPD a hacer valer su influencia para exigir a Schröder que se retire de todas las empresas rusas que asesora. Además, aseguró que el excanciller no debería cobrar nada más del presupuesto estatal para su buró. El SPD de la ciudad de Heidelberg, en el sur del país, ha solicitado incluso la expulsión de Schröder del partido.

El consorcio mediático suizo Ringier y el gran grupo inversor berlinés Gröner han anunciado este martes que se desvinculan inmediatamente del excanciller, que les hacía de asesor desde enero de 2006 y desde junio de 2021, respectivamente.

stats