COP26
Internacional 10/11/2021

Catalunya se suma, España no: 31 países y 11 automovilísticas se comprometen a dejar de vender coches contaminantes en 2035

Entre los firmantes de este acuerdo de Glasgow no están Estados Unidos ni China, Alemania y Francia

3 min
Retenciones a la Ronda Litoral de Barcelona

BarcelonaUn total de 31 países y 11 grandes compañías automovilísticas se han comprometido este miércoles, en el marco de la cumbre climática COP26 , a vender solo coches cero emisiones a partir de 2035 (2040 en el caso de los países en vías de desarrollo). Reino Unido, los Países Bajos, Canadá, Austria y la India son algunos de los firmantes, pero faltan grandes productores automovilísticos como los Estados Unidos, Alemania, Francia y España. Estos últimos tres, sin embargo, están pendientes de la negociación de una propuesta de la Comisión Europea que va exactamente en el mismo sentido y que si prospera también instauraría la prohibición de vender coches contaminantes en toda la UE en 2035. 

Las compañías que se han sumado al compromiso de Glasgow son Ford, General Motors, Mercedes Benz, Volvo, Jaguar Land Rover y la china BYD, que juntas suman 17 millones de coches vendidos en 2019, pero destacan las ausencias significativas de BMW, Toyota, VW y Stellantis. Dentro de los 38 gobiernos regionales y locales que también firman el acuerdo están Catalunya y Barcelona.

En total, los países y las empresas que firman hoy el acuerdo representan el 16% de las ventas de coches mundiales. Si se acaba sumando la UE con la aprobación de la normativa que propone Ursula von der Leyen, la prohibición se ampliaría al 30% de las ventas globales de coches. Esto significaría que uno de cada tres coches que se vendiera en el mundo sería eléctrico a partir de 2035. Un adelanto importante, a pesar de que todavía insuficiente, para transformar un sector, el del transporte, responsable de una cuarta parte de las emisiones de CO₂ globales, la mayoría procedentes de las carreteras. Eliminar el CO₂ que expulsan los vehículos significa también eliminar otras muchas emisiones tóxicas para la salud humana, como las partículas en suspensión PM o el NO₂. Pero sin una intervención reguladora de los gobiernos, la tendencia actual del mercado pronostica todavía un crecimiento de la flota de vehículos que utilizan combustibles fósiles.

En la cara negativa, los tres grandes mercados automovilísticos del mundo –China, Estados Unidos y Japón– no han firmado el acuerdo. Pero en el caso de los dos primeros, sí lo han hecho algunas de sus principales empresas productoras. Todas las compañías firmantes, de hecho, representan un tercio de las ventas de coches en los Estados Unidos. A la vez, los negociadores británicos, que han impulsado el acuerdo, destacan que la conversión de Europa y Canadá, dos de los principales destinos de exportación de los coches norteamericanos, será un incentivo para la transformación también en ese país.

Gobiernos locales y empresas propietarias de flotas

En cambio, sí se ha sumado la India, que es el cuarto mayor productor de automóviles del mundo. La industria de este país se ha comprometido a producir un tercio de sus vehículos eléctricos a partir de 2030. Además de gobiernos estatales y grandes empresas, el acuerdo también está firmado por 38 gobiernos regionales y locales, entre los cuales el catalán y el de Barcelona, y 27 propietarios de flotas de vehículos, como Astra Zeneca, Unilever e Ikea, por ejemplo.

La electrificación del transporte es una de las medidas clave para poder recortar a la mitad las emisiones de CO₂ en esta década, tal como piden los científicos de la ONU. La Agencia Internacional de Energía advierte, de hecho, de que para evitar el calentamiento global de más de 1,5 ºC haría falta una prohibición total, o casi total, de las ventas de vehículos de combustión a partir de 2035. Este acuerdo de Glasgow va hacia aquí, pero todavía tiene que sumar al carro a los otros dos tercios del mundo.

Los vehículos eléctricos representan hoy el 7,2% de los coches nuevos que se venden en el mundo, con datos de 2021. Una cifra minúscula pero que ha crecido respecto del 4,3% de 2020 y el 2,8% de 2019. También varía el dato en función de la zona geográfica: en Europa ya son el 17% de los coches que se venden y en China el 11%, pero en los Estados Unidos son todavía solo un 3% y en Japón todavía peor, un 1%. Una prueba de que el trabajo que hay que hacer para subir hasta el 100% de ventas eléctricas en 2035 es complicado. Pero urgente.

stats